Llámame

Escrito por
| 406 9 |

     

     

     

    Algún día encontrarás un corazón a la altura de tu inocencia.

    Oswaldo Reynoso

     

    Llámame cuando sientas el mínimo olor a maracuyá. Llámame cuando extrañes odiarme y amarme, insultarme y abrazarme. Llámame al caer la tarde y al empezar la noche. Llámame cuando te pidan que por favor, dejes de fumar. Llámame cuando te enteres por tu propia cuenta que me gustas. Llámame cuando te sientas triste o hayas tenido un mal día  y por lo tanto necesites reír. Llámame en el exabrupto de mi risa. Llámame cuando sientas que el país donde estás viviendo no es necesariamente tu país. Llámame cuando escuches salsa. Llámame cuando tiembles de frío, de pereza. Llámame cuando quieras enamorarte.

    Llámame en el preciso instante que hayas tenido un dejavú.  Llámame cuando tengas sueño, tanto sueño que te duela la cabeza. Tanto sueño que el cuerpo te pida dormir y por supuesto no puedas, por tus preocupaciones, por tus peleas, por tu trabajo. Llámame cuando tengas deudas, porque yo no sé qué hacer con este dinero que gano sin el menor esfuerzo. Porque ahora recién me doy cuenta que el dinero no hace la felicidad. Llámame cuando quieras ir a beber y a divertirte. Llámame cuando encuentres la foto y la nota que te dejé en el ipod, porque me sé de memoria tu password . Llámame cuando te rías al recordar cada uno de mis chistes. Llámame cuando te des cuenta que me quieres más de la cuenta, más de lo que los dos debemos de querernos. Llámame en el intransitable rumor de tus pensamientos. Llámame cuando revisando tu celular encuentres mi número. Llámame cuando tengas ganas de pegar a alguien.

    Llámame sin permiso.  Llámame porque me llaman diario quince personas y ninguna es importante. Llámame para que me dictes las canciones que quieres. Llámame cuando me leas, cuando me leas y no te molestes. Llámame cuando se te pierda el encendedor. Llámame borracha. Llámame cuando veas la película que te recomendé. Llámame para preguntarme si soy yo o eres tú. Llámame para recriminarme el enamoramiento que siento. Llámame para quitarme o aumentarme el romanticismo de mi alma plebeya. Llámame por lo que más quieras o por lo que más odies. Ódiame por piedad yo te lo pido. Llámame por el simple hecho de escuchar mi voz. Llámame bajando del aburrido avión. Llámame para que me apures, por eso del dibujo que te prometí encuadrar. Llámame para que me des tu dirección de cualquier lado del mundo donde estés y así mandarte todas mis cosas, las más preciadas. Llámame para explicarme la diferencia entre los distintos tipos de bachata. Llámame para contarme de tu nuevo amor.

    Llámame para que me apure en sacar los zonzos papeles para viajar a estados unidos. Llámame para que me apure en acabar mi libro y ponerle tu nombre como dedicatoria. Llámame para decirme que extrañas Perú y más precisamente Lima y más precisamente a mí. Llámame para burlarte eternamente de mis caídas en las calles, de mis raptos de locura. Llámame para decirme que me calle y nos quedemos en silencio, los dos, examinando la vida. Llámame para que me apure en operarme la rodilla y así poder jugar fútbol. Llámame cuando tomes ron. Llámame cuando necesites que alguien te coquetee. Llámame en el morado perpetuo de tu mirada. Llámame por la misma sensación de llamarme.

    Llámame para adorarte y extrañarte. Llámame cuando necesites que alguien maneje. porque no estás en condiciones de hacerlo. Llámame para que cumplas las promesas pactadas, para no olvidarme lo que te prometí. Llámame cuando no sepas nada de mí los fin de semanas que suelo perderme. Llámame para comprarte todos los chocolates que quieras. Llámame para llamarte con tu segundo nombre. Llámame para cerrar los ojos y alucinar, sí, alucinar que estás muy cerca de mí, hablando lo más juntos posible. Pero sobre todo, llámame cuando vengas.

    Comentarios

    1. Avatar de Luna.de.lobos

      Luna.de.lobos

      2 septiembre, 2012

      “Llámame en el morado perpetuo de tu mirada”
      Creo que no hay mucho que decir… sólo que me ha gustado mucho.
      Un abrazo,
      Luna

    2. Avatar de

      Lidyfeliz

      2 septiembre, 2012

      Un hermoso grito desesperado, Eduardo. Te felicito. Me emocionó! Mi voto

    3. Avatar de

      reka

      3 septiembre, 2012

      Eduardo Flores, has escrito un hermoso compendio de razones para decir: La amistad es entrega sin condiciones ni excusas. Me ha gustado mucho. Un abrazo y mi voto

    4. Avatar de

      azulena

      4 septiembre, 2012

      Bellísimo. Al leerlo me emocioné. Felicitaciones

    5. @SaryTerreros

      7 septiembre, 2012

      Lo defino como un preludio sincero y muy emocionante.

    Escribir un comentario

    Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.