Fantasía cromática a cuatro manos (1º)

Escrito por
| 232 | 14 Comentarios

Este artículo lo fue publicado el 15 de Noviembre de 2012 pero por alguna razón que desconozco el sistema lo eliminó, hoy lo vuelvo a colgar, espero que no suceda lo mismo y lo podáis disfrutar. Está escrito gracias a la colaboración de Milagros del Corral.

En fa mayor

“OTOÑO

    “ Celebra il Villanel con balli e cantiDel felice raccolto il bel piacereE del liquor di Bacco accesi tantiFiniscono col sonno il lor godere.Fà ch’ogn’uno tralasci e balli e cantiL’aria che temperata dà piacere,E la Stagion ch’invita tanti e tantiD’un dolcissimo sonno al bel godere.I cacciator alla nov’alba a cacciaCon corni, schioppi, e cani escono fuoreFugge la belva, e seguono la traccia;Già sbigottita, e lassa al gran rumoreDe’ schioppi e cani, ferita minacciaLanguida di fuggir, ma oppressa muore.”

                                                                                                         Antonio Vivaldi

Allegro

  Como cada principio de otoño, acudo a mi cita ritual con el bosque, que pone fin a la indolencia impuesta por los soles cegadores del verano. Es hora de que mis amigos, los árboles, que me protegieron generosamente con su sombra, inicien puntuales una fascinante metamorfosis ajena a todo, sólo regida por la ley natural de las estaciones…

 

Ahora, cuando me queda más recorrido que por recorrer, empiezo a percibir el otoño como lo hace el viejo roble. Él, que sigue conservando esas hojas, hoy tardías pero aún verdes, y que contempla a las que, ya maduras por la estación, caen guardando grabados tantos recuerdos.

Hojas de mi memoria, como esa en la que ya para siempre quedará tallada la ausencia de aquel joven amigo, cómplice en la inocencia, y que lleva escrita en el reverso su eterna sonrisa, plantada en la última curva de su camino.

 

Con las primeras lluvias, las hojas de los árboles con mil distintos tonos de verde, se han vestido de un sinfín de colores – amarillos, naranjas, ocres, blancos – en un acto de vieja coquetería.  Es su última sinfonía, el canto del cisne que prepara su entrega a la voluntad del viento. Quizás guardan todavía la esperanza de ser admiradas y recogidas por algún paseante dispuesto a gozar del espectáculo, antes de ser arrastradas por la pala inmisericorde del barrendero que recuerda el último gesto del sepulturero. ¿Qué sentirán las hojas a la hora de morir en brazos del viento?

 

Caminando paso bajo el arce, hojas cargadas de egoísmo por tantos amaneceres que me fueron regalados y que no siempre quise disfrutar; de desprecio por las buenas compañías y reproche por las malas ausencias. Otras, llenas de cicatrices, bajo el nogal, por atravesar caminos oscuros, por detenerme en rincones sombríos, por tantas peleas de taberna en las noches de vino fácil. Hojas rotas, que me han enseñado a viajar hacia una nueva primavera con la única compañía del silencio.

Adagio molto

Hojas muertas, otras tantas ilusiones perdidas un año más que inevitablemente invitan a un examen de conciencia. Las amarillas de hipocresía y mentiras, las ostentosas naranjas recordándome aquella vez que quise parecer lo que no fui, las rojas, puñales de mi pasión desvanecida, las ocres denunciando tanta basura moral, las blancas de mi inocencia perdida, las rotas anunciando el último viaje a ninguna parte… Quiero engañarme pensando una vez más que el próximo otoño será distinto, que aún me queda otra oportunidad cuando vuelva la primavera…

 

Las del sauce, las más valiosas, esas las recojo todas y las escondo en el bolsillo secreto de mi mochila, están desgarradas con memorias llenas de errores de los que, durante lo que me queda por recorrer, seguiré aprendiendo.

 

Las hojas de los castaños caen castigadas por ese viento de otoño que llegó de repente, sin anunciarse. Caen como una lluvia de recuerdos, desnudando las ramas del árbol que les dio vida dejando su alma al descubierto. Caen como lo hicieron aquellos afectos perdidos sin saber por qué, aquellas disculpas que no me atreví a pronunciar cuando aún era tiempo, aquellas caricias que quedaron sin respuesta, aquellos honores pasajeros que creí eternos…

 

Al borde de la penúltima curva, ese castaño que amontona entre sus pies las hojas que guardan secretarias mil sueños de tantas noches de luna, son las más especiales porque allí duermen transcritos los cien mil velos de luz y oscuridad, en perfecta armonía, que me ayudan a ver el mundo tal como me gusta; enredadas entre las del abedul, testigos de mis vigilias compartidas con las estrellas, de mis diálogos con esos otros de los ojos plateados que me esperan para, algún día, enseñarme desconocidas  naturalezas con otoños eternos.

 

Observo el terco comportamiento de los árboles de hoja perenne: los alegres abetos, los tristes cipreses, las majestuosas araucarias, último recurso de los pajarillos, que parecen felices dejándose mecer por los vendavales a sabiendas de que ganarán la batalla. Pienso que son irreales, que nada es perenne en la vida. Ni la alegría, ni la tristeza, ni la majestuosidad, ni la vida misma. Pero ellos, impertérritos, se empeñan en negar la realidad, en demostrarnos que algo hay también de imperecedero en los seres humanos: nuestro espíritu, la huella que nuestro carácter y nuestro  quehacer dejó en los otros. ¿Serán árboles, o dioses?

 

Recojo, ya vencidas, las de la higuera y veo la huella de tantos que me precedieron, de cuya experiencia y sabiduría me he iniciado, esas me las guardo agradecido por no haber sido el primero. En las del laurel, inmortales en la planta, descubro los surcos que siguen trazando quienes me acompañan, y las acaricio satisfecho por no ser el último.

 

Las hojas del borrachero nunca fueron bellas, ni siquiera en su juventud. Toda la energía del árbol se fue en dar a luz sus enormes flores campanillas, obligadas por el propio peso a lucir su corola mirando al suelo. Aquellas flores ya cumplieron su tarea de alucinar con su polen a quien se atreviera a descansar un rato al pie del árbol. El borrachero es un tramposo y, en castigo, sus hojas caen arrugadas, descoloridas, quebradizas, con la fealdad de la muerte inscrita en sus genes. No me gustan, no quiero acercarme a ellas quizás porque presiento que son una metáfora de mí misma.

 

A tres pasos, este rosal, ahora yermo, del que he aprendido que no sólo hay espinas en el recuerdo, y que no hay herida que no seque gracias al bálsamo de la flor. Esas hojas de haya que al instante me roba el viento, húmedas algunas por las lágrimas que derramé al despedirme de mis seres queridos; salpicadas, otras, por esas gotas que te arranca la alegría cuando ésta brota de la parte más sencilla del alma.

 

Mis favoritas son las hojas de los arces que, a la hora de morir,  encienden su última luz destacando de todas las demás. Sus hojas anaranjadas son un canto a la vida, una promesa de alegría,  vedada a los demás seres vivos en el último acto de su vida. Yo elijo las más bellas, las  recojo, las limpio cuidadosamente con mi pañuelo y las guardo con delicadeza entre las hojas de un cuaderno procurando que sus caprichosas curvas no sufran desperfecto. Sé que son las últimas  coquetas. Ellas ya saben que van a decorar mi mesa de otoño, a ponerle marco a mi tabla de quesos en compañía de uvas y nueces. Qué lujo morir tan bellas…

 

Al fin oigo el rumor, y veo el manantial de agua dorada por las hojas que el fresno le presta; en la que se lleva la corriente, a la izquierda, está el mapa secreto de aquellas tardes de bicicleta, cuando dos niños buscaban el fin el mundo; distraído no llego a tiempo de atrapar la que se escapa con la humedad de aquél primer beso, también furtivo.

 

Me asombra el comportamiento del guayacán que perdió las hojas en primavera para que sus ramas desnudas se tapizaran de flores rosas o amarillas. Son ellas, tan frágiles, las que, con los primeros vientos, se adelantaron en su caída para que el manto espectacular con el que cubrieron la tierra sirva de mullido lecho a las hojas de los demás árboles del bosque. Misterios del trópico que no conoce las estaciones y vive el otoño a su manera…

Allegro

Las sombras acompañan los últimos acordes del concierto mientras nuestros pies, peregrinos del otoño, forjan el camino sobre la sinfonía de recuerdos que, como cada año, acudirán implacables a nuestra memoria, con una nueva armonía, con remembranzas añadidas por esos postreros brotes del nuevo calendario, se sumarán al azul que envuelve las imágenes que nunca dejo atrás.

 

Acompañada sólo por el crujir de las ramas que se despiden de  las últimas hojas, me  niego a pensar que mi vida esté marcada por el determinismo de las estaciones. Yo tengo un amuleto del que los árboles carecen, eternamente anclados a la misma tierra que les vio nacer. Su defensa es crecer sin descanso buscando el cielo en un sueño loco de llegar a otras estrellas, de enredar sus ramas en las nubes… Pero yo tengo mi libertad, mi capacidad de desplazarse a otras tierras, de conocer otros soles y otras estrellas, de alimentarme de otros nutrientes que me ayuden a no repetir los mismos errores. Ese es mi modo de crecer. La libertad, ese gran regalo que los árboles nos envidian.

 

El final del otoño acaba con las hojas que aún quieren despedirme. Ha caído la última. El concierto se acaba. Mis pies caminan firmes dibujando mis huellas en el humus del bosque.

 

Los compases finales han enmudecido. ¡Hay amiga! ¡Qué paseo! Sin aplausos, sin despedidas. Todavía el silencio me conmueve, el horizonte me convence, mi búsqueda no es sino adelante. Entre las nieves del invierno que se asoma encontraré la flor del edelweiss, cantándome la primera revelación de la nueva cosecha que llegará, dejando una vez más en blanco mi hoja de ruta, indicándome que no es otra que mi voluntad la que empuja mis pies, y que deberá rellenarla siguiendo el consejo de mis sueños. Dame ahora tu mano y orientemos nuestras miradas hacia esas fantasías que algún día volverán a enredarnos en otro bosque, tan sólo uno más, ni siquiera el siguiente.

 

https://www.youtube.com/watch?v=rLJ9Ev41_sk

 

Milagros del Corral

Oscar da Cunha

http://oscardacunha.blogspot.fr/2012/11/fantasia-cromatica-cuatro-manos.html

Otoño 2012

Comentarios

  1. Imagen de perfil de Patricia-Duboy

    Patricia-Duboy

    11 marzo, 2013

    Recuerdo la lectura de este escrito Oscar, me gustó entonces y me sigue gustando ahora que lo vuelvo a leer.

    • Imagen de perfil de oscardacunha

      oscardacunha

      11 marzo, 2013

      Gracias por volver a acompañarme. Sí, lo publiqué en Noviembre pero por algun fallo del sistema se borró junto con los comentarios, ahora que mi colaboradora en este proyecto y yo hemos acabado el concierto de invierno he creído conveniente volver a republicar es te de otoño que inició la serie.
      Un abrazo Claudia.

  2. Imagen de perfil de VIMON

    VIMON

    11 marzo, 2013

    Hermoso texto, Oscar, felicitaciones, un abrazo y mi voto.

    • Imagen de perfil de oscardacunha

      oscardacunha

      11 marzo, 2013

      Gracias Vimon, compartiremos las felicitaciones y el abrazo Milagros y yo.
      Un abrazo.

  3. Imagen de perfil de RafaSastre

    RafaSastre

    11 marzo, 2013

    Excelente, Oscar. Chapeu. Mi felicitación, mi abrazo y naturalmente mi voto.

    • Imagen de perfil de oscardacunha

      oscardacunha

      11 marzo, 2013

      Gracias Rafa, pero no puedo atribuirme yo todo el mérito, Milagros del Corral, quién colaboró conmigo en esta serie de conciertos dedicados a Vivaldi desgraciadamente no participa en esta red, y gran parte del valor es suyo.
      Un abrazo Rafa, un placer tu compañía.

    • Imagen de perfil de oscardacunha

      oscardacunha

      12 marzo, 2013

      Gracias compañero, ya sabes que para los que nos dedicamos a teclear, es el mejor elogio que se nos puede dedicar, saber que los has disfrutado.
      Un abrazo.

  4. Imagen de perfil de AmilcarMartinez

    AmilcarMartinez

    17 marzo, 2013

    Un texto intenso, colmado de imágenes visuales y auditivas sobre todo.
    Congratulaciones, Oscar!! Mi voto ? [Soy el N° 9]

  5. Imagen de perfil de oscardacunha

    oscardacunha

    17 marzo, 2013

    Gracias nuevamente Amilcar, de seso se trata este concierto de estimular las imágenes y los sentidos.
    Un abrazo.

  6. Imagen de perfil de DavidRubio

    DavidRubio

    20 marzo, 2013

    Evocadoras imagenes. Texto trabajadísimo. Volveré a él el fin de semana con calma. Escuchando a Vivaldi. Saludos y vaya a portada

  7. Imagen de perfil de oscardacunha

    oscardacunha

    21 marzo, 2013

    El concierto de invierno también está terminado, lo meteré rápido. es una colaboración con mi buena amiga Milagros del Corral.
    Gracias por tu entusiasmo David.
    Abrazo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Abrir la barra de herramientas