Camarón

Escrito por
| 376 3 |
    camaron

    Afilado, rubio, níveo entre los aceitunados,
    y con cáscara frágil; corazón de arte. Camarón.
    De un gaditano, de isla. De gustos andaluces,
    de afición taurina de niño, y de cante calé.

    Infancia rota, escuela sin edificio, escuela de patio.
    Escuela de gitano de fragua y de madre canastera.
    De escenario; la venta de Vargas, gitano fino.
    De horarios de tarde, de niño prodigio.

    Cádiz, tu tierra, tus hermanos, tu raza, tus gitanos.
    De prole hermanada, de arte de canastos cantados.
    Mayoría de edad celebrada en la capital.
    Llegaste corto y limitado para tocar todos los palos.

    Lejos de tu gente, tu arte exiliado. El dolor de un
    adolescente, encerrado en la jaula de los payos.
    Claro oscuros de una vida, de una infancia sin años.
    La futilidad de la vida, consumida en tus cigarros.

    Escenarios con recitales copados de payos.
    Payos, que para ti fueron el mundo del otro lado,
    Y tú, mirada penetrante y esquiva. Temerosa y fugaz,
    como el miedo a la fama, a los ruidos estridentes.

    Con el talento en tus fandangos, tus “seguiriyas”, bulerías
    y tangos. Tu alegría, estrella fugaz. Tu camisa rota de alegría.
    El “no entender” del mundo con normas de otra raza,
    caíste en la felicidad mortecina de la otra camisa.

    El cobijo de la aguja afilada de la heroína.
    El asilo prematuro de la casa del psiquiatra,
    del amigo. De la vuelta al mundo más jondo,
    más hondo. Como tus quejidos.

    Como tu escenario, como tu sentimiento.
    Tu fuiste el duende, duende rizado. De estampa
    de profeta, de oros en las manos, y de tatuaje
    palmeado. El tatuaje de la libertad.

    De la media luna, como la media vida que nos regalaste.
    De la estrella de David, que se reflejó en tu agua.
    Como el agua, siempre como el agua.
    Fluyendo en el arte, odiado por los más ortoxodos.

    Revolución que se instaura en tu porte.
    Ladrón de estilos, genio de los quejidos.
    Londres conquistado, y fin de la efímera alegría.
    De Nueva York a Badalona.

    Al dolor lacerante de la “Dolores”,
    La “Chispa” que se apagaba.
    La compañera, la niña. La gitana guapa,
    que se deshacía en el llanto de la vida.

    Y tú. A tu isla, siempre tu isla.
    En el alto te llevaron, con tu bandera.
    Con tu corazón bicolor y con tu rueda.
    La del molino que soplaba en tu alma.

    Va por ti “Maestro”.

     

     

     

    David EPC ©
    (Poetízate)
    Todos los derechos reservados
    y copyright a nombre de David EPC,
    Valladolid, España 2012

    Comentarios

    1. Avatar de

      Ondina Marian

      2 julio, 2012

      ¡Grande CAMARÓN! y grande tu poema. Condensado, rotundo, lleno de alma, pasión y libertad. Como el mismo Camarón. Ha sido un placer leerlo.

    2. otililia

      3 julio, 2012

      Un poema profundo y grande como él…como tú escribiendo sobre él….. Una pena que los genios desaparezcan tan jovenes y con tanto que ofrecernos todavia en sus corazones…. Un gran placer leerte como siempre..!!!!

    3. lucia (@lucia_novo)

      3 julio, 2012

      Gitano de raza y porte
      Gitano que conquisto el norte
      del mundo con sus quejios
      penetrantes desde su enorme tronio.
      Va por ti PROFESOR

    Escribir un comentario

    Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.