Entrevista al multifacético Israel Esteban, autor de ‘Catorce años de silencio’

Escrito por
| 62 | Dejar un comentario

Empecemos por el principio ¿Qué encontrará el lector al hacerse con Catorce años de silencio?

La respuesta correcta sería qué no encontrará, porque se abarcan tantos temas que resulta extremadamente complicado etiquetarla y posicionarla en un único lugar. Desde luego es un despliegue de pirotecnia verbal que hace que el lector pase por todos los estados de ánimo posibles, con la misma facilidad con la que un niño pela un plátano.

Desde el principio pongo al lector en situación, qué haría él mismo si se presentase un viajero del tiempo en su propia casa, qué haría si le dijera que es su descendiente y que viene del futuro. Y no solo eso, también trae una serie de diarios que desvelan el destino de la humanidad. Si quieren saber qué será de nuestra raza y qué ocurrirá con nuestro mundo recomiendo que comiencen a leer la novela ahora, algunos sabrán qué hacer sin ninguna duda.

Catorce años de silencio es, por decirle con algo de humor, un delirio enervado a la décima potencia, un juego, un sinsentido con mucha lógica ¿Cómo se construye una historia en la cual su estructura narrativa parece, por momentos, carecer de estructura narrativa?

Me encanta la forma en la que me haces esta pregunta, has captado muy bien la esencia oculta de esta singular novela. He aplicado la técnica del collage al texto, comenzando como brújula y acabando como mapa. Luego, solo hay que estar atento para hilar bien todas las historias.

Es imposible evadirse de unos de los elementos más originales que tienen Catorce años de silencio, teniendo en cuenta que es una novela de ciencia ficción, y es el humor satírico ¿Cómo se logran esa interacción entre humor, misterio y ciencia ficción?

Todos mis escritos se nutren de mi fuerza vital, de mi forma de ser. Soy una persona entusiasta, positiva pero también melancólica. Paso de estado líquido a sólido con suma facilidad, de igual forma lo hago en la vida real y todo ello se ve reflejado en la obra de manera creíble.

¿Cómo has sido capaz de imaginar todas las cosas que pasan en la novela? ¿De dónde sacas tantas ideas?

Desde muy pequeño me han entrenado en el ring onírico del mundo de los sueños, mi madre desde siempre supo potenciar ese don. En ocasiones pasa de ser un don a ser un problema debido a la cantidad de ocurrencias que tengo a lo largo del día. Cualquier cosa me lleva a otra, es un no parar de momentos eureka que me sobrepasan.

Catorce años de silencio está construido como un libro de crónicas que Darío, un visitante del futuro, entrega a su antepasado escritor. Para cualquier otro autor hubiera resultado complicadísimo mantener ese esquema y sin embargo, parece que manejas este tipo de situaciones con fluidez ¿Cómo lo logras? ¿Haces esquemas previos? ¿Tenías miedo, teniendo en cuenta lo arriesgado de la apuesta, que no funcionara?

Desde el principio quise hacer algo arriesgado, quise que el lector viera a través de mis ojos, que pudiera contagiarse de mi entusiasmo. En esta ocasión he huido de los farragosos esquemas y me he dejado llevar por mi intuición; destacando, como mencioné antes, el modo brújula. Jamás tuve miedo, no hago nada en que no crea.

Hablado de otro orden de cosas, eres un autor singular, usas performances y formas de marketing no convencional (como colgar muñecos del puente de Logroño para promocionar tu anterior novela), o subirte a un bote con un cartel ¿Qué te lleva a movilizarte en torno a ese tipo de acciones? ¿No te preocupa perder “seriedad” a la hora de presentarte al lector?

Procuro ser siempre original en todo lo que hago, desde la decoración de un plato hasta en una conversación de ascensor. Evitar lo trillado es mi ley, coger una canoa y surcar río arriba para montar un campamento provisional en una isla para que todo el mundo vea que algo está pasando… Siempre dejo pistas para que le gente se pregunte. Después de unos días acabo reconociendo la autoría de cada acción; el misterio llevado al mundo real.

De hecho acabo de terminar una iniciativa que ha resultado ser un éxito. He vivido durante tres días dentro de un local del centro de Logroño. La posibilidad de conocer al escritor, la posibilidad de acercar el artista a la calle y ver mi lugar de trabajo. Yo me encontraba en bata y en pantuflas y las personas pasaban sorprendidas viendo cómo hacía vida allí dentro. En el recinto disponía de una tienda de campaña donde dormía, y todo ello se ha convertido en una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida porque la gente se ha volcado conmigo y yo con ellos. Aún guardo restos de toda la comida que me trajeron. Por eso no me planteo perder seriedad ante los lectores, porque mis textos son un reflejo de mí y mis ocurrencias quedan plasmadas en el papel de una manera convincente.

 

Por lo demás, has logrado publicar tus novelas gracias a proyectos de micromecenazgo con el apoyo de la gente ¿Representa una exigencia de cara al lector? ¿Te sientes con mayor responsabilidad de no “fallar” y que tu próxima obra esté a la altura?

La verdad es que cuento con el apoyo de muchos amigos que se convierten en cómplices de todas mis aventuras, en ese sentido me siento inmensamente agradecido. Convierto mis proyectos en sus proyectos y se entregan tanto como lo hago yo, o casi. No tengo miedo a fallar porque cada página que escribo es un escalón que subo y cada vez me siento más seguro. La evolución viene con el trabajo.

Te mueves mucho en medios, manejas muy bien las ventajas de Amazon, sabes exprimir las redes sociales, tienes un blog nutrido, haces videos, etc. ¿Es, hoy en día, una condición indispensable para todo escritor que intenta trascender conocer el mundo de digital?

Actualmente todo el mundo hace de todo. Todos viajan, esculpen y toman fotografías. Y mientras tanto cientos de libros se ahogan en un océano de papel impregnado de tinta negra. Yo siempre lo tuve claro, o te adaptas al mundo o te ahogas con el riesgo de pasar desapercibido.

Catorce años de silencio ha conseguido llegar al número 1 en Amazon en varias categorías, lo que representa una verdadera hazaña ¿Qué significa ese reconocimiento para un escritor?

Estar en la lista de los más vendidos, en mi categoría, es un reconocimiento a mi trabajo que me hace coger impulso y me llena de felicidad. Estamos hablando de un trabajo artesanal, hecho a mano y considero que eso da un valor añadido. Desde la portada dibujada por mí y llevada al ordenador con ayuda de Miryam León, ilustradora y amiga; y la confección de los vídeos gracias a Carlos Larrainza, también amigo, etc.

¿Tienes la fantasía de llegar a una editorial tradicional que te publique o no te interesa trabajar con editoriales y prefieres la libertad de la autopublicación?

No cierro las puertas a nada, de hecho sé que estar en Amazon es como estar en el mayor escaparate del mundo y esto me puede llevar a recibir interesantes propuestas. Estaré muy atento al correo.

¿Deseas agregar algo más?

Simplemente agradeceros esta entrevista y solo me queda decir que espero que los lectores disfruten con la lectura de esta irreverente distopía que lleva por nombre “Catorce años de silencio”; y para aquellos que son amantes del género del relato o cuento pueden leer mi primer libro “La muñeca que vio la luz del sol”, un libro que contiene dieciséis relatos. Les invito también a que me sigan en mi blog o en Facebook para que sean testigos de todo lo que voy preparando y para terminar comparto dos entrevistas que me hicieron en la televisión, para que la gente pueda ver cómo vivía en un escaparate. Entrevista 1 y 2. Un abrazo y hasta siempre.

Israel Esteban

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas