Mi última carta-confesión

Escrito por
| 345 8 |
    Las paredes de mi habitación son cada vez más estrechas, siento que me ahogo al recostarme sobre la cama, un silencio largo e inagotable recorre todo el piso. Suspiro fuertemente, hundo mi cara en la almohada, y recuerdo todos esos momentos que viviste a mi lado entre esas sábanas. Recuerdo tus labios besando mi cuerpo, tus pechos firmes y perfectos, tu vientre firme, tus piernas largas y suaves. Tu sexo, tan húmedo que me enloquecía, recuerdo tus manos recorriendo mi espalda suavemente mientras yo besaba tu cuello.

    Echo de menos cada momento que estuve a tu lado, cada caricia. Las paredes son demasiado estrechas, pero al querer alcanzarlas están muy lejanas. Siento un vacío en mí, un vacío que no he podido llenar con nadie más. He traído otras mujeres, para intentar suplantar tu lugar, pero con todas ha sido imposible, su olor, su calor o tal vez solo su voz no me permiten sentir, lo que tú lograbas hacer de mí. Hace diez noches, traje a una hermosa señorita, la más hermosa con la que me he acostado, desde el primer momento que la vi, me dejó impactado, quería desnudarla y hacerla mía en ese momento. Me acerqué a platicar, una mujer extrañamente fría, no me costó mucho para llevarla a mi cama, en realidad creo que fue ella quien lo provocó. Me hizo pasar por situaciones extrañas, me hizo cosas que jamás me habían hecho, y que incluso no sabía que se podían hacer. Lo hicimos unas… no sé, tal vez seis veces durante la noche. Tenía una fuerza extraña en mí, con solo colocar su lengua sobre mi pene terminaba inmediatamente, eran cuestión de segundos. Sí, fue una noche loca, una aventura como ninguna.

    Curiosamente esa mujer increíble me ha estado buscando desde esa noche, me pide repetir lo de antes, me asegura que no hay en el mundo un hombre que la haya hecho sentir lo que yo le provoqué, me dice que a sus treinta y cinco años solo ha tenido tres orgasmos, y dos provocados por mí. No sé si es un halago, o cómo tomarlo, lo que sé, es que no quiero saber más de ella, es hermosa, lo sé, cuando recuerdo esa noche, mi cuerpo tiembla. Pero, no puedo comparar esa noche, con las noches que pasé a tu lado. Tal vez no era el mejor sexo, o las mejores prácticas, pero contigo lo hacía con verdadero amor y no solo calentura momentánea.

    Entiendo tu decisión de partir, querías conocer algo nuevo e iniciar una nueva vida. Aunque dentro de mí el vacío me asfixie, solo quiero tu felicidad, y cuando te vea abrazada de alguien y sonriendo, sabré que ha sido lo correcto. No puedo mantenerte atada a mí, si eso afecta tu felicidad. Eres libre de entregar tu tiempo y tu cuerpo a quien tú lo decidas. Solo quiero recordarte que eres la única mujer con quien puedo ser yo, y con quien tengo la certeza de haber amado un día.

    Comentarios

    1. Avatar de Estivalitz

      Estivalitz

      27 junio, 2012

      Wow Gustavo del Toro, me has dejado con la boca abierta, me encantó tu relato, haces que recuerde a mi Diablo… en fin, tienes mi voto!!!!

    2. Avatar de Cenicienta-literaria

      Cenicienta-literaria

      27 junio, 2012

      Hermosos relato, Muy bien escrito, con delicadeza y sensibilidad. El final me encanta, delata a un amante generoso, que antepone la felicidad de su amada a la suya propia.
      Cenicienta literaria. Mi voto

    3. Avatar de

      reka

      28 junio, 2012

      Vaya declaración de amor eterno. Me gusto Gustavo, Mi saludo y mi voto

    4. Hola mi nuevo escritor a leer..

      30 junio, 2012

      No me gusto mucho, me gusto mas la que vendía sus favores… No soy escrito así mi comentario es solo loq eu siento, necesito sentir mas del relato, mas de el relato en ti, proyectame, mas, mas escencia, como era ella, como era el, donde estaban, mas datos, mas referencias, transportarme al lugar del relato… Por lo demás sigo pensando tienes mucho potencial……

      • Avatar de Per

        Per

        7 julio, 2012

        Lo mismo digo, la idea del relato es muy buena, pero le falta elaboración, para mi humilde gusto. Poca poesía y vas demasiado rápido al grano, insinúa mas, si quieres enganchar. Lo dicho, me gusta la idea.

    5. Avatar de bersajunior

      bersajunior

      11 enero, 2013

      “y cuando te vea abrazada de alguien y sonriendo, sabré que ha sido lo correcto. No puedo mantenerte atada a mí, si eso afecta tu felicidad. Eres libre de entregar tu tiempo y tu cuerpo a quien tú lo decidas. Solo quiero recordarte que eres la única mujer con quien puedo ser yo, y con quien tengo la certeza de haber amado un día.” Amén… +1

    6. Avatar de LUCIA UO

      LUCIA UO

      3 mayo, 2013

      Querido Gustavo.
      ¡¡Que alegría volver a leer algo tuyo!!.
      Me encanta.
      No necesita decir más. Es una carta de despedida demasiado honesta. No sé si fuera yo esa mujer, me hubiese gustado saber que disfrutaste tanto con esa chica. La carta toda, y especialmente al final es muy, muy bella, es una declaración de un amor autentico y verdadero, ese que quiere la felicidad de esa persona amada antes que la propia.
      Un gran abrazo y mis mejores deseos.

    Escribir un comentario