Presencia en llamas

Escrito por
| 473 15 |
    Palabras que ya no son

    La noche se alzó majestuosa ante sus ojos brillantes de emoción.

    La luna, repleta, amarilla, refulgía mientras desgarraba en un fiero zarpazo un jirón de nubes negras.

    Los edificios intentaban alcanzarla, inútiles.

    Él sabía que desde algún otro lugar, desde otra ventana cualquiera de algún piso aleatorio, ella estaría observándola también. Por absurdo que pudiera parecer, eso le hacía sentir especial.

    Entonces, escuchó a su espalda la puerta abrirse en un suave silbido. La penumbra era dueña de la habitación, y a pesar de todo no pudo sino adivinar en aquella silueta, la figura de ella.

    Un susurro desdeñoso de la luna se coló entre las cortinas revolviendo su pelo.

    Ella, con pasos lentos se fue acercando a él, hasta quedar entre sus cuerpos sólo la distancia que ofrecen los suspiros. Su cabello, envuelto en un aroma delicioso que le hacía enloquecer, ondeó una vez más al soplo que ofrecía la noche, llenando los sentidos de él. Hizo un amago de acariciar su rostro, pero ella se alejó con un brillo de advertencia en la mirada.

    Entre sus dedos apareció entonces un papel blanco y arrugado, que en algún momento había custodiado sus sueños. En un instante, vio cómo una llama prendía una esquina del folio, cegando sus ojos, que apenas entrevieron el rostro radiante, semidemente de ella.

    Las llamas comenzaron a deslizarse lamiendo con dulzura el papel, consumiéndolo como se consumía él a cada minuto que pasaba cerca de ella. Eso era él a su lado: un papel que creía contagiarse de su fuego, y ser llama por un instante, para darse cuenta entonces, de que sólo había ardido en ella, y que su paso sólo había dejado cenizas, mientras ella continuaba ardiendo ahora y por siempre.

    El papel se consumió, y ella, tal y como había aparecido, se desvaneció en la noche con una llamada del viento.

    Él se giró y preguntó a la luna si había sido un sueño. Ésta contestó con su frío silencio, pero el olor de ella aún quemaba el aire.

    Comentarios

    1. Avatar de J.Stark

      J.Stark

      2 septiembre, 2012

      Con un estilo así es una gozada leerte. “Entre sus dedos apareció entonces un papel blanco y arrugado, que en algún momento había custodiado sus sueños” mamma mía qué intenso. Salu2

      • Avatar de Luna.de.lobos

        Luna.de.lobos

        3 septiembre, 2012

        Lo que sí es una gozada es leer comentarios como éste. Yo no termino de estar contenta con este relato, pero me alegro de que os guste.
        Un abrazo y gracias, Stark!
        Luna

    2. Avatar de Richard

      Richard

      3 septiembre, 2012

      Hola.
      Maravilloso relato.
      Sentimientos profundos bellamente expresados.
      Abrazo y voto

      • Avatar de Luna.de.lobos

        Luna.de.lobos

        3 septiembre, 2012

        Muchas gracias, Richard. Comentarios así, animan a una.
        Un abrazo!

    3. Avatar de Xailluz

      Xailluz

      3 septiembre, 2012

      Que bello relato y que sutileza para decir tantas cosas. Muchas gracias por escribirlo. Mi voto.

      • Avatar de Luna.de.lobos

        Luna.de.lobos

        3 septiembre, 2012

        Gracias a ti, Xailluz, por leerlo, y por dejar un comentario así por aquí.
        Cuando lo escribí, no tenía en mente que saliera esto, pero… :)
        Un abrazo!

    4. Avatar de nanky

      nanky

      3 septiembre, 2012

      Muy poético, felicitaciones y voto. Un gran saludo desde Buenos Aires.

    5. Avatar de

      reka

      3 septiembre, 2012

      Hermoso y poetico relato Luna de lobos. Mi felicitación, un abrazo y mi voto.

      • Avatar de Luna.de.lobos

        Luna.de.lobos

        3 septiembre, 2012

        Reka y Nanky, muchas gracias por vuestras palabras!
        Un abrazo fuerte!

      • Avatar de Luna.de.lobos

        Luna.de.lobos

        5 septiembre, 2012

        Muchas gracias, Sofista. Se agradece tu apoyo. :)
        Intenté capturar esos momentos maravillosos en los que la noche te hace dudar de si lo que vives está ocurriendo realmente.
        Un abrazo!
        Luna

    6. Paloma Benavente

      8 septiembre, 2012

      Qué buenas imágenes utilizas, Luna, “hasta quedar entre sus cuerpos sólo la distancia que ofrecen los suspiros”, “el olor de ella aún quemaba el aire”. Vas tomando la sensibilidad y la mirada de una escritora profesional para la que la realidad no volverá a ser insulsa nunca más.
      Personalmente, a mí me gusta poner nombres a los personajes (aunque se me da fatal), pero me parece que queda más cercano, más verosímil que el Él y Ella, más en este mundo en el que a veces ocurren cosas sobrenaturales como el amor y el abandono.

      Un saludo, y ¡te mando a portada!

      • Avatar de Luna.de.lobos

        Luna.de.lobos

        8 septiembre, 2012

        Jo, Paloma, muchas gracias. Eso es lo que tenemos que perseguir, ¿no?
        Con respecto a los nombres no suelo dar esa identidad a mis personajes; quiero decir que podrían ser cualquiera. Un nombre quizá limita el personaje… En el sentido de que ya no es anónimo, ya es alguien concreto… Quizá sea una chorrada, no sé. (A lo mejor es la pereza de buscar un nombre que se le ajuste).
        Sea como sea, muchas gracias por tus apreciaciones, y un abrazo!
        Luna

    Escribir un comentario

    Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.