Entrevista a Rafael Orihuel, autor de El surco es el alma del vinilo

Escrito por
| 242 | 2 Comentarios

Con motivo de la publicación de El surco es el alma del vinilo, un compilado de cuentos magníficos que se mueve al ritmo de la música y en honor al vinilo, hemos tenido la oportunidad de hablar con su creador, Rafael Orihuel de las impresiones del cuento, la creación literaria y la forma de estructurar un libro en sintonías con las caras de un buen disco. Con uds. Rafael Orihuel: imperdible.

 

Hola Rafael, cuéntanos que encontrará el lector al leer El surco es el alma del vinilo.

Encontrará a unos personajes con quienes todo el mundo podrá identificarse y que, puesto que, salvo en el primer relato, nos hablan en primera persona, nos invitan a conocerles, a diseccionar su alma, mostrándonos sus temores, sus recuerdos, su relación a veces incómoda con un pasado siempre muy presente.

Y encontrará también una pasión por la música y sobre todo la música de los viejos vinilos que nunca se fueron del todo y ahora son un objeto incluso distinguido.

 

El surco es el alma del vinilo es una colección de relatos variados cuyo hilo es el homenaje al disco de vinilo (aunque no sus temas), y se organiza como en un LP: siete narraciones en total, cuatro en la cara A y tres en la B ¿De dónde nace esa idea? ¿Crees que concretar una unidad temática en torno al disco (o a la música) condiciona la forma de contar historias tan variadas? ¿Ha sido una condicionamiento?

En realidad la organización del libro como un disco es posterior a la concepción inicial de un libro de relatos “musicales”, y lo de musicales lo entrecomillo porque narrativamente en sí no es un libro musical, pues salvo en Dream is over / El silencio, al que parcialmente sí podríamos calificar de relato musical, no son crónicas de músicos derrotados por la vida o de las miserias de la industria del rock y el pop. Son más bien historias de personajes diversos que escuchan y aprecian la música, cuyos sentimientos son catalizados y cristalizados en la música. No es fácil explicar esto, pero quien lo lea comprenderá qué quiero decir. Y una vez concebidos desde este prisma los relatos, es cuando me doy cuenta de que a parte de otras muchas cosas (la muerte, el amor, la nostalgia paralizante, las ilusiones rotas… ) en todos ellos estoy haciendo una especie de homenaje al disco de vinilo, al acto de comprar y escuchar y apreciar los viejos elepés con sus chasquidos y sus portadas grandes y por supuesto su maravillosa música. Y entonces es cuando decido darle esa forma de disco, con su cara A y B, sus fotos de los artistas y hasta su pista oculta, donde, por cierto, meto al lector en la cocina del autor, o por seguir con el símil musical, en el estudio de grabación. Un diseño que podía haber ido mucho más lejos, pero que tenía unas lógicas limitaciones.

 

Es cierto que El surco es el alma del vinilo se establece en torno a siete cuentos planteados casi como las dos caras de un vinilo de temática variable. Sin embargo, más allá del tributo a la música y al vinilo, parece haber una unidad temática ligadas a ciertas formas de soledad del ser humano, algo que nos refleja. Pensaba en la contracara: el silencio ?la soledad del silencio? también es música ¿Coincides con esa apreciación?

Sí, eso es muy cierto. Y fíjate que así se llama el primer relato: El Silencio, el único donde, como he dicho, hablo de un artista, una mujer enfrentada a su definitivo silencio. El silencio es claramente una forma musical. La música es también silencio organizado. Y fíjate que en toda narración hay silencio. Creo que era Hemingway quien habló de esas zonas de sombra (el relato B frente al relato A) que es la parte no explícita del relato, todo lo que no se dice pero que el lector deduce o imagina. Porque el lector es siempre coautor de lo que lee, y cada lectura es una recreación propia del texto leído.

 

Los temas, que funcionan como disparadores en el libro ¿forman parte de tu mapa personal? ¿Por qué elementos tan variados como Raphael y Red Hot Chilli Peppers? ¿Cuál es el punto de fusión?

No creo que haya ningún punto de fusión. Justamente a esos dos artistas no los suelo escuchar. Tampoco a los Eagles, aunque un relato se llame “Tequila Sunrise”, y en cambio Dylan o Leonard Cohen a quienes oigo mucho y he visto en concierto varias veces no tienen tema propio. Pero están ahí. Sin ellos, y sin los Kinks, yo no hubiera escrito este libro. No siempre están explícitos mis gustos personales. Sí la hay esa coincidencia en Ruby Tuesday, un tema de los Stones en su fase hippie-psicodélica que aprecio mucho.   No obstante hay un relato donde sí aflora más que en los otros mi universo musical, y es en Epitaph, donde he incluido una especie de catálogo de la música que descubrí en mis años en la universidad. Y luego en esa parte final del libro donde ya no hay ficción, lo que yo llamo la pista oculta, y que termina con ese Top-14 que es mi disco de vinilo ideal, disco que, por cierto, se puede oír en el blog que he creado con el título del libro: elsurcoeselalmadelvinilo.blogspot.com.

 

En algún momento comentas que “Las canciones catalizan las historias, actúan como hitos que señalan el lugar en el que escarbando un poco aflorarán recuerdos, preguntas y emociones” y al respecto, desde la perspectiva de la estructura narrativa ¿Crees que el cuento debe compartir con la música ?con un tema concreto? la efectividad del ritmo, ejecutado en breve, sin que sobre o falta nada?

Sin duda. En el cuento es muy importante el ritmo, la medida, saber dónde y cuándo hay que acabar y dejarle al lector (como al oyente que escucha música) de nuevo con su silencio. Siempre se ha dicho ¿no? que una novela lo soporta todo. En mitad de una novela puedes (creo que Bolaño lo hace en 2666) incluso poner una receta de cocina, pero en un relato corto te la juegas con las digresiones. Un párrafo o incluso una frase mal puesta te pueden arruinar un cuento. El cuento o relato corto es muy frágil, es una pieza musical delicada.

 

Volviendo a los cuentos que componen El surco es el alma del vinilo, si bien los hay muy distintos, no solo en temática sino en tempo ninguno pierde la tensión narrativa: no hay elementos superfluos, independientemente de la extensión de cada uno ¿Cómo se logra ese equilibro entro lo que se debe decir y aquello que el lector debe inferir sin caer ni en lo críptico ni en lo excesivamente masticado? ¿Crees, por otra parte, que esa es una de las normales generales del cuento?

Bueno, yo creo que ese equilibrio que mencionas solo se consigue releyendo mucho lo que se ha escrito (confieso que corrijo obsesivamente), depurando el texto y tratando de que tu “yo lector” no se deje embaucar por tu “yo autor”. El primero ha de señalarle al segundo sus excesos y evitar que se desmadre y caiga en la palabrería o en eso que se llama literatura sonajero. Hay que ser original pero hay que ser claro y por supuesto dejar al lector que, como decía antes, recree el relato, es decir lo vuelva a crear para sí. ¿Y cómo se logra eso? Pues trabajando el texto, con relecturas espaciadas ( a veces con varios meses entre una y otra) y sabiendo siempre a dónde quieres llegar.

 

¿Cómo fue el proceso creativo de El surco es el alma del vinilo? ¿Cómo reuniste la colección de cuentos?

Cuando tuve la idea del libro, el primer relato ya lo tenía escrito, como he dicho antes. Y luego fui pensando historias que tuvieran ese aliento musical, algunas jugando con elementos de mi propia vida, como en esa especie de ucronía sobre mi tío, que se llamaba como yo y que era de alguna manera el aventurero en una familia muy poco aventurera, o como en Epitaph. Y curiosamente después de completado el libro, cuando ya tuve la sensación de que era una obra con cierta coherencia y unidad, he escrito otros relatos que podrían tener encaje en él. Siguiendo con los símiles del mundo del disco, tal vez dentro de unos años podría hacer una nueva edición con un par de “bonus tracks”.

 

Por otra parte, eres un escritor multipremiado (Premio Caja España de libro de cuentos 2008, Obra Social Caja España, Valladolid, 2009), y con mucha experiencia ¿Cuál es la clave para lograrlo sin morir en el intento?

Los premios pueden ser muy engañosos. Los más conocidos lo son porque hay en ellos una clara finalidad comercial y los autores no se presentan sino que “los” presentan, lo cual no significa que no sean merecidos, pero en el noventa y tantos por cien de los certámenes literarios lo que hay son jurados que seleccionan textos cuya autoría ignoran. Ese es el valor que yo les doy, saber que lectores a quienes no conozco y no me conocen puedan apreciar y destacar lo que he escrito entre cientos de originales. Y eso te da la confirmación de que lo que escribes puede llegar a un público. Pero una cosa es esa y otra muy distinta es que quien vive de vender libros esté dispuesto a arriesgar por un perfecto desconocido. Y eso hay que tenerlo muy claro.

Por lo demás el camino no está en ser premiado o no ser premiado ni en publicar o no publicar, sino en disfrutar escribiendo, y madurar como escritor.

 

¿Por qué escribir, y reivindicar, el cuento en una España actual donde reina la novela, comercial y culturalmente hablando?

El del cuento es un género que me ha hecho muy feliz como lector: Borges, Cortázar, Monterroso, Carver… y por supuesto grandes clásicos como Chejov (para mí el más grande de todos), Maupassant, Hawthorne, Poe… Como autor yo no pretendo reivindicar ningún género, he escrito muchos cuentos y algunas novelas de las que solo una o dos publicaría, y si pudiera prescindiría de los géneros. Creo que se me da mejor el cuento o relato corto, pero es cierto que no es un género muy apreciado por el gran público. Lo que no voy a hacer es escribir pensando en las preferencias de los lectores o de los editores. Y afortunadamente ni vivo ni pretendo vivir de la literatura.

 

En relación a esta última pregunta ¿puedes comentarnos, si es posible, como ves el panorama del cuento en España, digamos su estado de salud frente a otros países con mayor tradición de relato, como Argentina?

Tengo la impresión de que ha mejorado algo la aceptación del cuento, pero sigue siendo muy inferior a otros países, como el que citas e incluso un país con grandes escritores de cuentos como es Estados Unidos, en el que enormes escritores se han dado a conocer escribiendo sus cuentos en revistas. Mucha gente no sabe ni lo que es un cuento, si no dices la palabra “relato” creen que hablas de cuentos infantiles. Te podría contar varias anécdotas al respecto, cosas vergonzantes como alguien que me entrevistó para un periódico creyendo que yo era un autor para niños. Me duele decirlo, pero España es un país bastante inculto literariamente hablando, seguimos teniendo mucho que aprender de los latinoamericanos, que, para empezar, hablan un español más rico que el nuestro.

 

¿Cuál es el próximo paso? ¿Estás trabajando en otra obra?

El próximo paso es siempre el mismo: intentar escribir mejor. Ahora estoy a punto de terminar una novela corta que dejaré enfriar un tiempo antes de releerla y ver qué hago con ella.

 

¿Deseas agregar algo más?

Simplemente daros las gracias e invitar a quienes me quieran conocer como autor a entrar en mi blog ETCÉTERA (http://rafaelorihuel.blogspot.com.es/) donde encontrarán una Sala de Lectura. Ahí, entre otros cuentos se puede leer el que abre EL SURCO ES EL ALMA DEL VINILO: “Dream is over / El silencio.”


Datos del Autor

  • Nombre: Rafael Orihuel
  • Género del libro: Narrativa/Cuentos
  • Nacionalidad: España
  • Bio: Nacido en Gandía, Valencia, 1957. Licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia. Pertenece al cuerpo de Funcionarios de Administración Local con Habilitación Nacional (Secretario de Ayuntamiento de Categoría Superior). Ha residido en Gandía, Valencia, Castellón y Benicàssim. Actualmente reside en Tarragona. Ganador de los premios:
    • Caja España, de Valladolid (Premio de Libro de Cuentos), 2008.
    • Gabriel Miró, de Alicante, 2004.
    • La Pluma Exacta , de Pinto (Madrid), 2002.
    • Fernández Lema, de Luarca (Asturias), 2001.
    • Ciudad de Elda (Alicante), 2001.
    • Jara Carrillo, de Alcantarilla (Murcia), 2000.
    • Villa de Lodosa (Navarra), 1999.
    • Joan Fuster (Almenara, Castellón), 1999.
    • Ciudad de Villajoyosa (Alicante), 1984.

EL SURCO ES EL ALMA DEL VINILOEl surco es el alma del vinilo

Editorial: Ediciones Oblicuas

206 Pág.15 x 21.6 cm

 

¿Cómo escribe Rafael Orihuel?

Dream is over (el silencio)

Apenas ladea la enfermera a la paciente en coma, el doctor Mendoza ve el tatuaje. La muchacha frota con algodón la carne blanca y fofa de la nalga e introduce en ella la aguja, justo cuatro dedos más abajo de los pétalos que asemejan gotas de agua, y cuyo colorido parece querer alegrar a destiempo aquel cuerpo, ignorando su probable final. La noche ha sido bastante tranquila hasta que han traído a la mujer del tatuaje. Justamente ha ido a avisarle Lucía. Así se llama la enfermera: veinticinco años, alta, ojos grandes y verdes, cinta naranja evitando que sus cabellos oculten el rostro. Hace un par de meses coincidieron en otra guardia, llevaba puestos sus auriculares aunque sabe que eso está prohibido, y hasta puede ser sancionada; en cualquier momento pueden llamarla por los altavoces, por eso no se lo permiten. Pero de noche las normas no hacen guardia. Sobredosis de barbitúricos, le ha comentado al doctor, y ha sacado del bolsillo de su bata verde (un verde más oscuro que el de sus ojos) el frasco de píldoras, tendiéndoselo. Y además ha ingerido alcohol. La mezcla fatal, se dice Mendoza, pero habrá que aplicar el protocolo establecido: anamnesis y exploración física, medidas generales (colocar al paciente en decúbito supino con piernas elevadas, monitorizar ritmo y frecuencia cardiacas…), ventilación, infusión de líquidos…, en el ordenador viene todo, paso a paso, incluso los tratamientos realizados en casos similares en ese mismo hospital. Pero la mujer ha vaciado el frasco entero, píldoras y más píldoras de un fármaco ni siquiera legalizado, y encima ha bebido Dios sabe qué. Así que probablemente no servirá de nada lo que se le haga, como mucho la mantendrán «viva» durante unas horas, las suficientes para movilizar a los allegados, para mentalizarles…

Comentarios

  1. pilar

    18 marzo, 2015

    Interesante entrevista , estimula a leer el libro de un autor desconocido para mi pero que parece que tiene cosas interantes que contar.

  2. Imagen de perfil de

    JordiGC

    19 marzo, 2015

    Me he bajado el libro en Amazon, por pura curiosidad (la portada me atractiva), y la verdad es que es una gozada. Engancha, entre hoy y mañana espero acabarlo. Son historias minuciosas y sensibles, con mil detalles, y si encima has vivido, aunque yo era un crío entonces la época dorada del rock, lo disfrutas más. La segunda parte del libro es muy original. Es exagerado compararlo con Bolaño como se dice en la web de la editorial, yo no sabría con quién compararlo. Creo que está bien narrado, con precisión y sin alardes de palabrería.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Abrir la barra de herramientas