Tatuajes

Escrito por
| 186 | 2 Comentarios

La aguja recorría mi piel martilleando con lujuria las líneas marcadas.
El dibujo, antes confuso, empezaba a tomar forma cobrando sentido y una profundidad que alejaba el dolor de las incisiones.
Aunque el cuvículo donde se realizaban los trabajos era aséptico, el acto en sí era abrupto y cargado de complicidad.
Él, ya lo sabía, llevaba años tatuando a personas llevadas hasta allí por las más diversas razones y ese tiempo de aprendizaje hacía que, ante él, la gente fuera más transparente y le era fácil ver a través de cualquier coraza.
Su verdadero arte no consistía en dibujar filigranas, o barrocas escenas. Su don, su magia iba más allá y con la persona adecuada podía compartirlo.
Entendí que su trabajo no era el de un dibujante que decora la vanidad de sus clientes, lo que él hacía era extirpar, rasgar, liberando el tatuaje que siempre había estado ahí, bajo la piel, oculto por convencionalismos, por temores y malsanas privaciones. Con su técnica me hacía menos opaco a mí mismo dejando que alguno de mis demonios vieran la luz para mostrarse tal cual, dolorosos y ávidos de participar en mi existencia.

Dentro de uno, bajo la piel, conviviendo con cada una de las moléculas que nos componen, existen pasiones y angustias, emociones y frustraciones que se alimentan de alma, de su fuerza vital.
Manteniéndolas ocultas en nuestro averno particular, privándolas de luz sólo conseguimos enquistarlas, agrandado su mal.
Un tatuaje es una herida que se lleva por siempre, y que una vez cicatrizada se convierte en huella del paso del tiempo, eliminando una tumba de las que pesan en el corazón. Te hace más libre, porque tienes algo menos que ocultarte, mostrándole al mundo esa oscuridad secreta.

Comentarios

  1. Imagen de perfil de Beatriz Losilla

    Beatriz Losilla

    1 diciembre, 2011

    Vaya buen microrrelato y esta parte es de las que más me gustan: “Lo que él hacía era extirpar, rasgar, liberando el tatuaje que siempre había estado ahí, bajo la piel, oculto por convencionalismos, por temores y malsanas privaciones.”
    (:

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Abrir la barra de herramientas