Diarios

Escrito por
| 149 2 |
    “Escucha, dime, siempre fue de este modo,
    algo falta y hay que ponerle nombre…”
    Blanca Andreu

    UNO

    Te han dicho “vividor”, siempre has sido vividor, crees que eso es una ventaja que Dios en su benevolente amor te dio. A qué ser muy tonto para renunciar a eso. Eres vividor del dolor, de corazón infame que te juega en contra muchas veces. Eres vividor de las hojas rayadas dónde apuntas todo y luego quemas. Por ser muy cursi, muy rudo, muy tenaz, muy salvaje o muy feliz. No tienes vida pero sin embargo eres un vividor. Y, ahora devoras con intranquilidad el helado tricolor que compraste en el SuperMercado en oferta, y definitivamente, te sientes un completo vividor y sonries con el descaro malcriado de tu inocencia.

    DOS

    Hablas con J, sientes que ella tiene razón en todo, sientes que es inteligente, bella y audaz. Tienes la sensación que te mientes, que como siempre, le vez a todo el lado negativo, enamorarte no está en tus planes. Enamorarte, no puedes. Te están buscando matador. No tienes el derecho a reconocer tus sentimientos en el sublime de tu alma. No. Pero sin embargo, has notado algo, en ese pecho vacio, al mirar tu bandeja llena de esos mails que a veces te parecen absurdos, al calcular la eterna paciencia de J, al aguantarte, todas y absolutamente todos los engreimientos asesinos.
    TRES
    Falta un día para el santo de S, y lo único que puedes hacer o aspirar a hacer es quemar la carta alucinada que le escribiste la otra vez y que por órdenes internas de los seres que habitan en ti, no mandaste. Sabes que S, está feliz y contenta. Sabes que no se hablan, porque no tienen de qué hablar. ¿De su enamorado?  ¿ de J ? ¿ Del dinero ?
    CUATRO
    Sigues escribiendo en el cuaderno marrón de su tertulia, las razones de tu vida. Poemas cortos, que se confunden con partes del alma chorreadas en ese cuadernito enfelpado que aún conservas. Quizás seas el último romántico de  la tierra, pero eres así. Una especie rara, un tipo que mide sus cosas. Pero también eres la persona indicada para destruirte, matarte, odiarte. Culparte, sobre todo eso, culparte.
    CINCO
    J, te mira con un amor incalculable, te habla de boda y te imaginas casado y te ríes, y ella pregunta el por qué de la risa. Y tú sólo ríes y la besas despacio. Pero ella sigue sería, es inteligente y sabe que eres un tipo de cuidado, un tipo raro de esos de biblioteca.
    J tiene la mirada vidriosa, lo notas, la miras con eterna paciencia y la abrazas y le dices tonta, y ella ríe. Pero tienes un miedo horrible. El miedo consiste en conquistarla y luego terminar dañándola por las estupideces que sueles hacer. Y entonces tomas distancia, y ella sigue ahí, tratando de no aburrirte. Haciendo muecas raras y preguntándote sobre tu cita en el doctor. J, tiene algo especial, que quizás, como siempre, tú no merezcas.
    SEIS
    He comprado bastantes tulipanes. D, me ha venido a visitar y cree que estoy mal, que no he escrito nada, que soy una persona solitaria, que debo salir, que debo estar bien con todo el mundo y sobre todo conmigo.
    Salgo con D y nos vamos a un bar de Barranco. Hemos tomado más de la cuenta y D está hablando de mí y de ella. Yo detesto que D hable de los dos, porque los dos somos demasiado complicados. Ella es perfeccionista y yo pacifista. Ella es deportista y yo la observo. Toma y sigue tomando, me da un beso y todo se queda en silencio perpetuo. La agarras y te la llevas, ella duerme en tu cama y tú en el mueble. La mañana ha tardado en llegar. Y entonces te das perfecta cuenta, qué eres tú el único que se hace la vida a cuadritos. Te das cuenta que eres esa persona que escribe, mientras bebe champagne, pero a la vez está triste. Porque te destruyes, te vengas, te arañas y sobre todo te odias. Sí, te odias.

    Comentarios

    1. Avatar de

      volivar

      12 agosto, 2012

      Eduardoflores: un cuento hermoso, muy bien narrado en donde viertes sentimientos profundos, íntimos, lindos. Te felicito por haber escrito esto que me ha gustado, que lo he disfrutado.
      Mi voto
      Volivar

      • Avatar de EduardoFlores

        EduardoFlores

        13 agosto, 2012

        Gracias Volivar, pero estos fragmentos no es un cuento. Es mi vida, esa vida que a veces me arranca el alma en plena leva.

    Escribir un comentario

    Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.