Entre ginebras y camareras

Escrito por
| 514 10 |

    Pudieron llenar su casa de estrellas fugaces y almendros en flor pero eligieron llenarla de gritos y de reproches. Pudieron cambiar el rumbo en cualquier momento, tomar la deriva correcta, pero el corazón no tiene cartas marítimas que señalen bajíos ni salientes, ni una luz de faro parpadea advirtiendo de ningún peligro. El caso es que lo intentaron, pero no pudo ser.

    Ahora, que cada uno va por su lado, que habrán conocido a otras personas, que caminarán por el centro de la ciudad agarrados de otras manos. Ahora, que se habrán acostumbrado al tacto de otras pieles y que pasearan por los mismos lugares por los que una vez pasearon juntos. Justo ahora, que los planes de futuro serán totalmente distintos a los que una vez soñaron, abrirán un cajón o una de las cajas que guardaron en el trastero cuando hicieron la mudanza y aparecerán, inoportunas, como las tormentas de verano, un par de fotografías que se hicieron durante su último verano juntos. Quizás a ella no le importe. Quizás no se le remueva el alma al ver esa fotografía en la que los dos sonríen en primer plano mientras que detrás de ellos anochece en París, o en Londres o en una playa de Almería. O tal vez si. Tal vez no sea capaz de aguantar el llanto cuando sostenga entre sus dedos aquella otra foto en la que con bufandas y gorros de lana tratan de hacerse fuertes abrazándose delante del invierno. Tal vez un par de lágrimas, delatoras de la pena, confiesen que lo echa de menos a pesar de todo.

    Y a él puede que le pase lo mismo. Puede que él, cada noche al llegar a casa, se derrumbe sobre el sillón y coja el teléfono con la intención de llamarla. Para pedirle que regrese o simplemente para escuchar su voz. Puede que en un esfuerzo por recuperar la cordura haya olvidado por completo el dolor que le causó la escena de aquella noche en la que, desde el balcón, observó como ella tomaba un taxi para irse para siempre de su vida. Quizás siga teniendo su recuerdo fresco. Puede que hubiera otras mujeres después de ella. Incluso puede que amara a alguna. Quizás otras lo amaran a él, pero es posible que andara tan perdido peleando con sus viejos fantasmas que no se diera cuenta y, claro, acabaron marchándose dolidas, hastiadas, cansadas y llevándose prendidas de sus bocas la esperanza. O sencillamente puede que él también la haya olvidado. Que ya no recuerde a qué sabía su boca, ni cómo sonaba su nombre en sus labios. Puede que no recuerde nada que tenga que ver con ella.

    Puede que algún día se encuentren, yo que sé, en la puerta de un garito. Puede que él haya bebido más de la cuenta y que ella vaya con otro tipo de la mano. Puede que no se reconozcan. Que pasen tan cerca el uno del otro que se rocen y no se saluden. Pero la piel, que nunca miente como tampoco mienten nunca las pupilas, se les erizará cuando se rocen. Se les pondrá el vello de punta y un escalofrío, como un navajazo, les recorrerá la espina dorsal. Aun así, puede que no se miren. Pero cuando él vuelva a la barra a pedir la quinta ginebra y ella se monte en el coche con el otro tipo, les sabrá la boca a fracaso y a derrota. Él seguirá bebiendo solo hasta que la camarera no aguante más sus tonterías de borracho y llame al portero para que lo eche del local y ella llegará a su casa y esa noche no invitará al tipo a subir. Y pensarán en lo que pudo ser. Pensarán en todas las estrellas fugaces y en todos los almendros en flor que no habitaron en su casa porque no pudo ser, aunque lo intentaran con todas su fuerzas. Pensarán en qué coño es lo que hicieron mal. Pensarán el uno en el otro y se maldecirán por no haber sido capaces de corregir el rumbo cuando todavía estaban a tiempo. O tal vez no. Tal vez se sientan bien, casi felices, porque cada uno a su manera, consiguió atracar en el puerto que la suerte, el azar, el destino o lo que cojones sea, les había deparado: ella, con ese otro tipo; él, entre ginebras y camareras.

    Comentarios

    1. Carmen

      6 agosto, 2012

      Podría ser todo lo que dices, o tal vez no…Me ha gustado mucho, como siempre. Un gran placer leerte y perseguirte. Gracias por la dosis!! Un abrazo Señor Iranzo!!

    2. Avatar de Cardamomo

      Cardamomo

      6 agosto, 2012

      Excepcional relato, triste en el fondo pero no exento de esperanza ¿es todo cuestión de modificar el rumbo? Bien llevado y con una descripción de las diversas situaciones de nota. Me quedo con la de “aquella otra foto en la que con bufandas y gorros de lana tratan de hacerse fuertes abrazándose delante del invierno”. Llevo poco por aquí y me sorprende el aire tristón y melancólico que envuelve la mayoría de los escritos ¿Será que la crisis también empieza a hacer mella en el espíritu de los amantes de las palabras?

      Un saludo.

    3. Avatar de Cuentoconvosotros

      Cuentoconvosotros

      6 agosto, 2012

      Me encantan el tono que mantienes en este ¿relato?, ¿o más bien poema en prosa? En todo caso, enhorabuena por haber sabido remar con tanta habilidad entre géneros. Me admira la habilidad para combinar lo narrativo con lo lírico sin empantanarse. Sugeriría que tal vez se podrían limar algunos detalles, más que nada informaciones redundantes como “delatoras de pena” (creo que la idea de pena está implícita ya en la palabra “lágrinmas”. En otro orden de cosas, me parece que faltan algunas tildes (pasearan, si, que). Ah, me voy a permitir una pregunta no sé si inopurtuna. Verás, me da mucho coraje que la RAE no admita todavía como correcta las formas regulares del imperfecto de subjuntivo del “andar” y me ha llamado la atención que utilices “andara” en voz del narrador (en lugar de la forma académicamente correcta “anduviese”). Yo tiiendo a usar la s formas regulares en voz de personajes que hablan en contextos coloquiales, pero creo que no me atrevo a poner “andara” cuando habla el narrador por mucho que yo usu normalemnene “andara” y no “anduvise” en mi vida cotidiana.
      Pido disculpas si he aburrido con disquisiciones gramaticales y te envío mis felicitaciones.

    4. Avatar de Luna.de.lobos

      Luna.de.lobos

      7 agosto, 2012

      Me encanta cómo fundes siempre el puro sentimiento con la más cruda realidad… creo que es algo que yo nunca sabré hacer.
      “Pero cuando él vuelva a la barra a pedir la quinta ginebra y ella se monte en el coche con el otro tipo, les sabrá la boca a fracaso y a derrota”
      Sólo un apunte gramatical: “detrás suya” (párrafo 2º), sería “detrás de ellos”, si no me equivoco.
      Un abrazo, Álvaro!

    5. Avatar de hugojota

      hugojota

      7 agosto, 2012

      Es un relato excelente, lleno de imágenes que uno puede vivir al leerlas. Apunto lo mismo que Luna, “detrás de ellos”, y al final de ese párrafo dice “hecha de menos”, debe decir “echa de menos”. También agregaría algunas comas, para sacarle un poco de vértigo, pero eso es opinable. Mi voto y mi saludo.

    6. Avatar de Alvaro.Iranzo

      Alvaro.Iranzo

      8 agosto, 2012

      En primer lugar, muchas gracias por tomaros la molestia de dejar un comentario por aquí. Y en segundo…pues no tengo excusa, la verdad. Al leeros me he puesto rojo de cojones: faltas de ortografía “im-per-do-na-bles”, tiempos verbales incorrectos…un desastre. Sólo alegaré en mi defensa que lo escribí a vuela pluma y no me paré a corregirlo. De esa sobrada, llegan estas cagadas.
      Para el próximo, prometo corregirlo exhaustivamente.
      Si me gustaría hacer un pequeño inciso sobre “lágrimas delatoras de la pena”. Era intencionado que sonara redundante. Quizás no fuese acertado, pero era mi intención hacer hincapié en esa idea.
      Un saludo a todos y gracias por las correcciones.

    7. Avatar de Edu P.E.

      Edu P.E.

      11 septiembre, 2012

      Te aseguro que este relato, junto a otro, también tuyo que leí de la cola del cine, son las dos mejores composiciones que he leído en Falsaria. Te quiero decir, amigo, que me he leído tu blog completo, en una tarde, y tienes una forma de escribir que vicia. Pásate más por aquí o por tu blog, pero escribe más, hazlo por los que disfrutamos leyéndote. Un saludo.

      Tienes mi voto.

    8. Avatar de Mabel

      Mabel

      29 septiembre, 2013

      Me ha gustado tu relato. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

    9. Avatar de NicolasMattera

      NicolasMattera

      29 septiembre, 2013

      Hola Alvaro, este no lo había leído, es bueno, melancólico, intenso. Es un poema.!
      Abrazo

    Escribir un comentario

    Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.