La mudanza

Escrito por
| 202 3 |

    Sabía que contarías conmigo para hacer la mudanza, llevamos juntas desde pequeñas y, en el fondo, me ves como a tu hermana mayor. Se me hace raro sacar de las cajas de cartón tu vida y a la vez, me parece de lo más divertido ver todo lo que has acumulado en 25 años.

    —¿Se han quedado cosas en casa de tus padres?

    —Sí, solo me he traido lo más necesario. Esta casa es muy pequeña y no tengo sitio para todo… A mis padres no les importa, al menos eso me han dicho. —me contestas a voces desde el final del pasillo.

    Abro la caja en la que has escrito “LIBROS” para colocarlos en las estanterías de lo que será tu despacho.

    —Oye, ¿la colección de clásicos no la has traído?

    —No. Hace tiempo que nos los leo y prefiero dejar sitio a libros nuevos.

    Te recuerdo sentada en el alfeizar leyendo esos libros. Una y otra vez. Sabías incluso párrafos de memoría.

     

    —¿Los discos los has puesto en otra caja? Lo digo porque estoy colocando los CD’s y no los encuentro.

    —El tocadiscos se me rompió el año pasado y vendí todos.

    —¿todos? ¿Incluso los que te regaló Oscar?

    -       – esos los primeros….

    Vaya, pienso, hacerte un regalo a ti es tirar el dinero. Siempre fuiste más radical que yo en tus decisiones. Te has propuesto traer lo necesario y lo cumples hasta el extremo.

    Cuando yo me mudé arramplé con todos mis recuerdos. Los apuintes de la universidad acabaron en el fondo del contener de papel, eso fue lo único que tiré. Todo lo demás se vino conmigo. Los albunes con las fotos de nuestros cumpleaños, esa carta que mandé al chico aquel que tanto me gustaba (y el muy desagradecido me devolvió), la medalla de atletismo, incluso la casita con chimenea de sacapuntas (ya vacia) que me regalaste el primer año de campamento.

    Continuo desembalando cajas:

    —Las cosas del escritorio te las coloco directamente en la mesa, ¿de acuerdo?

    —¡OK! ¿Nos tomamos un café?

    —Ah, pero ¿has aprendido a preparar café? ¡Que mayor!

    Tus carcajadas suenan cada vez más cerca. Asomas la cabeza por la puerta, sonriendo. Llevas el pelo en una coleta alta. Si no fuera por esas mechitas caoba que te has dado estarías igual el año que empezaste la universidad:

    —Bah, dónde hay confianza…

    Desapareces en la oscuridad del pasillo y retomo la tarea. El portátil y los cables, perfectamente doblados (siempre fuiste muy puntillosa para esas cosas). El juego de pluma y bolígrafo que te compraste en Londres. La agenda, repleta de papeles y pósit de colores sobresalen de entre las páginas.

    —Oye, me falta tu estuche de bolígrafos, ese tan viejo de cuadros…

    —Lo dejé también. Ya no los uso. Solo he traído lo necesario, Lo importante…

    Vaya, pues si que has cambiado. Desde el colegio, siempre has llevado ese estuche hinchado de bolígrafos de colores. Los usabas para todo: para tus cartas (tengo algunas guardadas y cada una de un color), para los esquemas en el instituto… Si no te has traído eso, dudo que hayas embalado la máscara que te regalé hace casi veinte años.

    Estaba tan contenta, había conseguido ahorrar lo suficiente para comprarte aquella máscara dorada de la que te habías antojado. No me fue fácil juntar tanto dinero con apenas quince años. Ese fue el principio de tu afición a coleccionarlas. Ahora ya tenías más de cincuenta. Imagino que también la habrás dejado en casa de sus padres. Seguro…

    Entras a la habitación canturreando y me sorprendes absorta, recordando.

    —No pienses, no te vienen bien. —broméas —Toma tu café.

    —Gracias —doy un sorbo al café que esta ardiendo —Hmm, en la pared de la ventana quedaría muy bien tu colección de máscaras, ¿no crees?

    —No, ahí voy a colgar los títulos. No me queda hueco para nada más.

    —Ya… bueno… supongo que no, claro.

    Caminas hacía la silla, donde dejaste tu bolso nada más entrar. Meres la mano y sacas algo que, desde donde estoy aún no puedo ver:

    —Excepto esta, claro.

    —¡Anda, la máscara

    —Claro, ya te he dicho que me he traido solo lo importante.

     

    (Dedicado a Gretty Fiel)

    Comentarios

    1. Avatar de Morgothrond

      Morgothrond

      9 diciembre, 2011

      Me pareció bien escrito! y con una linda atmósfera de comienzo de vida.

    2. Avatar de Cat Yuste

      Cat Yuste

      11 diciembre, 2011

      Gracias por vuestros comentarios. Me alegra mucho que os transmitan sensaciones. Gracias

    Escribir un comentario

    Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.