Que no se te vaya a olvidar

Escrito por
| 212 | 19 Comentarios

Por si algún día tu memoria te juega una mala pasada, te lo dejo aquí por escrito. Para que quede constancia por si llegase el momento del olvido.

              Por eso, para que no se te olvide, te digo que me gusta dormir contigo. Me gusta sentir tu piel desnuda contra la mia. Me gusta mirarte sin que lo sepas, mientras tú, con los ojos cerrados, la boca entreabierta y tu respiración acompasada con la mia, persigues entre sueños, en tu mundo de color de rosa, un cometa que en su estela va dejando algodón de azúcar y regaliz. También me gusta calentarte tu lado de la cama y rozar tus pies, tan fríos como una despedida en cualquier estación de tren.

              Más que gustarme, me encanta saber que estás al otro lado del tabique mientras yo, atrincherado en el estudio, voy saltando de tecla en tecla, escribiendo cuentos tristes. Me gusta sentir tu presencia llenando la casa, aunque sea de quejas y reproches por mi desorden, porque he dejado la guitarra en el sofá o cinco o seis libros sobre la mesa o porque he vuelto a fumar en el salón sin abrir ninguna ventana. Me gusta cuando te quitas la pintura de la cara y te muestras tal cual eres, sin estúpidos artificios. Me gustas despeinada en las mañanas con resaca, camuflada entre las luces del amanecer.

              Que nunca se te olvide que me gusta lo mal que cantas, la tierna desafinación con la que interpretas, con tu inglés chungo y medio inventado, a Janis Joplin. Me gusta tu torpeza y tus manías. Me gustan tus macarrones sosos y apelmazados. Me gusta cuando me escribes notas después de ducharte en el vaho del espejo del cuarto de baño. Me gustan las siestas contigo los domingos en el sofá, con la mesa sin recoger y con cualquier película de fondo. Me gustas cuando llevas tu sonrisa por bandera, como una guerrillera sin trinchera que defender.

              Y cómo no, me gusta quitarte las bragas bajo el edredón. Me gusta que la boca me sepa a ti. Me gusta tu sabor, tu saliva, tu pasión, tu sudor, tus jadeos, tus ojos cuando me miran ebrios de vicio desde las sombras de la habitación. Me gusta mi nombre en tu boca en medio de un orgasmo. Me gustas encima, debajo, a un lado, de pie, contra la pared o de rodillas. Me gustas con tacones y sin ellos, con medias y liguero, desnuda o a medio vestir. Me gustas rendida y cansada, fumando, escupiendo el humo al techo y casi sin respiración.

              Que nunca se te vaya a olvidar: me gustas.

 

Comentarios

  1. Imagen de perfil de VIMON

    VIMON

    6 marzo, 2013

    Excelente, Alvaro, te felicito. Un texto impecable y lleno de amor. Te dejo mi voto y un abrazo.

  2. Imagen de perfil de Luna.de.lobos

    Luna.de.lobos

    6 marzo, 2013

    “rozar tus pies, tan fríos como una despedida en cualquier estación de tren.”
    Me gusta mucho la forma que tienes de hacer las cosas tan bonitas sin convertirlas en las más que machacadas cursiladas.
    Un abrazo, Álvaro.
    Luna

  3. Imagen de perfil de RafaSastre

    RafaSastre

    6 marzo, 2013

    Excelente, Alvaro. Diría que impecable. Mi voto y un abrazo.

  4. Imagen de perfil de Mariana2510

    Mariana2510

    6 marzo, 2013

    Realmente hermoso, debo decirte que es lo primero que tengo oportunidad de leer de ti, y me ha encantado, dichosa la mujer a quien escribes con tanta pasión, ME GUSTA … te dejo mi corazón.

    • Imagen de perfil de Alvaro.Iranzo

      Alvaro.Iranzo

      12 marzo, 2013

      Pues espero que no sea lo último que me lees.

      Gracias por el corazón.

  5. Imagen de perfil de

    Guilliome

    24 abril, 2013

    Un excelente y bien trazado texto amigo Alvaro mi admiraciun

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Abrir la barra de herramientas