Aprendí

Escrito por
| 287 | 5 Comentarios

 

 

Mi corazón fue un péndulo entre ella y la calle.

Che Guevara.

 

He aprendido, que la vida nos retorna todo con creces o de lo contrario, nos humilla, nos ensucia, nos come y nos devora con sus sabias enseñanzas. Aprendí que ella y tú, son tan distintas. Qué ella tiene la risa más pura y que tu risa ya no es para mí. Aprendí que comer muchos dulces me hace mal. Aprendí que puedo soportar mi alergia al sol. Aprendí  a observar con detenimiento infantil a esas personas tristes. Aprendí que suelo reírme demasiado cuando estoy nervioso. Aprendí de la vida y del dolor, del hambre, de la sensación de estar solo. Aprendí a escuchar las canciones lentamente. Aprendí a respetar lo irrespetable. Aprendí a querer a esas personas que viven aterrados por la pobreza.  Aprendí a no obedecer a los insultos hacía uno. Aprendí a querer sin ser correspondido.

Aprendí  a no ser tan celoso. Aprendí a cuidar con mucho esmero mis tulipanes y todas las flores que compro, todos los sábados. Aprendí a extrañar más a mis muertos, a mis fortalezas. Aprendí a aceptar las cosas como son, a no buscarle lo malo a todo. Aprendí a atrapar el mar con mis manos. Aprendí a tomar solo en un bar cualquiera. Aprendí a saborear la dulce agonía de la soledad, que triste, nos aprisiona el pecho. Aprendí a aceptar las cosas, por más duras que fuesen. Aprendí a narrar al viento, el deseo preñado de mis sentimientos, cursis. Maldita sea cursis. Aprendí a cantar en los karaokes para la agonía de los que escuchan. Aprendí a fumar más y dormir menos. Aprendí a  correr tras el viento.

Aprendí a conversar largo y tendido con Vale. Aprendí que no tengo remedio, que siempre escribiré y seguiré escribiendo. Aprendí que estoy triste. Aprendí que el valor de la palabra amor, no se limita a la felicidad, si no a tranquilidad. Aprendí a dormir totalmente solo y completamente en el frio. Aprendí que me quedaré solo, porque suelo ser el viejo renegón de toda la vida. Aprendí que no puedo vencer al sueño. Aprendí que las mujeres de treinta años son bastante maduras y menos románticas y por consecuencia tengo otra vez el corazón partido. Aprendí que las mujeres de treinta años, analizan más, te miran más. Aprendí que no tengo que dejarme llevar por mis locos impulsos. Aprendí que el dinero juega un papel importante en el amor, porque de amor no se come, ni de amor se viaja. Aprendí a reservar todos los vuelos posibles y nunca ir, por falta de tiempo, por falta de ganas. Aprendí con J, que aún hay esperanzas para mí. Aprendí que puedo ser papá si así lo quiero. Aprendí que tengo un aura limpia y pura. Aprendí que con la música de Eva Ayllon y de Lucha Reyes, me vuelvo más negro, más mulato, más sensible.

Aprendí que el tiempo, sana la piel herida por las palabras y el rencor. Aprendí que me queda bastante bien la camisa negra. Aprendí que hay momentos que me envuelve una tristeza profunda, terca, volátil. Aprendí que quererme es el primer paso para salir de la depresión. Aprendí que escribir es una buena terapia para sacar mis fantasmas y mis silencios. Aprendí que es mejor  quemar las cartas y poemas que tanto escribo en las noches. Aprendí, que el zurdo amor que ahora ella pregona, es sólo una mentira y que el tiempo me dirá la verdad. Aprendí que puedo pasarme el día entero leyendo. Aprendí que temas me vuelven nostálgico.

Yo no creo pero escucho lo que me dicen, pasa el tiempo siguen juntos, serán felices , entonces navega como un cuchillo este dolor, en el pecho. Y, arde. Quema. Y qué de mí que sigo solo y esperar por ti, que no me muevo y sigo aquí con tu recuerdo acá en mi cama, y, voy despacio, aterrizando el violeta de ese adiós, de tantas despedidas que he hecho, de tantas promesas. De sobre todo el afán horrible de querer enamorarme de nuevo. Qué lo que me prometiste parece un cuento, sé muy bien que yo no puedo cambiar mi suerte. Y, por eso, sobre todo aprendí a no creer en las promesas.

 

Abc: Y qué de mí – Eva Ayllón.

Comentarios

  1. Profile photo of Ana Martinez

    Ana Martinez

    15 agosto, 2012

    Eduardo…. me ENCANTA como escribes… me haces sentir un sin fin de cosas…
    leiste a Facundo Cabral? me hiciste acordar a el, a una frase que dice: “Naci para entender que la flecha nunca da en el blanco///Naci para sentirme mal, tal vez solo porque sospecho , culpa de la esperanza, que puede haber un mañana mejor”
    te recomiendo ese libro “paraiso a la deriva”
    gran narrador te voto te leo te sigo y espero siempre tus publicaciones
    saludos!

    • Profile photo of EduardoFlores

      EduardoFlores

      15 agosto, 2012

      Muchas gracias por tu comentario. Ya mismo leeré el libro del gran Facundo. ” Naci para sentirme mal tal vez sólo porque sospecho”, es verdad, quizás la esperanza abrumadora de todas las mañanas tercas, es eso. Sentirme mal, tan sólo por el leve sospecho de mis tristezas.

      Gracias por tu hermoso comentario.

  2. Profile photo of Richard

    Richard

    16 agosto, 2012

    Hola Eduardo.
    Sorprendido por el buen relato que acabo de leer.
    Totalmente humano, pleno de matices y de verdades.
    Me gustó mucho.
    Saludos y voto.

    • Profile photo of EduardoFlores

      EduardoFlores

      16 agosto, 2012

      Gracias Richard, a veces es bueno escribir en nuestra propia piel. Para que nuestras heridas duelan menos.

Escribir un comentario

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.