Agosto lejano

Escrito por
| 60 0 |

    ¿Qué ojos ven la noche? ¿Qué ojos son la noche?

    Agosto – PERE GINFERRER

     

    El 19 de Enero fue tu último mail, desde ahí no sé nada de ti. Absolutamente nada, tengo en mi pecho los recuerdos rasgados, tengo en mi piel tu silencio hiriente, tus bengalas, tus lunas, tus rostros. Tengo en mi esa plebeya canción de Lucha Reyes que cantamos juntos aquella tarde lejana, aquella tarde bohemia. A nadie le hago daño con quererte, por eso es que te entrego mi cariño, si un día equivocaste tu camino, rectificaste a tiempo los errores, si dios el juez supremo nos perdona, porque la ley terrena te condena.

    Y, así entre el llanto y la estúpida melancolía, te escribo ésta carta. Te escribo porque no sé dónde andas, no sé dónde estás, no sé si te mudaste o no. Quiero creer que te mudaste porque todas las cartas que he mandado no hay respuesta. Yo sigo esperando porque tengo la paciencia de Job. Aquel que no ha pecado no es humano,  aquel que no ha querido no ha vivido.

    Veo el viento cortando el antifaz ladrón de la felicidad. Me fumo un cigarro, y me doy cuenta que me equivoque, que fui un pusilánime. Qué no tengo derecho a perdón. Qué no debí decirte esos insultos tan horribles que ensangrentaron nuestra relación. No debí cobrarte el dinero que te di para que viajes. No debí ser tan poco hombre. Lo admito. Pero debes entender que la rabia gana, y yo me deje llevar y te llamaba para pelear, para encabronarnos juntos. Fue malo, estuvo mal.

    Pero todos merecemos una oportunidad, una leve oportunidad, pero ni eso me brindaste.  Fui un canalla, y tú no te mereces un canalla. Quizás tu herida ya cicatrizó y otros besos los curaron, pero yo soy un zombi ciego que sólo se escuda en un volver. Un volver que sé y presiento que no sucederá, porque  ya son meses largos desde que nos vimos por última vez. Son meses infernales, ciegos, vacios, fríos, cuando nos prometimos volvernos a ver en ese mismo aeropuerto.  No soy bueno para las promesas y tú no eres buena para mantenerlas, así que se fue la promesa entre el viento, destrozando sueños y emociones.

    Yo  doy gracias por tu amor, quizás no te lo haya dicho pero me di cuenta que era un amor sincero, capaz. Me di cuenta que el amor nos mantenía juntos, a pesar de la huachafa distancia. Es entonces que me limito ahora, es ésta cara pública. Qué me disculpes. Aunque  sólo sea el silencio que rasgue esa respuesta. Disculpa. Por las puterias que te hice, por las canalladas que te hice, por ser tan inocente, por ser tan mentiroso, por ser tan malvado, por ser ése Isaac que jamás debiste conocer.

    Sé, y me rindo a la desesperanza que no voy a volverte a ver, qué quizás nos veamos en otra vida y te pueda dar el abrazo y el beso que te debo.  Mírame cara a cara y sin temores que el amor de mis amores, siempre fuiste y serás tú.

     

     

    ABC:  Déjalos – Lucha Reyes.

    Escribir un comentario

    Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.