Las prostitutas también se enamoran

Escrito por
| 1.212 12 |

    Cuerpo sobre cuerpo. Alma sobre alma. Poco a poco abría los ojos intentando acostumbrarse a la escasa luz que se colaba a través de los agujeros de las persianas.Lo miró ahí; bajo ella, durmiendo plácidamente. Suavemente acarició su cabello. A su mente volvían recuerdos de hacía apenas unas horas, recuerdos de esa maravillosa noche donde se había sentido realmente amada. Recordaba cada instante mientras sus mejillas se tornaban de un tono rosado. Aquella puerta abriéndose con ansias de llegar a su destino, la intensidad de los besos mientras sus cuerpos se rozaban contra las paredes en un intenso baile, la llegada a la habitación y cómo él la había dejado cuidadosamente sobre el edredón de un tono blanquecino. Luego llegaron las caricias, las manos entrelazadas, llenos de deseo, de ganas de convertirse en un solo cuerpo, en un solo alma. Besos por el cuello, bajando poco a poco a cada uno de los rincones de sus cuerpos, no quedaba ni un solo recoveco por descubrir. Suspiros, miradas, pequeños jadeos, sudando, viviendo, disfrutando.
    El único hombre que la había valorado como mujer, el único que no la había hecho sentirse como un objeto. Ella, prostituta por necesidad. La vida le había jugado una mala pasada, le había robado lo más preciado que ella tenía, su inocencia. Él, un joven adinerado encerrado en su gran mansión, como si de una burbuja de cristal se tratase, nunca había imaginado las penurias a las que su amada había tenido que enfrentarse. Era el único que conocía todos sus secretos, incluso los más inconfesables, sin embargo a él no le importaba como ella se había tenido que ganar la vida. La quería por cómo era, por cómo se sentían cuando estaban juntos. Y justo en ese momento ella comprendió que era una mujer más, que todo lo que le repetían una y otra vez no era cierto, esas palabras que se le habían clavado en el corazón como cuchillas no eran más que mentiras. “Las personas como tú no tenéis derecho al amor”. Y en ese preciso instante se dio cuenta de que ella estaba perdidamente enamorada;se dio cuenta de que las prostitutas… también aman.

    Comentarios

    1. Avatar de Envoy

      Envoy

      7 junio, 2012

      Precioso, las prostitutas también son mujeres, también aman…Pero por lo general la gente de la que se rodean no se da cuenta.

    2. Avatar de VIMON

      VIMON

      7 junio, 2012

      Muy bello relato, Sarita, me parece ademas muy sensualmente poetico y muy poeticamente sensual. Un abrazo y mi voto.

    3. Avatar de

      volivar

      8 junio, 2012

      Saritalacasita: qué bien sabes expresar los sentimientos más internos, más sentidos, los que más hacen sufrir. Tienes buen estilo. Te felicito.
      Volivar (Mi voto)

    4. Avatar de Amerika

      Amerika

      8 junio, 2012

      Buen micro compañera me ha gustado su sensualidad y romanticismo.
      Gracias y un saludo.

    5. Avatar de ZusiOns

      ZusiOns

      8 junio, 2012

      Un bella historia, mis felicitaciones y mi voto ^^

    6. Avatar de Eidan

      Eidan

      8 junio, 2012

      Tienes mi voto, mi felicitación y mi atención en futuras publicaciones. Buen estilo.

    7. Avatar de Saritalacasita

      Saritalacasita

      8 junio, 2012

      Muchísimas gracias a todos por vuestra opinión y vuestros votos, me alegro mucho de que os haya gustado :)

    8. Avatar de Orfeo

      Orfeo

      17 septiembre, 2013

      El texto está muy bien escrito, pero la visión me parece idealista e irreal. El mundo de la prostitución es mucho más sucio y triste.

    9. Avatar de Ruben-Vazquez

      Ruben-Vazquez

      18 septiembre, 2013

      Muy original propuesta, para tenerla presenta antes de juzgar a las personas

    10. Avatar de Mabel

      Mabel

      21 septiembre, 2013

      Todo ser humano tenga la profesión que sea tiene derecho a amar y a sentirse amado o amada. Un abrazo
      y mi voto desde Andalucía.

    Escribir un comentario