Yo tres

Escrito por
| 482 18 |
    Yo tres

    Era ocasión de festejar, esa botella de vino se hallaba lejos de lo que su bolsillo podía permitirle hasta ese día, pero a partir de la mañana siguiente sería parte de los lujos consentidos a un Gerente de Banco.

    Un intenso color rojo rubí se apodero de la copa y su aroma se desprendió lentamente dejando una marcada sensación a frutos rojos silvestres, en la boca se tornó un tanto áspero, supuso que bebidas  de tal categoría producirían sin duda esos efectos desconocidos para él.

    El sopor lo atacó instantáneamente a punto tal que su cuerpo se tornó ingobernable, cayendo suave pero pesadamente en el sillón.

    El molesto timbre del reloj despertador atormentaba de un modo irreconocible sus oídos, abrió sus ojos y aunque el minutero aún no había llegado a doce ya había escuchado la alarma.

    Se dirigió al baño con los ojos semicerrados, antes de abrir la canilla su cuerpo recibió el agua en forma de gotas sobre el rostro, pensó que la resaca le estaba jugando una mala pasada.

    El agua se terminó y recién ahí su mano se posó en el grifo cerrándolo.

    Algo no andaba bien, sus sentidos estaban desincronizados, cuando el espejo le devolvió su figura esta estaba distorsionada, no llegaba a reconocerse, salió raudo del cuarto de baño en busca de un aliviador café, el cual ya estaba en sus manos y sus labios lo sorbían pausada casi interminablemente.

    El piso comenzó a moverse literalmente desde su perspectiva, los recuerdos es decir su vida eran el reflejo de un caleidoscopio.

    Su cerebro se columpiaba entre el pasado e imágenes que debían ser el porvenir, intentó cerrar los ojos como queriendo no ver algo que jamás vería, pretendió detener su mente fijándola en un hecho del ayer, y recordó ese día cuando antes de verla prometió no olvidar ese momento ni como se sentía en aquel preciso instante capturándolo para poseerlo,  echándole mano cuando la ocasión así lo exigiese y éste era uno de esos instantes.

    La vio abrir los ojos amorosamente, sonreírle, ofrecerle su seno desnudo y entregarse al amor, pero esta vez no fue igual, recordó todo y más, aprehendió eso que nunca deberíamos saber.

    Su ser temblaba, surfeando sobre las olas del tiempo, sus ojos vieron el abandono a la rutina, las compras, el caviar, el amor, el final  y no lo pudo comprender, intentó capturar el origen y no logró más que angustia y desazón pretendiendo acomodarlo todo a su estructura.

    Gracias a Dios la oscilación se detuvo, quiso mantenerse en blanco, alucinaciones de ese tipo no son buenas para nadie.

    Se calzó el traje  y partió rumbo a las nuevas oficinas.

    Una bonita secretaria lo estaba esperando para indicarle cual sería desde ese día su nuevo lugar de trabajo.

    Ya le acomodé sus cosas, necesita algo más? – Señor.

    No, Gracias – le respondió.

    Observó su escritorio y se esforzó, sin éxito, en no ver el portarretrato, la imagen lo invadió era ella, si era ella.

    Luego la ventana, el asfalto gris, los huesos rotos. El final, pero no cualquier final, sino el que él había elegido, su final.

    Comentarios

    1. Avatar de Per

      Per

      27 agosto, 2012

      No está mal, has dejado alguna explicación de más, que sin ella nos haría soñar más, pero me gusta.

      • Avatar de nanky

        nanky

        28 agosto, 2012

        Coincido contigo Pernando, pero es ese el eterno dilema. Muchas gracias por tu tiempo para leer y comentar. Un gran saludo desde Buenos Aires.

    2. Avatar de Nalleba

      Nalleba

      27 agosto, 2012

      Bonita historia, todo cambia cuando el éxito te envuelve.
      Un saludo.

      • Avatar de nanky

        nanky

        28 agosto, 2012

        Nalleba muchas gracias por tu lectura y comentario, es muy alentador. Un gran saludo desde Buenos Aires.

    3. Avatar de PedroGda

      PedroGda

      27 agosto, 2012

      Este texto tuyo me sugiere varias cosas, quizá de forma errónea, después de todo tendemos a mirar con cierta inclinación que nos predispone. Si tengo que hacer caso de ellas, solo puedo decirte que a veces, nuestra mirada mengua por la falta de esa persona que nos marca la dirección de la mirada y que tendemos a confundir la inspiración que nos activa el talento con la chispa que llevamos dentro y que realmente lo enciende. MIrar dentro y encontrar esa chispa para cuidarla y avivarla seguro que permite inspirar nuevas miradas sobre horizontes más amplios. Brindemos por ellos, sin retrosabores ásperos que estropeen la ocasión. Voto.

      • Avatar de nanky

        nanky

        28 agosto, 2012

        Estimado Pedro, me encanta tu lectura, nuestra historia personal y colectiva es un relato y cada uno le va dando forma, desde que nacemos hasta que morimos interpretamos la vida a nuestro modo, lo interesante radica en tratar de darle el mejor de los finales. Un placer contar con tu lectura, un fuerte abrazo desde Buenos Aires.

    4. Avatar de

      volivar

      28 agosto, 2012

      Nanky: narración muy bien estructurada para llevarnos a ese final que, al menos yo, nunca esperaba; final que cerró, como se dice prosaicamente, con “broche de oro” el relato.
      Felicidades, amigo.
      Mi voto
      Volivar

      • Avatar de nanky

        nanky

        28 agosto, 2012

        Es reconfortante saber que estás ahí, siempre, con tu palabra de aliento. Un gran abrazo a mi amigo Volivar.

    5. relatourbano

      28 agosto, 2012

      Me gustó tu relato, Diego, es una buena mezcla de realismo y onírico, dejas que el lector imagine lo que puede estar ocurriendo porque no lo cuentas todo en detalle. Creo que le párrafo que empieza por “Su cerebro se columpiaba” es un poco farragoso (confuso), no aporta mucho, quizá deberías retocarlo para mejorar todo el relato. Pero precisamente ese inicio “su cerebro se columpiaba” es muy bueno!

      Me encantó el final, su final, muy bueno Diego. Saludos mañaneros , Jose María

      • Avatar de nanky

        nanky

        28 agosto, 2012

        Jose María, es cierto que el párrafo es confuso, tienes razón y no es por capricho pero dentro de esa confusión están las huellas que me arrastran a escribir, posiblemente pueda percibirlas unicamente yo, pero son sanadoras y catárticas. Te agradezco infinitamente la lectura y el comentario. Un fuerte abrazo desde Buenos Aires.

    6. Avatar de oscardacunha

      oscardacunha

      28 agosto, 2012

      A mi personalmente me parece la clave de todo el relato ese párrafo que comienzas con: “Su cerebro se columpiaba…”. Muchas veces, demasiadas, intentamos gobernar nuestra mirada hacia los horizontes que en nuestra imaginación nos prometen la felicidad. Pero nuestra mente no se “columpia” por azar, aunque a veces le echemos la culpa al vino. Ese balanceo, esa sensación de irrealidad que nos avisa desde dentro que el punto de equilibrio está al borde del abismo.
      Fascinante final: huesos rotos.
      Un abrazo y mi enhorabuena por el relato.

      • Avatar de nanky

        nanky

        28 agosto, 2012

        Agradecido por la lectura y más por el comentario, me sigue maravillando la cantidad de interpretaciones que puede contener una frase, acrecienta mucho más mi relativismo. Un gran saludo desde Buenos Aires.

    7. Avatar de Richard

      Richard

      31 agosto, 2012

      Impresionante relato Nanky.
      Una atmosfera pesada creada en forma magistral en un cuento que lo requería.
      Abrazo y voto.

      • Avatar de nanky

        nanky

        31 agosto, 2012

        Richard, gracias por la lectura y más por el comentario, es alentador haya alguien del otro lado. Un gran saludo desde Buenos Aires.

    8. Avatar de Luna.de.lobos

      Luna.de.lobos

      2 septiembre, 2012

      Muy bueno, Nanky.
      Al principio me ha costado asimilar el corte entre el párrafo en el que se sienta en el sofá a beber, y en el que se despierta. Sin embargo, me he dado cuenta de que son imprescindible esos cambios tan bruscos, para darle ese ritmo diferente, confuso y ebrio al texto.
      Un abrazo,
      Luna

      • Avatar de nanky

        nanky

        3 septiembre, 2012

        Gracias por tu amable lectura y comentario. Un gran saludo desde Buenos Aires.

    9. Avatar de VIMON

      VIMON

      4 septiembre, 2012

      Excelente relato, Nanky, de mucha intensidad y muy bien logrado. Saludos y voto.

    10. Avatar de

      volivar

      5 septiembre, 2012

      Nanky, ya te envié mi comentario, pero al ver que gustan mucho tus narraciones, me he dicho: nuevamente a felicitar a ese cerebrito que escribe desde Buenos Aires.
      Enhorabuena, querido amigo. ¿Sabes algo de Gudea de Lagash? Seguramente anda en eso de la publicación de sus libros… si te digo, Nanky; como dijo don Quijote: “con el clero nos topamos, Sancho amigo”.
      Volivar

    Escribir un comentario