Cambio de vida

Escrito por
| 342 | 9 Comentarios

Cambio de vida

La cabaña estaba en medio de las montañas, no lejos de la ciudad, pero sí lo suficiente como para apartarse convenientemente de la rutina. En el hogar ardían algunos leños, cuyo calor hacía agradable el ambiente, en contraste con el intenso frío del exterior.

La pareja cenaba en silencio, a la luz de las velas. Tenían por delante todo el fin de semana, y parecían de acuerdo en disfrutar cada momento compartido. Él la había invitado a su refugio, a un mes de haberla conocido. Ella había asistido a la presentación de su último libro, y se había acercado con un ejemplar para autografiar. Había hablado con particular interés de los temas tratados en la publicación, y él había quedado sorprendido por el profundo conocimiento que ella demostraba.

Aunque no era una mujer extraordinariamente bella, se había sentido fuertemente atraído por sus rasgos exóticos, y sus ojos negrísimos, que rodeaban de misterio cualquier intento de leerle la mirada.

El éxito de su libro lo había tenido muy ocupado, por lo que se habían visto sólo un par de veces más. Ahora, en este lugar apacible, el pensaba recuperar el tiempo perdido. Desde que la vio por primera vez, supo que su vida iba a cambiar. Comenzaba a transitar un camino sin retorno: su vida de bohemio, su soledad, sus amores pasajeros, se desdibujaban frente a la luz de aquella enigmática sonrisa.

Las copas, al tocarse delicadamente, emitieron un dulce sonido, que permaneció en el aire, cual broche de oro musical, para aquella escena cargada de romanticismo.

Ella posó sus manos sobre las de él, con exquisita suavidad, mientras abría el abismo de sus ojos, para que él se lanzara, confiado. Y el se lanzó. Se entregó a aquellas sublimes sensaciones, que lo atraían irremediablemente. Se dejó llevar. Ya sin fuerzas para resistirse, se vio cayendo en un espiral oscuro, tenebroso, estremecedor, como aquellas horribles garras que subían por sus brazos, hacia su cuello, y comenzaban a apretar.

Comentarios

  1. Profile photo of El-Moli

    El-Moli

    3 agosto, 2012

    Muy bueno Hugo, no me gustaría conocer a esa dama.
    Un abrazo y voto.

  2. Profile photo of Maqroll

    Maqroll

    3 agosto, 2012

    Me gusta. Hay varias veces el pronombre”él” sin tilde; y la verdad es que no sé si la nueva Ortografía del Español presenta alguna novedad al respecto, como ha ocurrido con los pronombres demostrativos. Lo miraré. En el cuento hay una frase muy buena (en cuanto a su prosa, aunque le sobran adverbios terminados en “mente”): “Aunque no era una mujer extraordinariamente bella, se había sentido fuertemente atraído por sus rasgos exóticos, y sus ojos negrísimos, que rodeaban de misterio cualquier intento de leerle la mirada”. Enhorabuena.
    Saludos.

    • Profile photo of hugojota

      hugojota

      3 agosto, 2012

      Gracias, Maqroll. Tienes razón, olvidé dos veces el tilde en el pronombre “él”. Resulta para mí imperdonable. Pero esta página no permite la corrección, quedará así.

  3. ana almada

    4 agosto, 2012

    Me atrapó de principio a fin.
    Y me palpitó bien fuerte el corazón cuando esas garras tomaron su cuello….
    Brrrrr….
    Impecable.

  4. Profile photo of Rafael Baralt

    Rafael Baralt

    4 agosto, 2012

    Amigo Hugo, interesante relato acerca de una muy extraña situación. Mi voto y un abrazo!
    Rafael Baralt

  5. Profile photo of

    volivar

    4 agosto, 2012

    HUGOLOTA: hermoso relato; imagino al escritor en aquella cabaña; un hombre de vida solitaria que de pronto adquiere un gran amor… pero, al entregarse a sus placeres, las garras de ella lo atrapan, lo aprietan, ¿y habrá una segunda parte en la que nos cuentes si nada más lo apretó amorosamente o le impidió el respiro?
    Excelente, amigo, felicidades.
    Mi voto
    Volivar

Escribir un comentario

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.