La terapia

Escrito por
| 488 19 |

    Eva había esperado demasiado tiempo, casi tanto, que sus mejores recuerdos ya le parecían  sueños. La vida que quería le era ajena, imposible. Estaba decidida a tomar una determinación drástica si no conseguía solucionarlo. Llevaba años de terapia y no veía resultado alguno. El hipnotizador no entendía la angustia que le causaba su fobia y las sesiones se habían sucedido sin que ella se sintiera capaz de volver a retomar su añorada vida. Había decidido que, pasase lo que pasase, aquella sería su última sesión.

    –….4, 3, 2, 1 …. Despierta. –Su voz fue acercándose con paso firme hasta adquirir una presencia rotunda que no dejaba espacio para nada más.

    –Eva, creo que esta vez lo hemos conseguido. Tu aerofobia acaba de pasar a la historia, puedes estar tranquila y volver a hacer eso que tanto deseas. –Le dijo el pertinaz terapeuta. –No entiendo muy bien como dices que hace tu vida imposible, hay mucha gente que convive con ella sin demasiados problemas. De cualquier forma, subrayó el hombre, tómatelo con calma y no te presiones demasiado, ten paciencia.

     Eva, se despidió con una calidez inusual. Aquel era un buen hombre sin duda, pensó. La mirada de la chica inquietó  al  hipnotizador, que la acompañó hasta el ascensor. Cuando se cerró la puerta tras ella, se quedó dubitativa. Su mirada, posada sobre la botonera, parecía vacía. Su dedo indice, en  un gesto mecánico, estaba  a punto de pulsar el botón de la planta baja, cuando rectificó y presionó el 15, directa a la azotea.

    El terapeuta, estaba aun detenido frente a la puerta, intentando comprender el origen de su inquietud, cuando se percató de que la flecha que indicaba que el elevador subía, se acababa de iluminar. Antes incluso de pensarlo, se vio corriendo escaleras arriba en una carrera desaforada. Le separaban 6 interminables plantas.

    Ya en la terraza, Eva se despojó de su vestido y se quedó totalmente desnuda. Su cabello estaba revuelto por el aire y cubría parte de su rostro. Con la barandilla de seguridad a su espalda, entornó los ojos y fijó la vista en el horizonte. La ciudad desde allí, adquiría una apariencia diferente, más ordenada, más pausada. El sonido del bullicio de la ciudad era amortiguado por un viento que la  llamaba.

    Cuando el hombre llegó a la última planta, se encontró con la pequeña puerta que daba paso a la terraza, abierta. El aire la batía, dando golpes secos que le estremecían. Se asomó temiendo lo peor. Su mirada se encontró con la de Eva, que ya había notado su presencia. Le esperaba. Ella le susurró unas palabras y volvió a girar su cabeza al frente. Un segundo después, inclinando su cuerpo hacia adelante, se dejó caer al vacío.

    El grito del hombre aun retumbaba en la azotea, cuando una silueta extraña remontó el vuelo en el horizonte, alejándose del edificio. Ahora entendía su angustia. Eva se había curado. Volvía a ser un ángel.

    Comentarios

    1. Avatar de

      volivar

      5 agosto, 2012

      Pedro Gda. Qué final, amigo… uno pensando que Eva se tiraría de la azotea; pero no, luego se despoja de la roja, y uno piensa que se volvería todo amor, para, al final, elevar el vuelo convertida en ángel.
      Esto, amigo, es ser muy buen escritor.
      Te felicito.
      Mi voto.
      Volivar

      • Avatar de PedroGda

        PedroGda

        6 agosto, 2012

        Gracias amigo Volivar, me alegra que te guste esta historia.

    2. Avatar de GIO§

      GIO§

      5 agosto, 2012

      Definitivamente fantástico relato, que bien…….., saludo.

    3. Avatar de 1000Luna

      1000Luna

      5 agosto, 2012

      Tu historia me ha angustiado, sorprendido y encantado ¡Genial!
      Un abrazo y mi voto.

      • Avatar de PedroGda

        PedroGda

        6 agosto, 2012

        Gracias 1000Luna, en estos tiempos grises de desesperanza a veces hay cosas fantásticas que no somos capaces de valorar aunque pasemos mucho tiempo frente a ellas. Incluso necesitamos ver volar a un ángel que anda desesperado por recuperar su don, para reconocerlo.

    4. Avatar de Irma

      Irma

      6 agosto, 2012

      Que gran relato, encuentro en él un especial significado… Gracias por compartir tus escritos, un saludo y mi voto!

      • Avatar de PedroGda

        PedroGda

        6 agosto, 2012

        Gracias Irma, me alegra saber que lo has encontrado. Otro saludo para ti,

    5. Avatar de Rafael Baralt

      Rafael Baralt

      6 agosto, 2012

      Amigo Pedro, me ha encantado tu cuento. El final es de por sí sorprendente.
      Mi voto y saludos,
      Rafael

    6. TAIKU TAO

      7 agosto, 2012

      Inesperado final. ¡Muy buen cuento!

    7. Avatar de VIMON

      VIMON

      22 agosto, 2012

      Muy buen relato, Pedro, saludos y mi voto.

    8. Avatar de Luna.de.lobos

      Luna.de.lobos

      31 agosto, 2012

      Con la boca abierta.
      Tan acostumbrados estamos a la realidad, que en cuanto se mueve una minúscula pieza, nos asombramos.
      Muy bueno, Pedro.
      Un abrazo!

    9. Avatar de PedroGda

      PedroGda

      6 noviembre, 2012

      Gracias Luna. A veces creo que la realidad se pliega para caber en nuestra estrecha mente y no sobrepasarnos. Es toda una deferencia a nuestro limitado entendimiento.

    Escribir un comentario