Los gilipollas que escribimos

Escrito por
| 416 12 |

    Los gilipollas que escribimos nos pasamos la vida con la boca y los ojos abiertos, esperando que nos caiga una historia de la que alimentarnos. Nos sentamos en una terraza, cruzamos las piernas, pedimos un café y vemos la vida pasar. Miramos a la camarera, al betunero que lustra zapatos en la plaza, al carterista que un poco más abajo elije con cuidado su objetivo, a las putas apoyadas en los soportales, al moro que pasa hachís sentado en un banco y a las mujeres maduras que vienen de hacer la compra y pensamos en escribir sobre todos ellos.
    Los gilipollas que escribimos tenemos siempre un cadáver bajo la alfombra o dentro del armario. Siempre hay una mujer que nos rompió el alma. Siempre hay un tren que se nos escapó. Siempre hay frío y soledad. Siempre hay un sueño que no tuvimos valor de cumplir. Siempre hay un recuerdo que se nos escapa por el lagrimal. Buscamos la poesía de lo cotidiano, aunque todo el mundo sabe que eso es mentira: mal que nos pese, no hay poesía en lo cotidiano. La poesía es algo excepcional. Por eso hay más funcionarios que poetas.
    Los gilipollas que escribimos tenemos conciencia del mundo en el que vivimos. Así nos va. Sería mejor poder ignorar lo que escupe la radio, la televisión o los periódicos. Sería mejor no saber nada de lo que nos rodea. Así no tendríamos pesadillas con dictadores, con catástrofes naturales, con guerras, con muertos, con hambre, con ricos y pobres, con cambios climáticos, con sequías, con animales a punto de extinguirse, con esclavos, con ellos, con nosotros. Sería mejor que en lugar de escribir perdiéramos nuestro tiempo viendo telebasura o rascándonos la entrepierna.
    Los gilipollas que escribimos soñamos con entregarle el culo y el alma  a cualquier editor.  Perdemos el tiempo buscando adjetivos, adverbios y sustantivos que suenen bien, que tengan fuerza y ritmo. Enviamos manuscritos que irán directamente a la papelera. Participamos, con toda nuestra ilusión e ingenuidad, en concursos que organizan las mafias literarias de las Diputaciones o de los Ayuntamientos donde los premios, salvo muy honradas excepciones, suelen estar dados de antemano.
    Los gilipollas que escribimos siempre escribimos sobre nosotros. Cambiamos nombres, fechas y lugares pero siempre escribimos sobre nosotros. A veces, casi siempre, cambiamos la historia y nos otorgamos el papel de héroes. Siempre nos llevamos a la chica más guapa del bar, siempre ganamos aunque perdamos. Siempre las faldas son más cortas de lo que en realidad son y el escote deja ver más y en vez de zapatillas hay tacones de aguja y aguantamos más copas de las que  en realidad aguantamos.
    Los gilipollas que escribimos escribimos cosas que nunca nadie va a leer. Guardamos nuestros textos en un cajón, o mejor, en un disco duro. Hacemos copias de seguridad en nuestros ordenadores para no perder nada y decimos que escribimos por el placer de escribir. Tenemos blogs con un número de visitas miserable pero lo sabemos porque miramos el contador de visitas. Nos repetimos que nos da igual si nadie nos lee, como un mantra, como una letanía. Que no buscamos el reconocimiento. Y nos creemos nuestras propias mentiras.
    Los gilipollas que escribimos alguna vez tenemos suerte y nos publican en un periódico, en alguna revista literaria o en algún fanzine underground. Entonces con la miseria que nos pagan nos vamos a cualquier bar, pedimos un havana 7 con cola y lo celebramos bebiendo, creyéndonos Carver, Kafka o Chéjov.
    Los gilipollas que escribimos pensamos que todos los que escriben, son como nosotros. Aunque seguramente me equivoque y con toda probabilidad el único gilipollas sea yo.

    Comentarios

    1. Avatar de Carmen

      Carmen

      16 febrero, 2012

      Pues yo soy tan gilipollas como tú, entonces!! Quizá, a ratos, pereza en el lápiz, pero la cabeza y los ojos siempre trabajando, ya sea sentados al final de la barra, en alguna terraza de cualquier plaza, con café o cerveza helada… siempre, siempre, viendo la vida pasar y escribiéndola en la mente. Así somos los gilipollas que escribimos!
      Muchas verdades en este texto…y en muchas, me veo como en un espejo.
      Como siempre, me ha gustado mucho!
      Un abrazo Álvaro!

    2. Avatar de Oporto

      Oporto

      16 febrero, 2012

      Bravo, un fiel retrato en el que me veo reflejado
      yo creo que los que escribimos tenemos un ¿don?y una carencia
      la gente que tiene carencia y no tiene don se infla a coca o se deja la pasta en las tragaperras, o se tira, o se intenta tirar a todo lo que pasa…o, se pega un tiro.
      y la gente que tiene don y no carencia se dedica a hacer de este mundo algo mejor, desde los hechos prácticos y no desde los escritos ( que en realidad sirven para no mucho)
      la gente que no tiene ni una cosa ni otra pasa por el mundo como quien ve llover, a los suyo, sin mas.
      y quienes tenemos las dos cosas estamos a la cae… como tú bien dices

    3. Avatar de Lot Alkef

      Lot Alkef

      16 febrero, 2012

      Creo que tambien te falta agregar otro tipo de gilipollas: El que combina un empleo de tiempo completo con la escritura.

      En fin, la literatura se ha hecho algo totalmente mercantil, como casi todo lo que existe en este miserable mundo.

    4. Avatar de

      volivar

      16 febrero, 2012

      Alvaro: ¿a tí también te ocurre eso? Yo he salido muy desanimado de los concursos literarios que se organizan aquí y allá, Dices muy bien, y creo que con bastante exzperiencia: ” Participamos, con toda nuestra ilusión e ingenuidad, en concursos que organizan las mafias literarias de las Diputaciones o de los Ayuntamientos donde los premios, salvo muy honradas excepciones, suelen estar dados de antemano”.
      Aqúí, en mi ciudad, año con año se organiza un concurso de cuento lliterario. Una vez, un amigo, parte del jurado, me informó que mi participación tenía el primer lugar.,pero que al abrir la plica y saber el nombre del autor, hicieron a un lado mi cuento, y se lo dieron a alguien de otra ciudad, en donde aquél, premiado aquí en Sahuayo, correspondió (de un modo similar) al favor, o a la elección truculenta.
      Cuanta razón tienes en eso de que las mafias de esxcritores se han apoderado la literatura, o al menos de los premios…
      Volivar

    5. Avatar de nanky

      nanky

      16 febrero, 2012

      Somos más o menos todos parecidos, no nos olvidemos que somos del mismo barro, el relato es excelente, pero a no desanimarse, mira cuantos lo leemos, aunque sin saberlo has cambiado un ápice de nuestra vida y esto es mucho más que cualquier concurso. Felicitaciones y muchas gracias por compartirlo con todos nosotros.

    6. Avatar de Luna.de.lobos

      Luna.de.lobos

      16 febrero, 2012

      No, no eres el único. Aquí nos tienes, a todos escribiendo.
      “La gente escribe para que la lean”, escuché una vez. Me negué a creerlo. Pero poco a poco me voy dando cuenta, de que en el fondo, es así.
      Todos tendremos algo que es nuestro y sólo nuestro, que no pensamos enseñar nunca. Pero entonces, ¿por qué lo hemos escrito?
      En fin, en tu relato me veo muy reflejada, y creo que no soy la única.
      Un abrazo, Álvaro.
      Luna

    7. Avatar de robert goodrich

      robert goodrich

      16 febrero, 2012

      Jajajaja… Los que escribirmos somos unos pendejos a veces pero carajo que razón tienes… Un gustazo leerte… “gilipolla” palabra de ustedes los españoles que lo resume todo a su manera… Mil saludos no se si soy un gilipolla a lo mejor si… Saludos desde Panamá.

    8. Avatar de Erich A.

      Erich A.

      16 febrero, 2012

      Brutal Alvaro, enhorabuena por desvelar el secreto….. de que no hay secreto! jaja
      Abrazo!

    9. Avatar de rosemarie s. torres

      rosemarie s. torres

      17 febrero, 2012

      Imposible, quien escribe, no reflejarse en tu relato. Muy bueno, espejo de muchas de ánsias y preocupaciones, actitudes de quien escribe…realmente no eres el único. Gracias por compartir.

    10. Manuel Alcázar

      20 febrero, 2012

      Veo que ha calado tu articulo y es que es dificil no sentirse reflejado en él cuando escribes y crees ingenuamente que serás algún día reconocido y luego ves que el mundillo literario de los escritores reconocidos es como una fortaleza de dificil acceso.

    11. Avatar de RubenGarfi

      RubenGarfi

      28 mayo, 2012

      Me parece indignante que este artículo no vaya directamente a la edición impresa a la portada o a como pollas lo quieran llamar sin pasar por taquilla, así por las buenas, porque lo vale. Y que no tenga tantos “me gusta” de los cojones como veces ha sido leído. En fin, toda una injusticia.

      Oro puro compadre.

    12. Avatar de Territorio.sin.dueño

      Territorio.sin.dueño

      28 mayo, 2012

      Joder Alvaro, que dura es la vida de los gilipollas que escribimos, pero al menos contamos siempre con el desahogo de soltar nuestros demonios y a quien no le guste, que se joda.
      Estoy de acuerdo con Ruben, me ha gustado un montón. Voto sirva o no para algo y me voy directa para tu blog.
      Besos gilipollas

    Escribir un comentario