Anubarrada

Escrito por
| 141 2 |

    Apareciste repentinamente

    sin anunciarte siquiera,

    con la lluvia copiosa

    de tu fresca imagen.

    Lavando por completo

    el estrés corredizo

    mañanero.

    Del que estaba sufriendo

    todos los días.

    Y limpiaste

    con tu agua cristalina

    de pureza encendida

    mi alma por entero

    del hastío adormecido.

    Del continuo tedio

    que asolaba,

    las largas horas

    de mi apretada vida.

    De mis tardes solitarias,

    de mis noches vacias…

    Comentarios

    1. eugenio ortiz magro

      29 febrero, 2012

      y Tu tambien llegaste a dar solas a las largas horas de mi apretada vida, con tus poemas Anael Gracias

    2. Avatar de

      INCXOGNITO

      24 marzo, 2012

      Con este poema me subyugaste Anael gracias

    Escribir un comentario