El voyeur

Escrito por
| 525 16 |

    Abrís la puerta de entrada que está sin llave, y lentamente, subís uno a uno, los mullidos escalones que van al primer piso de la casa. Se acomodan tus ojos a la oscuridad del pasillo y fijás tu mirada en la luz que se filtra por debajo de una de las puertas. En un contenido silencio, te inclinás y tu ojo derecho se apoya en el de la cerradura. Y la ves. Sentada al borde de la cama, sacándose los zapatos. Ahí está. Esos pies te parecen guantes blancos y un temblor recorre tu cuerpo. Ella se levanta y comienza a desprender de la camisa lo que para vos es una sensual e interminable serie de botones.

    ¿Te das cuenta de que estás frente a una diosa que se mueve en cámara lenta?  Ves cómo cuelga la prenda en el respaldo del silloncito junto a la mesa de luz, cómo baja con cuidado hacia el piso su pollera color humo, la levanta y la alisa en el asiento.

    Imaginar que se desviste sólo para vos sin saberlo ella misma, te lleva al  paroxismo, ¿no es cierto? Te levantás y con el pañuelo que tenés en el bolsillo secás tu cara y las manos calientes.

    Su combinación de seda trasluce la ropa interior. Observás cómo la levanta por sobre sus hombros y con suavidad la apoya sobre el mismo asiento. Queda únicamente con un conjunto blanco. Se pone de espaldas a la puerta. Se desabrocha el corpiño y desliza los breteles por sus brazos. La prenda cae sobre la alfombra. Se agacha y hace correr hacia abajo la pieza que aún estaba pegada a su cuerpo. Se te ocurre ¡maravilla, dos manchas de leche sobre lana marrón!

    Manos, frente, ojos. Todo en vos llora de placer al observarla. Respirás profundo y al incorporarte notás tu ansioso miembro erguido dentro del pantalón. ¿Vas a resistir? Volvés a apoyar el ojo en la cerradura y ves cómo ella, ahora de frente a la puerta se cepilla el pelo. Te impacta la cadencia del movimiento con que lo deja cercano y casi transparente, y esa sonrisa ambigua con que acompaña la tarea.

    Acariciás de lejos, con mirada inflamada, ese cuello, los pechos, su cintura, la curva dulce de sus caderas, las piernas y por último, la nube de su sexo. Te frotás con suavidad mientras pensás que es perfecta como un tallo solitario de bambú. Pero ya estás sintiendo que no vas a poder soportarlo más: decidís que con o sin violencia, finalmente va a ser tuya.

    Abrís la puerta de un solo movimiento y te abalanzás sobre el cuerpo de esa hembra. Esa mujer nada sorprendida en cuyo vientre creciste treinta años atrás.

     

     

    Comentarios

    1. Avatar de VIMON

      VIMON

      28 junio, 2012

      Impresionante, Lidyfeliz, de alto contenido de un fino erotismo y un final inesperado que inspira a la reflexion. Excelente. Saludos y mi voto.

    2. Avatar de

      reka

      29 junio, 2012

      Sorprendente final Lidyfeliz. Me gustó el relato. Un saludo y voto por supuesto

    3. Avatar de hugojota

      hugojota

      29 junio, 2012

      Un relato muy bien llevado, cargado de erotismo y excelentemente rematado. Y no es una historia muy rara, es más común de lo que parece. Mi voto.

    4. Avatar de

      volivar

      1 julio, 2012

      Lidyfeliz: amiga, que bella descripción de un hecho erótico…. logras que uno, bueno, para qué te cuento… aunque el final aplaca todo, porque el individuo, dejándose llevar por el deseo sexual, se arroja sobre su propia madre… y eso es gacho, bien gacho, lo que no demerita para nada tu narración artística.
      Felicidades
      Mi voto
      Volivar

    5. Avatar de manuc

      manuc

      5 julio, 2012

      Lidy: Un fina sorprendente..El relato está correcto! No leer después de comer!!!!!
      Cariños corazón
      manuc voto!

    6. Pernando

      7 julio, 2012

      Me gusta tu estilo, y hacía tiempo q no leía ficción en segunda persona, bien logrado. Buena dosis de erotismo, aunque el final a mi no me llene, pero da igual. Mi voto y a por más!

      • Avatar de Lidyfeliz

        Lidyfeliz

        12 julio, 2012

        Gracias por el comentario. No a todos les tienen que gustar las mismas cosas. Un saludo

    7. Avatar de Polkadotblues

      Polkadotblues

      12 julio, 2012

      Tu estilo es estupendo, sencillo y sensual sin afectaciones. Me encanta el final sorpresivo, aunque creo que podrías trabajarlo más; así como está, expresado en una sola frase, parece recurso de último minuto. Te sigo :)

      • Avatar de Lidyfeliz

        Lidyfeliz

        12 julio, 2012

        Polka: aunque no fue recurso de último minuto, entiendo lo que querés decir y lo acepto. Me encantaría, ya que no vi nada tuyo todavía posteado que me dieras una idea de una frase final que te gustara, a ver qué puedo hacer.

    8. Avatar de

      El_Wasso

      15 julio, 2012

      ¡Excelente! El tipo de relatos que me gustan, Lidyfeliz: sensualidad, giros finales y parafilias sexuales (:

      ¡Mi voto y saludos desde tu misma patria!

    9. Avatar de Luna.de.lobos

      Luna.de.lobos

      15 julio, 2012

      Está muy conseguida la sensualidad a lo largo del texto. Me ha gustado mucho, aunque ese final… me ha dejado un sabor extraño :)
      Un abrazo, LidyFeliz.
      Luna

    10. Avatar de Lidyfeliz

      Lidyfeliz

      15 julio, 2012

      Aunque sea un final “gacho” como dice volivar (cosa que no sé que quiere decir pero intuyo) parece que el texto tuvo una buena acogida. Gracias.

    11. Avatar de Saritalacasita

      Saritalacasita

      17 octubre, 2012

      Ohh!! Lidyfeliz!! si que habia tenido la oportunidad de leer tu texto, ya no lo recordaba pero ahora que lo he releído me sigue encantando tanto como en el primer momento. Lo dicho, ningun texto es mejor que otro, simplemente son diferentes, un abrazo.

    Escribir un comentario