Pies fríos

Escrito por
| 106 0 |

    No era raro que ella tuviera los pies frios. A él le encantaba, que entre risas, ella buscara los suyos para calentárselos.

    En mitad de la noche, él se acercó. Tenía los pies congelados. Gélidos. Encendió la lámpara de la mesita de noche y vio el frasco de neurolépticos. Vacío. Como él.

    Escribir un comentario

    Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.