El Manifiesto

Escrito por
| 220 | 8 Comentarios
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Cuatro rosas descansaban sobre su tumba, eran las impresas en la botella de Four Roses que alguien había dejado sobre ella. Solo cuatro personas habían acudido a despedirse de él, a darle su ultimo adiós. Tres varones, y una mujer, todos ellos de negro. Tampoco había rastro de sacerdote alguno, mejor, él lo hubiera querido así. El difunto, era un héroe anónimo, uno de los muchos caídos en la II Guerra Civil Española.

Ella era preciosa, de piel morena, estatura media, y una sonrisa que, en el tiempo en que aún la conservaba, enamoraba a la propia primavera. Pero ahora lloraba desconsoladamente y cada lágrima de aquella mujer, desprendía amor. Amor y culpa. Se culpaba por haberle dejado marchar, se culpaba por haberle dejado escribir aquel estúpido manifiesto. Si lo hubiera obligado a quedarse en casa, no estarían allí; pero él, siempre tan orgulloso, tuvo que escribirlo, tuvo que difundirlo, el manifiesto anónimo que causó esa guerra. Nadie de su bando supo nunca quién lo escribió, pero por lo visto, el enemigo lo tuvo muy claro desde el principio.

Ninguno de los tres varones hablaba, se dedicaban a consolar a la muchacha como podían. Ésta, una vez hubo recuperado el habla, se dispuso a leer el manifiesto. El dichoso manifiesto, de la manera que el difunto había pedido en su última carta. Uno de los hombres, el de pelo castaño, hizo los preparativos para el ritual.

Una vez estuvo todo preparado, sonando el “Ay Carmela”, la mujer sacó una arrugada hoja, el detonante de todo aquello, y se dispuso a leer:

“Compañeros, compañeras, pasamos por una época gris. Llevamos semanas manifestándonos pacíficamente frente al Congreso, diciéndoles que el pueblo está cansado, traemos alternativas y ellos ¿qué hacen? Nos echan a palos.

Nos gobierna un régimen pre-dictatorial, un gobierno elitista que, poco a poco, está debilitando a quienes disponen de menos recursos. No se cual es su objetivo, si es que tienen alguno, pero se cual es el resultado. El resultado es, que cientos de jóvenes, entre los que me incluyo, han tenido que renunciar a sus sueños, y a sus estudios. Las clases medias y bajas, han perdido gran parte de su poder adquisitivo. Los comités de empresa, y sindicatos, han perdido su poder de negociación, los funcionarios son maltratados. Juegan con nosotros, con nuestros sueños, con nuestras esperanzas, y lo más importante, con nuestras familias.

Esta situación se está haciendo insostenible. Estoy cansado física y psicológicamente y, la impotencia e indignación que sentía hace unos meses, se han convertido en rabia, en dolor. Un dolor que alimenta la ira. Y, como yo, miles de ciudadanos.

Por eso os llamo a todos, porque es hora de coger las riendas de nuestra historia. Porque siento vergüenza, solo de pensar que algún día tendré que mirar a mi hijo a los ojos, y explicarle que no podrá ser de mayor aquello que sueña, porque su padre se quedó de brazos cruzados. Porque prefiero que mire al cielo, y diga, orgulloso: “Ahí esta mi padre, porque luchó por regalarme un sueño”.

Por eso os llamo a todos, compañeros, compañeras, porque es hora de coger la pluma y escribir nuestra historia, con sangre, si es preciso. Si, con sangre, porque las palabras no las oyen, o hacen como que no. Es hora de recuperar ese sentimiento de justicia social que tuvieron nuestros antepasados. Es hora, de no ser compañeros, de ser hermanos. Es hora de organizarnos y unirnos. Porque la historia se repite, repitamos la historia que hirió de muerte otras opresiones.

Compañeros, compañeras, hermanos y hermanas, es hora de salir ahí fuera y alzar la voz. Es hora de salir ahí fuera…

¡¡Y LUCHAR!!”

Entonces, una vez hubo acabado de leer, rompió a llorar de nuevo. Su llanto estremeció a los animales, a las plantas, incluso a las propias piedras, no era un llanto, era dolor destilado.

 

PD: A pesar de transcurrir en un escenario geográfico real (España) el contenido íntegro del texto es ficción, y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Gracias por leerlo a pesar de su extensión. Un saludo.

Comentarios

  1. Profile photo of Saritalacasita

    Saritalacasita

    29 septiembre, 2012

    Querido Envoy, un relato increíble y duro!
    me ha gustado muchísimo, se me pone la piel de gallina al leer estas palabras.
    Tienes mi voto sin duda alguna.
    Un gran abrazo, amigo.

  2. Profile photo of

    Lidyfeliz

    29 septiembre, 2012

    Impactante, envoy. Las verdades hay que gritarlas con la voz o con la palabra, pero hay que gritarlas. Mi voto

    • Profile photo of Envoy

      Envoy

      3 octubre, 2012

      Totalmente cierto Lidy. Muchas gracias ;)

  3. Profile photo of Amerika

    Amerika

    30 septiembre, 2012

    Un relato con mucha vida, me ha llegado con fuego.
    Gracias amigo, un abrazo y mi voto.

  4. Profile photo of Soraya

    Soraya

    2 octubre, 2012

    Oh!! Envoy yo soy de las que lleva mucho tiempo pensando que a este paso se acerca II Guerra Civil Española, espero que tanto tu relato como mis palabras estén esquivocadas. Un relato intenso. Felicidades y mi voto. Un abrazo.

    • Profile photo of Envoy

      Envoy

      3 octubre, 2012

      Esperemos que no. Aunque si que es cierto que las cosas se están poniendo feas, confío en que haya más salidas. Gracias.

Escribir un comentario

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.