Mariposas gigantes en el estómago

Escrito por
| 394 3 |

    Creía que iba a ser diferente. Creía que iba a sentir algo así como mariposas gigantes en el estómago. Que después nos íbamos a besar, nos íbamos a tumbar un buen rato al lado del otro y que diríamos “te quieros” espontáneos a lo largo del día. Dormiríamos un rato y yo intentaría levantarme un poquito antes que él para observarle.

    Pero nada de eso sucedió. El sexo acabó resultando una decepción. No sentí placer, no sentí nada positivo. Grité, grité más que nunca. Pero de dolor. Él se había mantenido serio durante todo el coito y no me había mirado a los ojos ni una sola vez.

    No sangré. Pero ojalá lo hubiera hecho. Nada más terminar el acto amoroso no vio rastro de sangre y se marchó diciendo que era una guarra y que le había engañado.

     

    ¿Qué había hecho yo mal?

    Recuerdo que lloré a mares cuando se marchó de mi casa.

     

    Pero recuerdo aún más aquel día en el cual tuvo que haber terminado todo.

     

    -Lucía, lo siento tía, pero ya no siento nada más por ti.

    -Pero David, si ayer estábamos de puta madre… -primeras lágrimas.

    -Ya, ya. Si estoy bien contigo, pero no sé…no sé lo que me pasa.

    -No me dejes, David. No te precipites. No me dejes así por una rayada. -cascada de lágrimas.

    -No sé, no sé. Yo es que busco otras cosas en las tías. No sé, yo me entiendo.

    -Pero David…

    -Que me dejes tronca, coño. Ya he dicho lo que tenía que decir. Adiós.

     

    Y se fue. Rápido y con un andar chulesco. A lo lejos se pudo escuchar un “me cago en Dios”.

     

    Lloré como nunca lo había hecho en mi vida. Le quería como nunca había querido a un chico. Desde que empezó a juntarse con mi grupo de amigos, las chicas se empezaron a pelear por él. Con ese cuerpo era imposible estar soltero mucho tiempo. Y tuvimos esa suerte de encontrarlo sin ninguna dueña.

    Así que yo, Patri y Lore empezamos a seducirle, pero la que consiguió el trofeo fui yo. Era la más guapa y la que tenía mejor cuerpo. No tenían nada que hacer contra una rival como yo.

     

    Cuando empezó nuestra relación, no nos parábamos de besar. En la puerta del insti, en el parque, en mi portal. Todo el mundo nos miraba con envidia. Pero los besos empezaron a sabernos a poco y un día cuando todos nuestros amigos ya se habían ido, mientras nuestros labios se fundían, él me metió la mano por dentro de los pantalones.

    Mi primer impulso fue de apartarme y quitarle las manos de dentro.

     

    -¿Que pasa, no te gusta?

    -Sí, sí. Solo que me da un poco de corte.

    -Vamos tío, esto lo hace todo el mundo. Y nosotros ya tenemos 16 años. Ya es hora de hacer otras cosas, ¿no?

    -No sé, David.

     

    Se enfadó y se fue.

    Al día siguiente no hablamos. Yo no me atreví a ir al parque, por si estaba ahí. Así que me quedé en casa muy aburrida.

     

    Sin embargo a la tarde siguiente no pude aguantar más y le llamé a casa.

     

    -¿David?

    -Sí. Que quieres.

    -Solo saber si hoy te pasas por el barrio.

    -No lo sé, ya veré.

    -Venga, vente, que te quiero ver.

    -Me lo pensaré.

     

    Y pensó. Y vino. Tenía ganas de comerle a besos, pero tampoco me abalancé a sus labios por si me rechazaba delante de todos.

    No me dirigió la palabra durante toda la tarde y cuando ya se disponía a marcharse, le cogí del brazo y lo llevé a un lugar donde mis palabras no se pudieran escuchar con claridad.

     

    -David, lo siento. Tienes razón, tengo que dejarme de miedos tontos.

     

    Sacó a relucir su sonrisa. Como de victoria. Qué guapo era.

    Nos besamos con mucha intensidad en el banco de piedra y al poco tiempo él me metió la mano debajo de las braguitas. Esta vez no le aparté la mano, aunque me hubiera gustado decirle que no fuera tan brusco y que lo hiciera con algo más de delicadeza.

    Pero no lo hice. Tenía miedo de que se enfadara otra vez.

     

    A partir de ese día la masturbación empezó a ser una actividad corriente entre nosotros. Hasta yo lo hacía de vez en cuando. Ya no nos sabíamos besar sin acariciar el aparato reproductor ajeno.

     

    Ya llevábamos dos meses de relación y David me propuso hacer el amor.

    Le dije que no sabía si estaba preparada. Él dijo que seguro que sí. “-¡Pero si ya llevamos juntos dos meses, joder!”.

    Y me colgó el teléfono.

    Al día siguiente me llamó, pero esta vez para ir al parque. Quería decirme algo.

     

    -Lucía, lo siento tía, pero ya no siento nada más por ti.

    -Pero David, si ayer estábamos de puta madre… -primeras lágrimas.

    -Ya, ya. Si estoy bien contigo, pero no sé…no sé lo que me pasa.

    -No me dejes, David. No te precipites. No me dejes así por una rayada. -cascada de lágrimas.

    -No sé, no sé. Yo es que busco otras cosas en las tías. No sé, yo me entiendo.

    -Pero David…

    -Que me dejes tronca, coño. Ya he dicho lo que tenía que decir. Adiós.

     

    En una fecha no muy alejada cogí mi Iphone y le mandé un whatsapp. No me atreví a hablarle.

     

    -Mi casa está sola mañana por la mañana. ¿Te vienes? Sería a partir de las 09:00.

    -¿No tenías un examen?

    -Ya, pero no es muy importante. -le escribí.

    -Va, pues me paso más o menos a las 10:00.

     

    Llegó un poco antes incluso de la hora que me dijo. Tenía un poco de sueño, pero me desperté plenamente en cuanto le vi entrar por la puerta. Le quería, le quería. Y haría todo lo que fuera por hacerle feliz.

     

    E hicimos el amor. Aunque nunca lo llamábamos así, si no follar.

    Creía que iba a ser diferente. Creía que iba a sentir algo así como mariposas gigantes en el estómago. Que después nos íbamos a besar, nos íbamos a tumbar un buen rato al lado del otro y que diríamos “te quieros” espontáneos a lo largo del día. Dormiríamos un rato y yo intentaría levantarme un poquito antes que él para observarle.

     

    Pero nada de eso sucedió.

    Comentarios

    1. Avatar de VIMON

      VIMON

      10 septiembre, 2012

      Muy buen relato, Waltinho, desde el punto de vista femenino. Saludos y mi voto.

      • Avatar de Waltinho

        Waltinho

        11 septiembre, 2012

        Muchas gracias, Vimon.
        Siempre es un placer y una motivación para seguir escribiendo y mejorando, comentarios como el que acabas de poner.
        ¡Nos leemos!

    Escribir un comentario