El hombre del traje gris

Escrito por
| 181 2 |
    color_t7

    Estoy cansado de mi vida, monótona, aburrida. De casa a la oficina y de la oficina a casa. Vestido de gris. Solo, siempre solo. Mi mujer se cansó de esperar a que volviera a quererla y un día, al regresar del trabajo, había recogido sus cosas, la mitad de mi vida, y se había marchado.

    Todas las mañanas a las nueve ficho en la oficina, un agujero donde quemo los días que me quedan, donde mis ideas caen a la moqueta sin que nadie las aproveche. Café de máquina a eso de las once y conversación absurda con dos tipos de administración de los que ni si quiera conozco sus nombres. Y a las dos bajo a comer a la misma cafetería donde lo único que cambia es la mesa en la que acabo sentando: dentro en invierno y en la terraza cuando llega el buen tiempo.

    Cuando como fuera, observo la gente que viene y va; los que bajan del 43, los que entran en la boca del metro, los que cruzan despreocupados.

    Ella apareció de repente. Un día me fijé que una joven rubia, esbelta y pálida se sentaba unas mesas más allá a tomar un café, haciendo tiempo para que llegara el 43. Unas veces vestida de verde, otras de rosa, de rojo, azul…

    He coincidido con ella cada día, a la misma hora, apenas veinte minutos, en esa terraza y en cuanto ve venir el 43, se levanta corriendo y sube apresurada al autobús hasta el día siguiente en que vuelve a aparecer doblando la esquina, con sus vestidos de colores vivos: granate, celeste, lila…

    Sentado frente a ella, la miraba ensimismado, hasta que un día comenzó a saludarme, sin más, solo por el simple hecho de vernos a diario en esa cafetería.

    Es increíble cómo se ilumina la calle cuando ella dobla la esquina, contagiando alegría. Y al pasar por mi lado, casi rozándome, con su saludo sonriente consigue arrancarme una respuesta tímida.  Y al ver a lo lejos el 43 enfilar la avenida, se levanta deprisa y me grita un “hasta mañana”. Y entonces veo un vestido de color intenso correr a la parada y perderse entre la gente.

    Todos los días espero con ganas que lleguen las dos para ver de qué color iluminará mi día. ¿Naranja? ¿Morado? ¿Amarillo?

    He decidido dejar de vestir de gris. Me he comprado una camisa nueva, roja, por ver si hoy coincidíamos los dos en elegir el mismo color. Entonces, me acercaré a ella para invitarle a un café y hablar de las coincidencias, de los colores… Y antes de que salga corriendo a coger el 43 la invitaré a cenar. Y quedaremos esa noche, vistiendo del mismo color. Cenaremos y, de la mano, la acompañaré a su casa, donde nos despediremos con un beso que invité a algo más…

    Por fin son las dos. He bajado a la cafetería con mi camisa nueva de color rojo, pero hoy se retrasa. Quizá se encontró con alguien, quizá ha ido a otra cafetería con ese alguien… Pasan los minutos pero ella no aparece. Veo enfilar el 43 por la avenida. Me impaciento y miro ansioso el reloj… Gris. Gris…

    Me doy cuenta de que todo aquello es absurdo, nunca nadie como ella se va a fijar en alguien como yo, un hombre gris que por un momento intentó llenarse de color, pero en el fondo sigo siendo gris. Lo sé.

    Ella no va a venir. Ni siquiera imagina que la estoy esperando, que desde hace un tiempo es lo único que me levanta de la cama. Solo soy alguien al que saluda, al que nunca ha prestado atención, por eso hoy no ha aparecido, ni va a aparecer. Estoy convencido de que si se hubiera acercado a mí habría acabado siendo como yo, pesimista, aburrida, triste, amargada…

    Veo inquietarse a los camareros que suben nerviosos el volumen de la televisión. El telediario habla de una joven que se ha arrojado al paso del 43. Sobresaltado corro al interior de la cafetería para ver lo que está pasando. Apenas unos segundos, no consigo distinguir las imágenes, solo un vestido de un rojo intenso que contrasta con el gris del asfalto.

     

    (Dedicado a Chus Sánchez y Salvador Pliego)

    Comentarios

    1. Avatar de Luna.de.lobos

      Luna.de.lobos

      12 octubre, 2011

      Qué maravilloso texto. El gris de él, los colores de ella.
      Muy bello final.
      Enhorabuena.

    2. Avatar de Gabriel Rodriguez-Paez

      Gabriel Rodriguez-Paez

      24 octubre, 2011

      “Todas las mañanas a las nueve ficho en la oficina, un agujero donde quemo los días que me quedan, donde mis ideas caen a la moqueta sin que nadie las aproveche.” un escrito excelente, no predecible, inesperado. La historia de añoranza que acaba de un tajo con nuestras esperanzas. Muy bueno Cat, como tus otros escritos. Saludos.

    Escribir un comentario

    Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.