En la lluvia

Escrito por
| 41 | Dejar un comentario

Bajamos la escalera, en penumbra. Tus dedos entre los míos, delgados, fríos.

Tiro de tu mano, no puedo más. Con vergüenza, bajo la cara y me apoyo en tu hombro. Levanta mi cara, pienso, bésame, ahora, ya.

Noto tu mano cogiéndome la cara, levantándola despacio, y tu boca jugosa acercándose a mí, me rozas.

Tus labios me besan marcando los míos con tu sabor. Lento, pausado. Un beso que se diluye en apenas unos segundos, intensos. El tiempo se para mientras nuestras bocas se disfrutan.

Tus dedos se enredan en mi pelo y mis brazos rodean tu cintura, tan delgada, tan esbelta

Te atraigo hacia mí. Nuestras bocas buscan saciarse la una en la otra.

Tus ansias me empujan contra la pared. Te pueden las ganas, nos pueden las ganas. Este beso llevaba mucho tiempo esperando ser dado, casi oscuras, en secreto.

Siento calor, un calor que puede conmigo. Se refleja en mis mejillas, me arde dentro, me invita a disfrutarte sin miedos, sin tabúes.

Oímos pasos en la escalera. Alguien baja. Como resortes, nos separamos, nos soltamos. Te separas lo suficiente para que aquello sea creíble, que parezca una simple e inocente charla.

María pasa entre las dos. Se sonríe. ¿Sabrá lo que ha pasado? No. No… ¿No?

—Volvamos con los demás.

Asiento con la cabeza. Me ofreces la mano, la cojo con fuerza y subimos la escalera.

 

(Dedicado a Pepe Pereza)

 

Escribir un comentario

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.