Primer amor, primer dolor

Escrito por
| 60 4 |
    falsaria1398647774tumblr_mtyugeAbpi1rija2fo1_500

    Recuerdo aquel día en el que nuestros ojos chocaron. El tiempo no supo si seguir avanzando o detenerse. Todo comenzó un 4 de Marzo, en la universidad de Reims, una de las ciudades de Francia.

    Para mí era todo nuevo. Pase toda mi infancia y adolescencia, yendo a una escuela solo de mujeres. Por lo tanto, jamás me había relacionado con un hombre. Era la primera vez que asistirá a un mismo edificio junto a varones. El primer día de clases, estaba sumamente nerviosa. Mis manos traspiraban fríamente, mis piernas temblaban y por supuesto, no paraba de hablar por los nervios que me jugaban en contra. Yo era esa clase de chicas que jamás hablan y se guardaba todo.

    Entramos a nuestros salones a cual nos correspondía. Me sentía sola, no conocía a nadie, y no pensaba relacionarme con alguien. Era la mayoría varones en esa aula. Tome un asiento y puse mi bolso al costado en la silla de mi acompañante , dando a entender que quería sentarme sola.

    -Disculpa, ¿Te molesta si me siento contigo? - pregunto un muchacho, no tan alto

    Asentí con la cabeza, corriendo mi bolso de allí y dejándolo a mi lado. No podía creer que compartíamos un mismo pupitre. Intente calmar mis nervios, pero él los noto igual.

    -¿Te molesta qué este acá? Si quieres me siento por otro lado, en serio. - me decía

    Negué con la cabeza al terminar de oír su frase. No puede ser, lo único que hacía era… ¿Mover la cabeza? Debía decir algo para romper el hielo del silencio.

    Comenzamos a hablarnos. Era poca las palabras que decía, pero para mí, era un gran avance. Pasábamos el tiempo junto, ya que los dos no conocíamos a nadie. Él hacía que mis días tuvieran más sentido. Sentía algo raro cada vez que lo veía, pero me encantaba a la vez esa rareza.

    Pasaron los meses, y como todos imaginaran, comenzamos a salir un 18 de Julio. Era mi primera vez que tenía novio, así que no sabía cómo actuar ante eso. Pero poco a poco me fui soltando y dejándome fluir por el tiempo. Él siempre me visitaba por mi casa a la atardecer con un ramo de flores, con cartas, chocolates y hasta a veces se traía su guitarra y nos quedábamos cantando por las noches. Toda venia estupenda, era una vida perfecta a su lado.

    Pero algo hizo que todo terminara. Si, él debía irse a vivir a Argentina. Llore, y pedí a mis padres si podían trasladarme con él, ya que lo amaba muchísimo y éramos muy unidos. No podía irse, debía hacer lo que sea para ir con él. Intente hacer de todo para que mis papás me dejaran, pero nada funciono. Él tuvo que irse a su nuevo país y yo a la mía.

    Comenzamos a mandarnos cartas, fotos y demás para no perder comunicación. Pero era imposible, ya que teníamos diferentes horarios y tiempos. Cada día se iba desvaneciendo más y más la existencia de él. Sentía como si el destino me hubiese clavado una rama con espinas al medio de mi pecho. Sentía como los días pasaban y mi sonrisa se iba desapareciendo. Sentía simplemente un agujero dentro mío. Sentía que me hacía falta mi otra mitad.

    Gracias a él aprendí a amar, ser fiel, cuidar del otro, preocuparse, perdonar, y a saber que es el amor realmente. Su última carta, de su última frase en su última hoja decía “Por más que jamás nos volvamos a ver, mi corazón jamás te olvidara”

    Él fue, y siempre será mi primer amor.

    Comentarios

    1. Avatar de Mabel

      Mabel

      28 abril, 2014

      Una historia muy bonita, me ha gustado, un abrazo y mi voto desde Andalucía

    2. Avatar de AnaCarol

      AnaCarol

      29 abril, 2014

      Que triste y que lindo. El primer amor jamás se olvida.
      Mi voto y mis felicitaciones.

    Escribir un comentario