Amistad que duele

Escrito por
| 86 | 2 Comentarios

La melancolía pasaba por tus ojos y se filtraba en la almohada cuando sonó el teléfono y diste un salto por el susto. Secaste esos ojos marrones y cristalinos como si por ellos se fuera a escuchar tu voz entrecortada.
-“Ho… Hola?”

Del otro lado se escuchó un suspiro que te reprochó al instante:
-“Qué es lo que te pasa, amiga?”
-“Nada, me dejó. No me escuchó y simplemente se fue…”
-“Cuántas noches vas a soportar estas cosas?, preguntó el joven.”
-“No sé, podés venir? Te necesito…”
-“Ya voy.”
Llegó a tu casa con la cara pálida, como si hubiese recorrido en su mirada, gotas de la más triste sal.
-“Me dejó! No sé cómo hacer para seguir viviendo…”
-“No hay problema, lo vamos a arreglar. Lo importante es que te olvidés por ahora de lo que pasó y puedas ser feliz. Intentalo, yo me quedo acá, con vos…”
-“Gracias, amigo, no sé qué haría sin vos”, le dijiste.
En ese momento notaste que su mirada estaba perdida. No le preguntaste qué le pasaba, pero en el fondo algo te decía que no estaba bien. Tomaron café y charlaron de cosas que te hicieron sonreir un poco.
-“Veo que estás mejor, me voy a casa.”, te dijo.
-“Gracias por todo, amigo mío, sos un ángel.”
Al irse, no te diste cuenta de la lágrima de sal que se derritió en el piso de tu puerta.
Y con el tiempo volviste con aquel que te juró no volverte a dejar…
La melancolía pasaba por los ojos de tu amigo y se filtraba en su almohada, esperó y esperó, pero nunca sonó el teléfono para él…

Comentarios

  1. Profile photo of hugojota

    hugojota

    20 septiembre, 2012

    El verdadero amor está más cerca de lo que se ve.

  2. Profile photo of VIMON

    VIMON

    20 septiembre, 2012

    Buen relato, Arcángel. Contar en segunda persona no es fácil. Saludos y mi voto.

Escribir un comentario

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.