Euforia

Escrito por
| 106 2 |

    Ofrerte el licor de las cerezas dulces de mi boca.

    Bañarte a besos, como las gatas.

    Lamerte  de  pies a cabeza,

    trazando hilos  de caricias coloradas.

    Humedecerte  todo a lo largo y  ancho

    de  tu robusto cuerpo.

    Enmarañar tu cabello con el oleaje de mi deseo

    y hacer surgir al león que llevas por dentro;

    sentir al depredador devorando a su presa,

    tras un largo tiempo de acecho.

    Ser alimento de ese salvaje instinto,

    que nos enardece por dentro,

    que nos hace recorrer el lecho entre zarpazos y abrazos.

    mostrar las marcas de tus colmillos

    en la delicada piel de mi cuello,

    como un trofeo del incontenible impulso

    de nuestro desbordado deseo.

    Comentarios

    1. DANIEL MIRANDA

      21 noviembre, 2011

      “…Ser alimento de ese salvaje instinto…” ME ENCANTÓ AMIGA….MUY SENSUAL Y DULCE….

    Escribir un comentario