Y entonces… me dejé caer

Escrito por
| 264 16 |

    Desde aquel lugar se podía divisar prácticamente toda la ciudad. Era el mayor edificio construido en aquella pequeña y acogedora ciudad. La catedral. Quizás la más bonita que jamás había visto. En toda mi vida.
    Lo había decidido. Me iba a suicidar. Iba a acabar con toda esta mierda. Mi vida carecía de sentido desde que todos los que me rodeaban habían muerto. Mis padres, mis hermanos, mis abuelos y ahora… ella. Ya no quedaba nadie que le diera sentido a mi vida. Ni siquiera algo a lo que aferrarme. Me habían despedido del trabajo y el mes que viene me iban a embargar las cuatro cosas materiales que conservaba. ¡Sí! Lo mejor era acabar con todo y dejar de sufrir. Total, a nadie le importaría. ¡Ya no! Por eso, lo tenía tan claro.
    Por eso me había colado en aquel majestuoso edificio con grandes vidrieras de colores, torres y esculturas llenas de polvo. Comencé a llorar aterrado por el pánico. ¿Era esa la solución? ¿Acabar con mi vida y no darme una nueva oportunidad? Quizás no, pero ya era tarde, ya no podía hacer nada, ya no quería hacer nada por salvarme. Poco a poco me fui acercando al borde de la azotea y me senté en silencio; observando todo bajo mis pies. Nadie caminaba por la calle, todo estaba en silencio, la ciudad dormía. A pesar de estar situada en la plaza central, la fachada de la catedral no contaba con iluminación. Todo estaba a oscuras. Se podía respirar tanta paz… Parecía que desde este lugar nada importaba, era como si el tiempo se hubiese estancado, como si se hubiera parado. Saqué mi cartera y al abrirla todas aquellas caras me observaban, regañándome por hacer lo que iba a hacer. Mis padres, en aquella vieja fotografía, abrazados. Se querían. En ocasiones imaginaba como sería si siguieran vivos. Ellos y mis hermanos. Aquel accidente había acabado con la vida de todos. Ninguno sobrevivió. Cogí la fotografía de mis hermanos. Eran mellizos. Apenas disfrutaron de la vida. A los ocho años dejaron este mundo. Pasé mi dedo índice por sus rostros y suspiré. “Os echo de menos”, susurré. Y seguí pasando las fotografías. Mis abuelos, con quienes había vivido hasta que cuando yo contaba con diecinueve años, murieron en su cama, felices. Primero él, luego ella. La gente decía que de la pena. De la tristeza de estar alejada del amor de su vida. Habían sido muy felices y me habían hecho feliz a mí. “Gracias”. La última fotografía, ella. La mujer a la que amaba, con la que quería compartir mi vida. Con la que quería envejecer. Una enfermedad se la había llevado de mi lado. Cáncer dijeron los médicos. Ya hacía tres meses de eso. “Volveremos a estar juntos, amor”. Me puse en pie. Agarré las fotos en una de mis manos y suspiré. Ya nada me volverá a hacer sufrir. Me sentía en el borde del precipicio. Respiré una última vez, intensa. Notaba como el aire entraba en mis pulmones, como circulaba por todo mi cuerpo, me sentía pleno. Era el momento. Levanté uno de mis pies y di un paso hacia delante, cerré los ojos… y me dejé caer.

    Comentarios

    1. Avatar de Sonia

      Sonia

      27 junio, 2012

      He tenido que guardar la respiración! Mi voto

    2. Avatar de

      uuq

      27 junio, 2012

      ¿Has leído Werther de Goethe? (sensacional!!!), ¿y No me iré sin decirte adónde voy de Laurent Gounelle? (está bien)
      Por cierto, una vez me contaron la historia de un hombre que se tiró de un puente y se cayó sobre el lechero: total, que se murió el lechero y el otro no…

      • Avatar de Saritalacasita

        Saritalacasita

        28 junio, 2012

        Muchas gracias :)
        En cuanto a lo de los libros, no los he leído, la verdad es que tengo menos tiempo del que me gustaría para leer, entre las clases y demás…
        Pero intentaré sacarme tiempo y los leeré. Lo prometo :)
        Saludos!

    3. Avatar de

      volivar

      27 junio, 2012

      Saritalacasita: uf, y requete uf… a fin llegué al final… esto es asfixiante… tanto, que me vi en la cúspide de la catedral, con miedo, como el protagonista… pero yo sí que me rejaba (acobardaba)….
      Felicidades, maestra de las letras bellas.
      Mi voto.
      Volivar

      • Avatar de Saritalacasita

        Saritalacasita

        2 julio, 2012

        muchas gracias Volivar, siempre es un placer recibir comentarios positivos tuyos, ya que creo que eres un gran escritor.
        Un abrazo. :)

    4. Avatar de

      reka

      28 junio, 2012

      Decisión siempre erronea y triste desenlace, pero buenísima narración. Mi feliciitación Saritalacasita, mi saludo y por supuesto mi voto

      • Avatar de Saritalacasita

        Saritalacasita

        28 junio, 2012

        Muchas gracias Eidan. Me gusta saber de nuevo de ti, a ver cuando leo algo nuevo tuyo. Un abrazo.

    5. Avatar de Irma

      Irma

      3 julio, 2012

      Intenso! … Muy bien relato sin duda… cada palabra va atada al sentir del protagonista y puede transmitirse al lector… me gusto mucho! Saludos y mi voto!

    6. Avatar de Envoy

      Envoy

      3 julio, 2012

      Vaya, tuve que agarrarme a la silla para no caer yo también. Muy bueno.

    7. Avatar de

      VIKY

      17 septiembre, 2013

      Saritalacasita,es la primera vez que te leo,que sensación de alivio cúando he terminado de leerlo.Mi voto.

    8. Avatar de Orfeo

      Orfeo

      17 septiembre, 2013

      Eres una romántica: la catedral, la belleza, la noche, el drama y el vuelo final. Muy bueno.

    Escribir un comentario