Perdida en el desierto

Escrito por
| 193 | 11 Comentarios

El sol resplandece en medio del cielo, como si de una bola de fuego se tratase. El calor se hace insoportable y asfixiante, se incrusta en la piel como si un millón de alfileres penetrasen mi cuerpo. Quema, incluso escuece. Las gotas de sudor aparecen una a una por mi frente, resbalan sobre mi piel y caen sobre la ardiente arena del desierto. No podía creer como mi vida había dado un vuelco de ciento ochenta grados. Me encontraba perdida en medio de ningún sitio y nadie que conociera sabía de mi situación. Mientras camino apoyada en una vara de madera, mi cerebro da vueltas intentando encontrar explicación alguna a los acontecimientos que me habían llevado a esto. Corro, ahora más rápido, intento buscar a alguien que pueda ayudarme pero allí no hay nadie. Creo ver un gran charco de agua, un lago, palmeras y gente. Intento acercarme hacia allí, ilusionada y desesperada por alejarme de aquel lugar infernal, pero cuanto más me acerco, más cuenta me doy, que aquel oasis lleno de vida solo es fruto de mi imaginación. Agarro mi cantimplora atada a un lado de mis pantalones e intento extraer de ella las últimas gotas del líquido de la vida, pero nada, no queda ni rastro de agua. Estoy perdida, es mi fin y lo peor de todo es que lo sé. Camino hasta llegar al límite de mis fuerzas, comienzo a llorar las pocas lágrimas que me quedan y caigo de rodillas sobre la arena, no puedo seguir, no puedo mantenerme en pie. Cierro los ojos y espero que todo acabe. Recuerdo a mi familia, a mis amigos. Recuerdo mi trabajo, mi pequeño hogar al que no voy a regresar nunca más, recuerdo mi infancia, mis sueños e ilusiones. Recuerdo todas las cosas que siempre he querido hacer, irónicamente caminar por el desierto es una de ellas, sonrío levemente notando como las fuerzas se me agotan, como la garganta me arde, como los ojos me escuecen y como la vida se me escapa de las manos. Poco a poco me dejo llevar a un mundo mejor, ya no tengo miedo, ya no sufro. La arena se encarga de cubrir mi cuerpo, ahora ya sin vida, ocultando que alguna vez mis pasos me llevaron a aquel terrible lugar.

Comentarios

  1. Imagen de perfil de VIMON

    VIMON

    26 septiembre, 2012

    Buen relato, Sarita, saludos y mi voto.

    • Imagen de perfil de Saritalacasita

      Saritalacasita

      26 septiembre, 2012

      Muchas gracias Vimon :)
      siempre es un placer recibir comentarios tuyos.
      un abrazo.

  2. Imagen de perfil de

    Lidyfeliz

    27 septiembre, 2012

    Terrible, espeluznante y magnífico, Sarita. Te felicito. Mi voto

    • Imagen de perfil de Saritalacasita

      Saritalacasita

      27 septiembre, 2012

      Muchísimas gracias Lidyfeliz!
      siempre es un placer recibir comentarios positivos.
      un abrazo.

  3. Imagen de perfil de Envoy

    Envoy

    29 septiembre, 2012

    Increíble, tuve que beber agua nada más acabar de leerlo. Es tan asfixiante como bueno. Mi voto

    • Imagen de perfil de Saritalacasita

      Saritalacasita

      29 septiembre, 2012

      Muchas gracias Envoy, siempre es un gran honor tener comentarios tuyos.
      Un abrazo.

  4. Imagen de perfil de alca

    alca

    4 octubre, 2012

    Buen relato. Breve pero conciso y descriptivo. Felicitaciones literarias y voto.

  5. Imagen de perfil de Mabel

    Mabel

    20 junio, 2015

    Excelente relato. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Abrir la barra de herramientas