La inspiración

Escrito por
| 513 26 |

    El nombre de la niña pronunciado por su madre destroza la monotonía del lugar.

    Desgarrador, agudo, doloroso, insoportable en el inmenso campo.

    “¿Dónde estás Ana?. ¡Hija mía, por favor te lo pido!” grita, retorciéndose de dolor y con un llanto incontenible frente a la bicicleta tirada de su amada niña en un pastizal. Sola, sin ella.

    Comienza a correr hacia la casa en busca de su esposo quien también había salido presuroso hacia el lugar de donde provenía el grito.  Su escopeta estaba ya cargada.

    Se encuentran. La mujer lo abraza y entre sollozos le dice: “Desapareció, desapareció, mi niña desapareció, haz algo, donde está, por favor Dios devuélveme a mi hija”.

    El esposo intenta calmarla. El hijo mayor se reúne con ellos, escopeta en mano también.

    Tres tiros al aire era el llamado de auxilio entre los vecinos. Al escucharlos, todos salen rápidamente para ayudar a quien lo había solicitado.

    En pocos minutos, están rodeados de más de 35 hombres y 20 mujeres las cuales salen presurosas a la zona del arroyo con la esposa.

    Los hombres arman una sola fila y avanzan por el campo para encontrar a la niña. Todos armados y varios perros ayudando en la tarea.

    Avanzan lentamente, no pueden pasar por alto ningún detalle, agudizan la vista, el olfato, el oído.

    Nadie habla. Solo el ruido de los pasos quebrando pequeñas ramas y animales que se cruzan en el camino tratando de huir.

    Luego de dos horas la búsqueda no arroja resultados. No hay rastros de la pequeña. Nadie miró dentro del árbol.

    La luz del día comienza a ceder su lugar a las sombras del atardecer. Ni aún la noche detiene la marcha de estos hombres, angustiados y conmovidos pero con la firmeza y convicción que el momento requiere, encontrar a la niña, Su niña…

    Ana tiene 9 años. Su belleza, sus cabellos dorados, su pasión por el campo, su vivacidad, su  energía desbordante, su dulzura, la convirtieron en un ser especial, amada y venerada por toda esta pequeña comunidad.

    Inquieta por naturaleza. Amanece muy temprano, antes que sus padres y hermano mayor incluso. Cuando estos se levantan, ella está ya vestida, peinada y lavada, había preparado el desayuno para todos y le había alcanzado el tiempo para armar un ramo de flores para el centro de mesa. Con la más bella sonrisa recibiría a la familia.

    En la escuela es la mejor alumna y preferida de las 3 maestras que enseñan allí. Excelente compañera y amiga, siempre ayuda a todos a superar las dificultades, los problemas, las tareas encomendadas.

    Finaliza la jornada escolar y emprende veloz carrera en su bicicleta para ayudar a su madre en los quehaceres domésticos. Luego visita a las señoras más ancianas con el fin de ayudarlas en las tareas.

    Hasta se da tiempo para dedicarse a sus animales de granja para luego si, escapar una hora en bicicleta hacia el arroyo. Todos los días, exactamente a las 5 de la tarde parte y antes que den las 6 horas está de regreso.

    Según ella, tiene un lugar secreto, que la hace feliz. Todos confían ciegamente en ella y piensan que se sumerge en una fantasía típica de niñas; un jardín mágico, hadas, duendes o algo que se le asemejara.

    Esta rutina la llevaba a cabo desde los 7 años. Siempre en el mismo lugar, en el arroyo.

    Todos la gente sentía que Ana era un ángel, alguien de otro mundo…desde su nacimiento nadie había fallecido, ni enfermado, las cosechas eran extraordinarias, el clima era perfecto y la armonía y bienestar reinaba en todo su esplendor. Se sentían bendecidos por la presencia de la niña…

    3 años pasaron desde la desaparición de Ana. La comunidad no era la misma sin ella. Había perdido alegría, vitalidad, empuje, optimismo. La vida seguía su curso pero la forma de vivirla había cambiado mucho en aquel lugar.

    Y la realidad era que Ana no hacía magia, ni era un ángel ni tampoco extraterrestre.

    Era el amor que brindaba ella. Lograba sacar lo mejor de cada uno, que, aunado, hasta podían llegar a pensar que sacar agua de las piedras era posible.

    Pero no debieron sacarla de su rol de niña para convertirla en líder, conductora, virgen, santa. No. Fue mucha responsabilidad para una niña de 9 años.

    Esta comunidad vivía la vida a partir de ella. Pensaban que todo lo podía. La adoraban como algo celestial.

    La asfixiaron. La exigieron. No la dejaron en paz.

    Su débil corazón no resistió la presión de una comunidad entera; era tan solo una pequeña, bella, muy dulce e inteligente, un alma elegida. Pero no dejaba de ser una niña de 9 años con ganas de jugar, crecer, aprender.

    Durante la hora en que desaparecía, se quedaba dentro del árbol y tan solo lloraba, se sentía angustiada, tenía el temor de no poder ayudar a todo el que se lo pidiera. Cuando se sentía mejor partía hacia su casa, en su bicicleta, con una enorme sonrisa, dispuesta a dar más de lo que podía dar.

    Pero esa tarde, se escapó. Y no volvió. Estaba exhausta. Había dejado su bicicleta en un pastizal y llegó caminando al árbol.

    Allí cerró los ojos.

    Al abrirlos el árbol no estaba. En su lugar había un enorme campo, verde como nunca lo había visto, con flores bellísimas y un cielo tan azul que parecía pintado.

    “Hola Ana.

    Hola. ¿Quien eres y como sabes mi nombre?

    Mi nombre es Jesús y sé muchas cosas. ¿Que quieres hacer?

    ¿Qué hacen los niños de mi edad en este lugar?

    Juegan.

    Quiero jugar entonces… ¿ME ENSEÑAS?”

    La imagen de Dios, de la mano con la pequeña niña perdiéndose en el horizonte se comenzó a detener, la textura del paisaje cambiaba…hasta que se detuvo totalmente.

    La voz de mi esposa terminó por hacerme regresar.

    “Estuviste casi tres minutos inmóvil, parado frente al cuadro abriendo y cerrando los ojos, susurrando algo. La gente comenzaba a mirarte extrañada.

    Y a juzgar por tu mirada la visión te generó algo muy fuerte”.

    Corrí la mirada de la pintura y me detuve en los ojos de mi amada esposa.

    “Si.” Y le sonreí.

    Nos tomamos de la mano y salimos de la galería con rumbo a la calle.

    Tarde fría. Invernal. Helada. Tan solo queríamos regresar a nuestro hogar.

    “¿Porque tienes lágrimas en los ojos, vas a contarme?”

    “Por nada, ya pasará. Te cuento Flor, que hasta tengo el nombre de la novela: Ana. Era una niña sumamente especial…

     

    F   I   N

     

     

     

     

    Comentarios

    1. Avatar de El Moli

      El Moli

      6 octubre, 2012

      Amigo me has dejado boquiabierto, seguro que ni Cortazar hubiera logrado ese efecto, tu relato atrapa, luego ese giro celestial impone dulzura y vuelves a cambiar en un final épico.
      Me descubro ante ti.
      Un fuerte abrazo.

      • Avatar de Richard

        Richard

        7 octubre, 2012

        Mi buen amigo.
        Son muchas las gracias que te debo.
        Sos muy generoso.
        Este fue un cuento que me costó. No me resultó facil. Me cuestioné mucho. Lo pensé mucho.
        En fin.
        Y saber que te gustó me indica que logré escribir algo honesto, decente.
        Un gran abrazo y nuevamente gracias, amigo rosarino.

    2. Avatar de El Moli

      El Moli

      6 octubre, 2012

      No le había prestado atención al título, sin dudas lo dice todo.
      Excelente.

    3. Jorge Martínez (Volivar)

      6 octubre, 2012

      Querido amigo, Richard; me has impresionado.
      No tengo palabras que expresen la belleza de tu relato; nunca hubiera imaginado que la hermosa historia era la inspiración de un escritor mirando un cuadro.
      Felicidades, en verdad es un hermoso y sorprendente relato.
      Me emocionó el pasaje de la niña con Jesús.
      Un besop muy fuerte y mi voto.

    4. Avatar de María.del.Mar.(Cenicienta-literaria)

      María.del.Mar.(Cenicienta-literaria)

      6 octubre, 2012

      Perdón, amigo Richard. No se que ha pasado que al escribir mi comentario, ha aparecido como si lo hubiera hecho nuestro cómún y querido amigo Volivar
      Querido amigo, Richard; me has impresionado.
      No tengo palabras que expresen la belleza de tu relato; nunca hubiera imaginado que la hermosa historia era la inspiración de un escritor mirando un cuadro.
      Felicidades, en verdad es un hermoso y sorprendente relato.
      Me emocionó el pasaje de la niña con Jesús.
      Un beso muy fuerte y mi voto.

      • Avatar de Richard

        Richard

        7 octubre, 2012

        Hola mi querida Dama.
        No puedo perdonarte. Es una atribución que no puedo tomarme con alguien como vos. Si querés leer lo que le respondí a Volivar, pienso te aclarará un poco más este punto. Je…
        Es demasiada la alegría de saber que te gustó y de recibir tan bellos comentarios.
        Siempre pienso que debo estar a la altura de todos Uds. con mis cuentos y no sé si siempre lo lograré (este cuento no me resultó fácil) pero ten por seguro que el esfuerzo lo hice y la honestidad siempre estará por encima de todo.
        Un beso muy pero muy grande.
        Muchas gracias.

    5. Avatar de T.H.Merino

      T.H.Merino

      6 octubre, 2012

      Qué buen relato, amigo Richard. Mentalmente me uní a los vecinos buscando el paradero de Ana. Mi felicitación, abrazo y voto. T.H.Merino

      • Avatar de Richard

        Richard

        7 octubre, 2012

        Estimado amigo.
        Un honor saber que te gustó y una enorme alegría recibir tus comentarios.
        Muchas gracias.
        Un gran abrazo.

    6. Avatar de VIMON

      VIMON

      6 octubre, 2012

      Muy buen relato, Richard, felicitaciones y mi voto.

      • Avatar de Richard

        Richard

        7 octubre, 2012

        Hola Vimon.
        Siempre presente, desde el primer día.
        Un honor ya. Y una enorme alegría
        Muchas gracias y un gran abrazo.

    7. Avatar de

      Lidyfeliz

      6 octubre, 2012

      Me atrapó como me atrapan las series policiales. Muy bueno, Richard.

      • Avatar de Richard

        Richard

        7 octubre, 2012

        Hola Lidy.
        Es muy grande la alegría de saber que te gustó este cuento.
        Un cuento que me costó más de la cuenta.
        Por eso la alegría es mayor.
        Un beso.

    8. Avatar de Erg

      Erg

      6 octubre, 2012

      Bonito y envolvente relato, aunque triste por lo que sucede. Mi voto ¡¡

      • Avatar de Richard

        Richard

        7 octubre, 2012

        Hola Erg.
        Muchas gracias.
        Como le comentara a otros amigos, no fue un cuento fácil. Me costó más que otros.
        Muchas gracias nuevamente.
        Un beso.

    9. Avatar de

      volivar

      7 octubre, 2012

      Richard: te contaré lo que me ha pasado al leer lo que ahora has publicado.
      Terminé la lectura e iba a decirte que te admiro. Lei los comentarios de mis amigos, y que noto que ya había escrito el mío. Casi me vuelvo loco: investigué la fecha del relato, pensando que era de otros tiempos, pero no… no era así; volví a leer el comentario, y fue cuando me di cuenta: había sido obra de Cenicienta, nuestra Cenicienta, y me puse feliz.
      Hola,amiga y linda Cenicienta: gracias infinitas por comentar por mí; es un honor inmerecido; siempre sorprendiéndome, ah, y haciéndome feliz la vida.
      Mi voto (richard, ya lo dijo Cenicienta, y lo confirmo yo: felicidades, me emocionó el pasaje de la niña conJesús)
      Volivar

      • Avatar de Richard

        Richard

        7 octubre, 2012

        Querido amigo.
        Tenemos que asumirlo: Cenicienta, nuestra querida Dama, no es humana. Está en todas partes, en nuestros cuentos, en nuestra cabeza, en nuestros corazones, hasta en nuestros comentarios. En todo. ¿Quien será en realidad? Da para un cuento, ¿no? Je…En definitiva debemos celebrar el hecho de haberla conocido.
        Muchas gracias, por estar siempre, por alentarme todo este tiempo, por corregirme y por brindarme tu amistad.
        Un abrazo muy grande.

    10. Avatar de Rafael Baralt

      Rafael Baralt

      7 octubre, 2012

      Un relato increible, y el final inesperado. Cada vez te superas amigo Richard. Un fuerte abrazo y gracias por hacerme volar con la imaginación de tu cuento. Mi voto!
      Rafael Baralt

    11. Albin

      7 octubre, 2012

      buena Richard!, me gusta leer tus obras porque siempre me descoloca el final, y es lo divertido. Abrazo

    12. Avatar de LUCIA UO

      LUCIA UO

      7 octubre, 2012

      Que hermosa historia. Me ha cautivado.
      Un gran abrazo,
      Lucía

    13. Avatar de oscardacunha

      oscardacunha

      7 octubre, 2012

      Inspiración es lo que desbordas Richard, maestría como la dominas, y la verdad ya no sé que más decirte. Cada relato tuyo es un regalo para los sentidos, de vez en cuando me vuelvo a dar un paseo por los que publicaste anteriormente, lectura tras lectura los sigo disfrutando. Suerte la mía por haberte conocido.
      Un abrazo Richard

    14. Avatar de 1000Luna

      1000Luna

      8 octubre, 2012

      ¡Bravissimo Richard! Este lunes no deja de sorprenderme, primero el cuento de Oscar y ahora esta bonita historia, que la principio me tenía angustiada por la pequeña. Me ha gustado mucho.

      Un abrazo y mi voto. Y, feliz semana.

      • Avatar de Richard

        Richard

        8 octubre, 2012

        Hola Luna,
        Muchas gracias por tus amables y efusivos comentarios.
        Y la alegría de sorprenderte conserva¡la, defendela, no la dejes jamás. Es maravilloso sorprenderse aún cuando ya dejamos de ser niños.
        Y el cuento de Oscar es sublime. De ayer a hoy lo leí 3 veces.
        Un gran beso, una feliz semana, un feliz mes, un feliz año para vos.
        Richard

    15. Avatar de

      Musa peregrina

      9 octubre, 2012

      Aun tengo el corazón latiendo a todo lo que dá…¡Escribe ud sensacional! Felicitaciones.Saludos.

    16. Avatar de Richard

      Richard

      9 octubre, 2012

      Estimada.
      Muchas gracias por tu tiempo y enorme la alegría de saber que te gustó este cuento.
      Un honor tenerte por aquí.
      Muchas gracias nuevamente.
      Un beso.

      • Avatar de Richard

        Richard

        16 octubre, 2012

        Hola Leumas.
        Muchas gracias. Enorme placer saber que te gustó el cuento.
        Y muy bienvenido a este espacio.
        Saludos.

    Escribir un comentario