Encuentros con la realidad

Escrito por
| 52 4 |
    falsaria1376513091images

    La bruma que cubría el ambiente no me dejaba ver dónde es que me encontraba, pero por las baldosas y los faroles supe que se trataba de una especie de callejón. Si en ese momento hubiera tenido el control de mi cuerpo habría escapado de tan densa oscuridad, parecía obligado a contemplar esa eterna escena, siempre a la espera de una drástica ruptura con la que se cerraría algún siniestro telón.
    Un escalofriante tarareo comenzó a acercarse a mis oídos como un lento susurro, primero leve y tierno, luego estruedoroso y agresivo. Vislumbre a lo lejos lo que parecía ser el origen de ese turbante sonido; se trataba de un hombre, una figura oscura y sombría acercándose a mí, forcé la vista para intentar dar con su rostro pero la niebla parecía hacerse más densa cuando yo buscaba evitarla. Primero me aterro la idea de saber que esa fantasmagórica figura se me acercaba, luego, su caminar me parecía eterno, como si sus pasos no estuvieran produciendo movimiento alguno. Se me hace difícil saber cuánto tiempo estuve mirando aquel extraño ser, el tiempo no parecía medirse de la misma forma en ese lugar…Juraría que fue una eternidad, o quizás menos de un segundo.
    En determinado momento no logro entender si fui yo el que se acercó o el a mí, la escena se me presenta en la memoria abrupta como un golpe, lo cierto es que me encontraba en frente del hombre. Su mirada era similar a la de un animal, ojos extremadamente pequeños, parecían no ser capaces de prestar atención al más mínimo objeto; una especie de humano ajeno a cualquier pensamiento, a cualquier virtud o cualidad de esas que nos vinculan como personas. Los rasgos de su cara parecían dibujados, simples líneas vacías de expresión. Sus mirada penetro en lo más profundo de mi alma, creo haber descubierto a mi propio yo en ese ser, aquel que en los sueños me presta sus ojos para mostrarme su mundo, ese solitario animal que de pensar no sabe pero sentir es su castigo. Luego de ese eterno encuentro que surgió de nuestras miradas, volvió su vista hacia el imposible horizonte de esa realidad y desapareció en la niebla tarareando un tango.

    …Después, que importa el después…
    …Toda mi vida es el ayer…

    Comentarios

    1. Avatar de Xailluz

      Xailluz

      15 agosto, 2013

      Muy buena ambientación, experimenté escalofríos. El desenlace, no me lo esperaba. En lo formal, observé un par de problemillas en el escrito, un verbo en presente (logro) y la ausencia de tildes en un par de conjugaciones, que me dificultaron la lectura. Aún así, te doy mi voto.

      • Avatar de Octavio-Alfeo

        Octavio-Alfeo

        15 agosto, 2013

        ¡Gracias Xailluz! Perdón por los errores, es normal en mi tener muchos errores de acentuación, son mi maldición. Saludos

    2. Avatar de español/peruano

      español/peruano

      15 agosto, 2013

      Nunca sabes adónde nos lleva un callejón oscuro, ni siquiera a este inesperado final. Mi voto y un saludo.
      Alberto Casado

    Escribir un comentario