Exceso

Escrito por
| 289 | 14 Comentarios

Iba caminando por la playa, descalzo, sintiendo la caricia fresca y espumosa del agua salada.

En el horizonte, se recortaban las velas desplegadas de los navíos. Era una mañana hermosa, de cielo claro. La paz podía respirarse.

Se sentía libre, distendido, como cuando era un niño. Se agachó, para tomar una piedra, y la lanzó con fuerza hacia el mar.

Cuando uno de los barcos comenzó a hundirse, escuchó tras de sí las voces, desde el murallón:

— ¡Hércules! ¡Otra vez! ¡Debes ser más cuidadoso!

Comentarios

  1. Profile photo of VIMON

    VIMON

    11 abril, 2012

    Muy bueno, Hugo, con un final muy gracioso.

  2. Profile photo of hugojota

    hugojota

    11 abril, 2012

    Gracias a todos por leer y por divertirse un poco…

  3. El Moli

    12 abril, 2012

    Como siempre Hugo, ¡Genial!.

  4. Profile photo of

    volivar

    16 junio, 2012

    Hugojota: ¿qué añadir a lo dicho por mis compañeros? sólo reafirmar eso de genial.
    Volivar (Mi voto)

  5. Profile photo of Maqroll

    Maqroll

    5 julio, 2012

    jajajajaja… Me gusta este humor salvaje que destilan algunos de tus cuentos.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.