Segundo caso (privado)

Escrito por
| 16 | 3 Comentarios

Un filósofo divorciado convive con su hijo en un estadio de fútbol. El niño es muy listo y ante el silencio de su padre prefiere oír la radio. En ese entonces la narración corría a cargo de Fdo. Marcos que describía prodigios en la cancha, que solo el veía…

   Moraleja: desde Aristoteles los filósofos se hicieron sordomudos.

Comentarios

  1. Profile photo of Wolfgang

    Wolfgang

    26 marzo, 2015

    Yo diría incluso que Aristóteles fue el primero en empezar a balbucear

  2. Profile photo of Mabel

    Mabel

    26 marzo, 2015

    Muy bueno, Raúl. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Currently you have JavaScript disabled. In order to post comments, please make sure JavaScript and Cookies are enabled, and reload the page. Click here for instructions on how to enable JavaScript in your browser.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.