Julieta en la tetería (III)

Escrito por
| 145 5 |
    tetería1

    -Te dije que no era necesario andar tan deprisa -dijo Lola, y se sentó en uno de los sofás de la tetería, con el tacón en la mano.

    Julieta ni la oyó, absorta en recorrer el local con la mirada como rapaz en busca de caza. Eran las primeras en llegar. Por fin, se sentó en el mismo sofá. Al punto, una mujer alta de ojos claros entró y sonriente, preguntó:

    -¿Julieta? ¡Hola! Soy Asun.
    -¡Hola! ¿Qué tal? sí, soy Lola. «¡Ay! será posible, pero si me acaba de dar un pisotón. ¿Por qué habré venido con ella?». Bueno, quiero decir… Julieta y Lola.
    Las dos se alzaron al mismo tiempo para besar a la recién llegada y sus cabezas chocaron con la de la pobre Asun que muy discreta, prefirió no hacer ningún comentario.
    Julieta no estaba dispuesta a dejar que la reunión se echara a perder por culpa de Lola y su exceso de comedimiento. «¡Frescura, frescura! Eso es lo que necesita un encuentro como este. ¡Menos mal que he venido yo también!. No la puedo dejar sola». Y justo cuando se disponía a tomar la palabra, la puerta se abrió de nuevo y apareció frente a ella, su príncipe bereber. Las besó a las tres, y desde ese instante, Julieta olvidó sus propósitos recientes.

    Amparo y Eufrasio no tardaron en llegar, pero para entonces, tanto Asun como Lola, sabían que al príncipe bereber solo le interesaba Julieta.

    Los cuatro pidieron unos deliciosos tés de canela y unos rooibos de genjibre y mandarina, mientras que la pareja olvidada de todo y de todos, planeaba una visita a la Catedral de León.

    La tarde transcurrió con las historias de Amparo, los ojos chiquitos de Eufrasio, y la cordura de Asun. Era la primera vez que se reunían, pero la atmósfera no se revistió de silencios incómodos. Al contrario, las palabras se sucedían ligeras, en busca de historias que las equiparan de sentido, de armonía y de calor, pese al frío al otro lado del ventanal.

    Eufrasio con su mirada directa y sus ojos chiquitos propuso que se institucionalizaran este tipo de encuentros, y fue entonces cuando Julieta, olvidada de todo y de todos, exclamó:

    -¡Voto por ellos!

    Nos miramos y nuestras carcajadas resonaron alegres y despreocupadas.

    Comentarios

    1. Avatar de Carmen

      Carmen

      5 enero, 2012

      Siempre consigues arrancarme un par de sonrisas!! Me encanta!!
      Saludos!

      • Avatar de Julieta Vigo

        Julieta Vigo

        5 enero, 2012

        Jajajaja,..de eso se trata precisamente, de relajarse un rato y pasarlo bien con las letras. Julieta es un personaje alocado, divertido, que me saca de la rutina y las preocupaciones diarias.

    2. Avatar de NicolasMattera

      NicolasMattera

      5 enero, 2012

      Gran clima creado, gran manejo de los diáologos. un cuento ameno, como dicen por aquí has logrado arrancarme un sonrisa, algo extremadamente cálido!
      Saludos

    3. Avatar de Ladislao Tze

      Ladislao Tze

      5 enero, 2012

      Buena saga tu amiga Julieta, adictiva. Preparas muy bien el final que define tan estupendamente al personaje.
      Salud Julieta

    4. Avatar de nanky

      nanky

      5 enero, 2012

      Recién te descubro, que bueno, para mí. Tienes mucho oficio. Felicitaciones y gracias por compartir.

    Escribir un comentario