La carta

Escrito por
| 67 | 7 Comentarios

Querido hermano:

Espero que al recibir esta carta todos estéis bien. Yo os echo mucho de menos, aquí en esta fría ciudad, lejos de casa y también fuera de España. Aquí en mi soledad, añoro los juegos de nuestra hermana pequeña y las ricas comidas de mamá, entre otras muchas cosas. Es lo que tiene la distancia. Dales un beso muy grande a todos de mi parte.

Pero el motivo de mi carta no es solamente para saludaros, es porque tengo algo muy importante que decirte y hasta ahora no me he atrevido a hacerlo. Aunque todos pensáis que me fui al extranjero para encontrar trabajo, lo cierto es que no fue esa la razón principal de mi marcha. Hubo un acontecimiento que me impulsó a hacerlo. La causa de emigrar a otro país tiene nombre de mujer: Rosa.

Sé que esto debía habértelo dicho mucho antes y no tengo excusa para mi comportamiento. Sólo espero que me entiendas y perdones. Aprovecho la distancia de mi exilio y escribo estas líneas para explicarte lo que pasó.

Desde el primer día que me presentaste a tu novia me enamoré de ella. Rosa es tan especial, su figura, su manera de moverse, su fragancia, y tiene esa mirada dulce y cautivadora, que quedé fascinado. Todo en ella me atraía.  Aunque supe desde el primer momento que no debía fijarme en ella, no pude evitarlo. Luché contra mí mismo, sin esperanza de éxito. Día tras día, os veía juntos y eso era un suplicio para mí. Cada vez que intentaba reprimir esa pasión que me iba consumiendo por dentro, era peor y el deseo de estrecharla entre mis brazos y besarla crecía en mi pecho.

Una tarde fui a buscarla a la salida del trabajo, fingí que nos encontrábamos por casualidad y la acompañé a casa. Me armé de valor y cuando llegamos al portal de su casa le confesé mis sentimientos. No sé cómo me atreví, ni cómo salieron mis torpes palabras de mi boca. Le dije lo mucho que la deseaba, que no conseguía olvidarme de ella, le pedí que me diera una oportunidad de demostrarle mi amor. Rosa me escuchó hasta el final sin pronunciar palabra alguna; luego me cogió de la mano y con mucha delicadeza me dijo que nunca había querido provocar esos sentimientos en mí. Sentía por mí únicamente el afecto que tiene un amigo por otro; pero nunca un amor como el que a ti te profesaba.

Cuando oí esas palabras de su boca, mi corazón se hundió en el más profundo abismo. Le prometí que no la volvería a molestar más y le pedí que, por favor, no te contara nada de esto. En esos momentos no podía confesarte que había intentado robarte la novia. Era mejor dejar las cosas así y desaparecer.

A los pocos días, planeé mi viaje. Tenía que alejarme de Rosa; yo sabía que mi voluntad era débil y, tarde o temprano, me arrastraría hacia ella y, quién sabe, haría una locura. No podía aguantar la tortura de verla. Puse tierra por medio, como suele decirse, y aquí estoy. Ahora que ya ha pasado un año, quiero contártelo y espero que con el tiempo pueda algún día regresar a casa. Desearía poder veros a los dos juntos sin sentir la envidia que me provoca el deseo por Rosa.

Tu hermano, que te quiere, Juan

Comentarios

  1. Imagen de perfil de LluviaAzul

    LluviaAzul

    15 junio, 2016

    Amigo mío, confesión profunda, carta hermosa. Un abrazo, fuerte.

    • Imagen de perfil de arcano

      arcano

      3 julio, 2016

      Gracias Jessica, me alegra mucho que te haya gustado. Un fuerte abrazo

  2. Imagen de perfil de Mabel

    Mabel

    15 junio, 2016

    Un sentimiento muy profundo que hace que tu valía salga a la luz sin importar las consecuencias. Un abrazo Alberto y mi voto desde Andalucía

    • Imagen de perfil de arcano

      arcano

      3 julio, 2016

      Gracias por tu comentario Mabel. Un abrazo

  3. Imagen de perfil de Luis

    Luis

    15 junio, 2016

    Grandes sentimientos los que descubres en este breve relato en forma de epístola o carta. Muy bueno, saludos con mi voto, Alberto!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Abrir la barra de herramientas