Trail sierra de María Andrés

Escrito por
| 201 | 11 Comentarios

El día nos regalaba una apacible y hermosa mañana. La salida fue un chute de adrenalina, para los que corríamos por primera vez un trail, por una sierra. Con el afán de superación como zapatillas, y la ilusión por bufanda, emprendí la carrera junto a tres amigas Que decir que al ver a tanto atleta bien entrenado y  veteranos en este deporte,  un ¡Oh madre mía! se escapó de nuestros labios, junto a un amago de miedillo. La sierra lanzaba el guante y nosotros  como unas valientes lo  recogíamos.  El  duelo se comenzó a olfatear por toda  la sierra. Ella, poderosa y desafiante, nosotros con el afán de superación como patria. La sierra respiraba a pleno pulmón, y nosotros nos contagiamos de toda su pureza, y  el miedo y los complejos se evaporaron como por arte de magia. Un suave y afectuoso viento, nos acompañó durante toda  la ruta. La madre naturaleza se mostraba ante nosotros espectacular, generosa y desnuda. Como una madre amorosa, nos ofrecía sus extensos brazos maternos. Los  almendros habían adelantado su floración. Éstos nos saludaban, al igual que una joven damisela enamorada.  Elegante, orgullosos y, vestido con sus recién  estrenadas jalas florales, mostraban todo su encanto. Todo iba más o menos bien, de pronto,  nos salió al encuentro una presuntuosa pendiente que, altanera vomitaba toda su bilis. Era hermosa, y también despiadada en su crudeza. Bella y bestia.  La jodida,  hizo bien su trabajo. El ritmo  de los participantes cayó en picado y ella, burlona, sonreía satisfecha. Como jabatas  tuvimos que recurrir a esa fuerza interior que siempre se mantiene alerta en nuestro interior. La sierra enseñaba sus tripas  y nosotros nos adentramos en sus entrañas, cansadas, pero dispuesta a vencerla y dejarnos camelar por su encanto.  Las encinas se balanceaban al ritmo del viento. Los participantes iban dejando su huella.  La madre naturaleza sonreía  agradecida,  por el respeto que hacia su hábitat  mostraban todos los participantes. En medio de aquel silencio reconfortante, nos dejamos enamorar por su entorno y recobramos fuerzas.  Un camino menos angosto y menos bravo, nos recibió amablemente. Con las pulsaciones a mil” y los pies pidiendo clemencia, saltear charcos fue con lo único que pudimos acallarlos. Entre charco y llano, llegamos a un cruce, donde unos jóvenes de entre tantos, que han ayudado, nos ofrecieron algo dulce para reponer fuerzas. Un olé por todos ellos. Bueno ya faltaría poco me decía. Tengo que confesar, que nunca había ido por allí. Imperdonable.

Respingamos al ver, que otra subida nos saludaba.  Ésta, disfrazada de matorrales, nos pareció  solo peleona. Como mejor pudimos la subimos. Al llegar a su cima,, “ subidón. Ya faltaba menos, después de admirar  el bello paisaje y respirar atropelladamente; La bajada.  Fue brutal. Las rodillas gritaban descanso. Pero las ganas de terminar  dignamente la carrera, fue una mordaza contra sus quejas.  Los matorrales seguían saliendo a nuestro encuentro como chiquillos jugando al escondite.

Justo al acabar la bajada, otros jóvenes nos esperaban para  animarnos y mostrarnos su solidaridad.  La deseada pregunta ¿cuánto queda? Dos kilómetros, ¡esta chupado! Decían, vitoreando. Fantásticos dando ánimo.  Verdad o mentira,  fue  un impulso para recuperar las fuerzas.

Por fin llegamos a Santa Lucia, señal honorífica, de que el final de la carrera estaba cerca. Adrenalina a raudales. Un pensamiento, Un homenaje y una poesía en mi corazón. Lo demás no importa, primero o último da lo mismo, lo importante; participar.   ¿Carrera o hazaña?

 

QUERÍA COMPARTIR CON VOSOTROS UN DÍA DE MI VIDA. 24- 1- 2016.

 

En la foto podéis ver a los corredores por uno de los paisajes por donde hicimos la maratón; Mi pueblo. LA PARRA.

Comentarios

  1. Imagen de perfil de jon

    jon

    25 enero, 2016

    Impresionante carrera y brillante la exposición que haces de ese recorrido entre los abruptos vegetales, testigos mudos de esa humana y serpenteante hilera de participación.
    Asombroso el modo en que describes el camino, me ha encantado los valores que, a traves de tu palabra, me ha transmitido: El mimo respetuoso de los participantes y demás personas a la naturaleza es envidiable.
    Concienciar a las personas de la necesidad de hacer deporte y manifestar la integridad y bienestar que nos otorga es un hecho que ha de romper con la desidia que a muchos nos gobierna.
    Imagino al corazón exigiendo un respiro, de las rodillas no quiero ni hablar… me duelen sin moverme del sofá.
    Enhorabuena, querida amiga, y gracias por compartir ese hermoso día.
    Un abrazo enorme.

  2. Imagen de perfil de Charlotte

    Charlotte

    26 enero, 2016

    Qué relato más maravilloso, Guardiña. Como dice Jon, nos has hecho vivir toda la carrera: la belleza de paisaje, las dificultades del camino, la alegría por llegar al destino… Toda una alegoría de la vida. Un abrazo y mis felicitacioes

  3. Imagen de perfil de Labrida

    Labrida

    26 enero, 2016

    Espectacular amiga Guardiña, ha habido un momento en una de las subidas que casi me quedo sin aliento, un relato realmente envolvente y apasionante, felicidades por escribir así, un abrazo.

  4. Imagen de perfil de Manger

    Manger

    26 enero, 2016

    Estupenda descripción de la carrera, estimada Guardiña. Me ha recordado mis tiempos en que solía frecuentar mucho las tierras extremeñas, Almendralejo, Mérida, Zafra… Siempre me gustaron aquellas sierras y sus bondadosas gentes, entre las que -por cierto- se encuentra mi esposa, que es de Alía (Cáceres). En fin, no quiero enrollarme. Mis felicitaciones y un abrazo.

  5. Imagen de perfil de Skuld

    Skuld

    26 enero, 2016

    Gracias por compartir esa experiencia, amiga Guardiña, llena de ritmo y esa particular visión del entorno natural como humano. Un abrazo fuerte.

  6. Imagen de perfil de VIMON

    VIMON

    26 enero, 2016

    Felicitaciones, amiga, por tu hazaña deportiva y su magnífica descripción. Un fuerte abrazo.

  7. Imagen de perfil de Mabel

    Mabel

    26 enero, 2016

    ¡Maravilloso! Un abrazo Vale y mi voto desde Andalucía

  8. Imagen de perfil de gonzalez

    gonzalez

    26 enero, 2016

    Hermosa experiencia! Me quedo con esta parte ” La sierra respiraba a pleno pulmón, y nosotros nos contagiamos de toda su pureza, y el miedo y los complejos se evaporaron como por arte de magia. Un suave y afectuoso viento, nos acompañó durante toda la ruta. La madre naturaleza se mostraba ante nosotros espectacular, generosa y desnuda” Te felicito! Mi voto y un abrazo muy fuerte!

  9. Imagen de perfil de Reaper El Chivo

    Reaper El Chivo

    27 enero, 2016

    Me quito el sombrero ante su relato, amiga Guardiña. Aunque no pudiera acudir a aquella carrera, ha logrado transportarme a ese día y ese lugar. Emoción, superación y satisfacción lo logra trasmitir todo de una dulce manera. En lo personal me han enamorado estas líneas: “El duelo se comenzó a olfatear por toda la sierra. Ella, poderosa y desafiante, nosotros con el afán de superación como patria.” Mis felicitaciones, un saludo y mi voto.
    Salud y suerte.

  10. Imagen de perfil de guardiña

    guardiña

    28 enero, 2016

    ¡ Gracias amigos! Me hubiera gustado contestaros individualmente, pero estoy atareada en unas actividades solidarías y el tiempo que me queda lo dedico en leer vuestros fantásticos textos,.Muy agradecida por vuestros comentarios. Abrazo colectivo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Abrir la barra de herramientas