La condena

Escrito por
| 22 | Dejar un comentario

-Tú fuiste el elegido; ahora, morirás en el fuego, igual que tus predecesores y tus descendientes- le dije con una voz serena que pretendía imponer autoridad.

No obtuve respuesta, así que decidí continuar con el intimidatorio.

-No dirás nada, ¿eh? Está bien; después de todo, no soy yo quien arderá.- Continuó impasible, firme, impávido. Saqué el encendedor y comencé a jugar un poco con él. Dentro, sus compañeros parecían mirarme, como si estuvieran pensando en la manera de destruirme. Clic, clic, clic. La flamita iba y venía a mi gusto. -Tendré que asesinarte si no me dices el nombre de tu líder,- dije cambiando de táctica- Si por el contrario, comienzas a cantar, es posible que te perdone la vida; tal vez incluso logre que te den un puesto entre mis filas.- Más silencio, comencé a desesperarme.- Al carajo, eres imposible, amigo. ¡Vete a la mierda, cabrón!, ¡Tú y todos tus compañeros se pueden ir a la mierda, ¿entiendes?!-Grité con bastante furia. Acto seguido, accioné el encendedor y encendí el cigarro.

– Claro que no estaba hablando contigo.- Le dije mientras apoyaba la espalda en la silla y contemplaba los anillos de humo formarse y desaparecer en lo alto del techo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.