Marea abajo

Escrito por
| 49 0 |

    Cuando abrí los ojos

    la marea había bajado

    mis pies se encontraban aún húmedos

    las estrellas en un fondo azulado, metálico y boreal me deslumbraban

    no pensé en el tiempo, pasa muy rápido

    en un abrir y cerrar de ojos el viento había convertido la arena en nubes

    me encontraba en el centro

    absorto, desintegrado, buscando las partes que se habían ido con la última ola

    me senté y descubrí que el cielo bajaba en una manta que brillaba en hilos apenas perceptibles

    me cubría todo el espacio que dejé de ocupar hace años

    mi cabeza regresó al inicio, a la arena

    (mi corazón se agitaba más y más )

    de un momento a otro el mar regresaba en una espuma de plata fragmentada

    en un soplo de viento la marea había alcanzado todo mi cuerpo

    me levantó apenas

    y en un zigzagueo ondulante me llamó de regreso

    la luz incandescente de las estrellas se inflamaba

    era todo lo que veía

    ya en mi oídos empezaba a ausentarse todo rastro de sonido

    mi boca se abría ligeramente y el aire nocturno, tibio, entraba,

    el ritmo de mi corazón bajó, latía con fuerza, vibraba mi pecho

    el regreso había comenzado desde mi primera respiración

    en ese momento lo entendí

    todo mi cuerpo se encontrába mojado nuevamente

    como el origen, húmedo, virginal

    la distancia entre todo y entre mí no existía

    todo era yo

    de un momento a otro

    dejé de ser

    de pertenecer

    de sentir

    no oía más

    no veía

    no sentía

    no respiraba

    no extrañaba

    todo volvió a la normalidad

    nada en donde estába había cambiado

    yo no había cambiado nada

    siempre había sido así

    el mundo seguirá siendo el mismo

     

    yo he dejado de existir

    Escribir un comentario

    Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.