Rubalcaba tiene coartada

Escrito por
| 134 | 5 Comentarios
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

En esta madrugada del jueves al viernes en la que las redes sociales están saturadas de noticias frescas, por fin tenemos una razón más para confiar en Alfredo Pérez Rubalcaba, cabeza visible del renovadísimo gobierno español (con anclas al pasado más sociata de Felipe González) y candidato a presidente en las próximas elecciones del 20 de noviembre —no había otra fecha, no— del Partido Socialista Español.

Si no era suficiente con el discurso del voto útil, con el miedo a que si no me votas a mí van a salir los otros, que son peores, además, Rubalcaba tiene las manos limpias. Mientras fue Ministro del Interior (cargo que desempeñó hasta el 11 de julio), no usó la fuerza policial contra la espontánea acampada del 15-M en Sol. Se echó a un lado y dejó que la gente se expresara en la calle, en las plazas, en los barrios.

Pero hoy, encaramado a su carrera hacia la presidencia, es otro el que le hace el trabajo sucio: Antonio Camacho Vizcaíno. Casualmente, su mano derecha que ostentará su nuevo cargo hasta noviembre. Esto es, tiene 4 meses para hacer y deshacer sin que quede de él ni el recuerdo. Después, se meterá a consejero de una gran empresa o volverá a su carrera jurídica, y aquí no ha pasado nada. Gracias a Vizcaíno y a la sombra que lo maneja ahora sí se carga contra los manifestantes, contra todo aquel que quiera ejercer su derecho a caminar por donde quiera. La policía ya impidió el paso de los indignados hacia el Congreso el pasado 24 de julio. Durante los últimos tres días, han sitiado la Puerta del Sol. La noche del jueves, los antidisturbios han disuelto a palos la concentración pacífica que había frente al Ministerio del Interior.

Y hay excusas para todos: se pasan la pelota unos a otros diciendo que las cargas policiales las ha mandado la Comunidad de Madrid (gobernada por el PP) o el Gobierno (PSOE).

Pero lo realmente maravilloso es que Rubalcaba tiene coartada: él no ha sido. Una forma más de presentar al nuevo candidato con todo su esplendor de inocencia. Como si Vizcaíno no perteneciese al Gobierno e hiciese las cosas por su cuenta.

El PSOE se ha reconvertido como los hippies de los 70 que se hicieron yuppies de Wall Street en los 90. Los conversos son siempre los peores.

Comentarios

  1. Nicolas

    5 agosto, 2011

    ¡Los conversos son siempre los peores! Sin duda!!!, se que el camarada Rubalcaba quiere mantener la casa limpia estos meses… El POSE prefiere ensuciarse las manos de mierda y perder las elecciones antes de reinventarse a si mismo como partido verdaderamente socialista. Como dice el Gran Wyoming “El PP y PSOE ni de coña son lo mismo. Aunque tienen el mismo jefe”. Unos jefes que están dispuestos a cargarse el sueño Europeo por tres cuartos mas!!!
    INDIGNAOSSSSSSSSSSSSSSS!!!

  2. Profile photo of

    Felipe Ferrante

    10 agosto, 2011

    Muy buen artículo Paloma. La verdad es así, algunos se preparan el camino y otros se lavan la cara y las manos eternamente manchadas.

    Besos.

  3. Profile photo of PELUSATOR

    PELUSATOR

    14 enero, 2012

    No abundan por aquí los artículos sobre política, así que éste me ha llamado la atención y he de felicitarte porque sabes decir con claridad lo que muchos intuímos. De todas formas también te voy a decir que con la política no hay que sofocarse demasiado, puesto que los políticos (los que sean) están principalmente para dos cosas: 1- Enriquecerse. 2- Manipular la verdad para seguir enriqueciéndose. Un abrazo de otro indignado, trabajador autónomo, sí, pero indignado.

    • Profile photo of Paloma Benavente

      Paloma Benavente

      14 enero, 2012

      Pues tienes toda la razón, los políticos son todos lo mismo. Lo que pasa que cuando escribí este artículo estaba pasando en ese momento, y la conclusión no era tan obvia (evidentemente sí lo era, pero los medios hablaban del bando de los buenos y de los malos, de la “única solución posible” ante una manifestación “ilegal”, etc, etc.).
      ¡Gracias por leer y por comentar!

Escribir un comentario

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.