Instintos bajo la piel (parte 2)

Escrito por
| 308 | 11 Comentarios

Las noches en el seminario eran interminables, oscuras, y muy estrictas, mis padres me visitaban una vez a la semana y yo los visitaba algunos fines. Las monjas siempre fueron muy lindas conmigo, en especial una, creo que era lesbiana, le encantaba estar conmigo y me decía “qué lástima que estés tan bella y que no serás para nadie”. Eso creía ella, mi objetivo estaba claro. Me miraba al dormir, por desgracia compartíamos habitación. Cuando me desnudaba, me comía con los ojos, me daban ganas de gritarle que me dejara de mirar, que yo no era como ella, pero decidí dejarla que me viera, después de que me di cuenta que ella tenía cierto acceso al sacerdote. Empecé a tratarla bonito, y le hice creer que era su amiga, por favor, ¿yo su amiga?, bueno, solo intenté hacerlo. Pasaban los días, y me di cuenta que ella cada vez me deseaba más, lo que me provocó infinitamente. En una ocasión la encontré con metida en mi ropa interior, juraba que era porque creía haber visto una suya ahí mismo, sí cómo no. Pero le hice ver que no había problema, incluso la dejé entrar a la regadera conmigo, yo tenía que conseguir a como me diera lugar acceso a él, y la única manera era ella, las demás monjas no me lo permitían, pues yo era “la nueva”, así que ella era mi única carta por jugar.

Confieso haberla provocado en muchas ocasiones, hasta que me hiciera acompañarla y acercarme al sacerdote, pero era inútil. Muchas veces me metí a su cama desnuda o con muy poca ropa y le pedía me abrazara porque tenía miedo, ajá, miedo. Claro que no, solo quería excitarla hasta el punto que me necesitara, y hacerla dependiente a mí, pero sus principios eran muy fuertes, y tardé mucho hasta lograr que eso pasara, y como siempre, tuve que ser yo quien tomara la iniciativa. Me metí a su cama, con apenas ropa interior, ella ya acostumbrada, me dejó entrar, así que esperé unos minutos, los suficientes para que uno imaginara que el otro está dormido, comencé a acariciar su cuerpo, y ella se quedó muda, no dijo nada, ni se movió, imagino que quería que yo pensara que estaba dormida, así que comencé a respirar en su cuello, y a besarla suavemente, haciendo ligeros ruidos con mi respiración, para que me creyera excitada. Sentí su piel temblar, se comenzó a poner muy dura, y su respiración cada vez era más fuerte. Mi quité la ropa interior, y le desnudé la espalda, puse cuidadosamente mis senos en ella, y seguí tocándola, hasta llegar al centro. “No hagas esto, por favor, detente” dijo en voz baja. Pero no lo hice, y seguí hasta que logré convencerla. Ella estaba muy húmeda, “Qué afortunada sería yo, si fuera hombre” pensaba, tenía un cuerpo hermoso. Por fin cedió y me siguió, no puedo negar que fue una noche buena, y al final, conseguí lo que quería. Al otro día a primera hora me pidió acompañarla a dejar las cartas del sacerdote. No podía creerlo, fingí estar tranquila, y la acompañé.

Comentarios

  1. Profile photo of LUCIA UO

    LUCIA UO

    23 octubre, 2012

    Hola Gustavo:
    Siendo muy sincera, quiero preguntarte algo, ¿Esta continuación tiene que ver con el comentario que te hice apenas unas horas atrás?.
    Discúlpame pero no he podido parar de la risa, imaginando que te sin querer te dí ideas, ja ja ja.
    Está bien que no hay peor lucha que la que no se hace, pero no iría hasta tanto, ja ja ja.

    No lo puedo evitar, no puedo parar de la risa.
    Entendía que el pobre chico todavía no era sacerdote, él estaba en el seminario y ella en el convento, ¿O me equivoco?

    Mi voto y gracias por hacerme reír.
    Un gran abrazo,

    • Profile photo of LUCIA UO

      LUCIA UO

      23 octubre, 2012

      Cuando empezaste las noches en el seminario eran interminables y oscuras, pensé que estabas hablando del pobre chico que quería hacerse sacerdote, ja ja ja.
      Que risa, sigo riéndome.
      Un abrazo

    • Profile photo of GustavoDelToro

      GustavoDelToro

      24 octubre, 2012

      No, el chico aún no era como tal sacerdote, eso lo explico después. Está aún como seminarista, sin embargo siempre está con el sacerdore real.

      Sí, es la continuación de la anterior. Prometí que si la primera parte llegaba a más de 10 puntos pondría la segunda parte y tú contribuíste a eso, pero la historia ya estaba, yo tampoco me atrevería, pero ella sí.

      También haré lo mismo, si esta segunda parte llega a portada con gusto compartiré la tercera, y así hasta el final del primer capítulo de la novela, el resto tendrán que leerlo ya impreso.

      Gracias por sus votos y por sus textos.

      • Profile photo of LUCIA UO

        LUCIA UO

        27 octubre, 2012

        ja ja ja ja.
        Acabo de ver tu comentario. No sabía que me habías respondido, como a veces te envuelves en un halo de misterio (No sea que te de otra idea, ja ja ja )
        Si no me equivoco ya sé lo que vas a escribir, ja ja ja ja
        Solo de imaginarlo no me puedo contener ja ja ja ja.
        Ya quiero ver con que cosas sales, ja ja ja

        ¿Sabes que? La chica ésta no es tan sinvergüenza, ni tan atrevida… ponla un poco más pudorosa, ja ja ja.
        ¿Por qué razón dices que la chica entró al seminario? ¿Es que en México se le dice seminario al convento de monjas?

        A este paso, y tú escribiendo esa chica va tener un harem allá, pobrecitas las monjas, ja ja ja. (Te he dado ya 4 ideas, ja ja ja )
        Si sigues así te refutaré tu continuación, ja ja ja. Que chistoso. Llevo media hora riéndome, me duele el estómago, ja ja ja

        Por favor pon tu imaginación en el congelador, ja ja ja ja .
        Gracias por hacerme reír.
        Un abrazo,

  2. Profile photo of Per

    Per

    23 octubre, 2012

    Muy bueno, a ver como sigue, pero anima a seguir “la trama”… ¿así que tú lo inspiraste Lucía… mmm, venga, inspíranos a todos!!) Je je, un abrazo al autor y a su musa. Voto.

    • Profile photo of LUCIA UO

      LUCIA UO

      27 octubre, 2012

      Pernando:
      Solo dije que cuando se ama, no hay peor lucha que la que no se hace, que en la guerra y en el amor todo es válido, que lo intentaría… no me daría por vencida si tuviera esos sentimientos y estuviera en su misma situación, total era solo un seminarista.
      Le contesté y a las horas, ya había metido a la chica al convento y la convirtió en Lesbiana…
      No pude contener la risa… ja ja ja.
      Un gran abrazo,

  3. Profile photo of

    volivar

    24 octubre, 2012

    Gustavodeltoro: con mucho gusto coopero con mi puntuación para que tu bien lograda narración llegue a portada, y que siga la la siguiente entrega, muy literariamente, por supuesto.
    Mi voto
    Volivar

    • Profile photo of LUCIA UO

      LUCIA UO

      27 octubre, 2012

      ja ja ja ja.
      La siguiente entrega literalmente… Fernando ya decidió que se toma el convento de monjas por asalto ja ja ja

      Volivar que bueno saber de ti, aunque sea por estos medios.
      Cuídate.
      Un abrazo

  4. Profile photo of

    Lidyfeliz

    24 octubre, 2012

    Me hice mucha confusión con los personajes Guatavo. Lo siento. No sé si eran dos chicas, una monja y un seminarista, qué cosa eran?. No puedo poner mi voto porque tengo mucho lío en la cabeza.
    No puedo dejar de decirte que la parte erótica estuvo muy pero muy buena.

    • Profile photo of GustavoDelToro

      GustavoDelToro

      24 octubre, 2012

      Quien narra siempre es la misma, nunca cambiará y es la misma chica de la parte 1, quien decide hacerse de hábitos por estar cerca del aún seminarista. La segunda chica, Ximena es la compañera de cuarto de la protagonista, tal vez más adelante, en la siguiente parte te quede más claro.
      Muchas gracias por la observación.

Escribir un comentario

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.