Aquí hay fantasmas

Escrito por
| 219 | 35 Comentarios

Hay fantasmas, aunque no los veas; los notas, los sientes.

En la vieja casa de tus abuelos, en el patio de juegos de tu niñez, en los recuerdos de lo que dejaste atrás para no volver.

Hay fantasmas, aunque no logres verlos; los sientes, sabes que están ahí acechando.

Pero no habitan en la vieja casa, ni en el patio, ni en los recuerdos; viven dentro de ti, los llevas contigo a donde vas, los liberas sin saberlo en cada suspiro, encantas los lugares por los que pasas con los fantasmas de tu nostalgia.

Comentarios

  1. Lauper

    26 octubre, 2016

    Y que bueno es tener esos fantasmas. Porque precisamente tenemos nostalgia porque nos pasó algo bello o porque con los años decidimos recordarlo como bueno. Me encanta como escribes, mi voto para ti, Stone.

    • Ana-Stone

      26 octubre, 2016

      No olvidemos que son fantasmas y pueden dar miedo, pero ahí están. Muchísimas gracias Lauper, un saludo.

  2. Labrida

    26 octubre, 2016

    Extraordinario relato, acabas de crear un bello fantasma que siempre me recordará tu relato, un saludo Ana-Stone.

    • Ana-Stone

      26 octubre, 2016

      Muchísimas gracias Labrida, espero que te acompañe mucho tiempo y te haga compañía en las tardes de otoño, el hábitat de la melancolía. Un saludo.

  3. GermánLage

    26 octubre, 2016

    Hermosos fantasmas los que acabes de crear para mí. Haré lo posible por llevarlos siempre conmigo.
    Un cordial saludo y un merecido voto, Ana Stone.

    • Ana-Stone

      26 octubre, 2016

      Ahí estarán Germán, esperando para salir cuando ya creas que los hayas olvidado. Muchísimas gracias, un saludo.

  4. Qwertytantos

    26 octubre, 2016

    Los fantasmas de nuestra nostalgia…Muy bonito Ana-Stone. Mi voto y mi saludo.

    • Ana-Stone

      31 octubre, 2016

      Muchas gracias, me alegra que te haya gustado. Un saludo.

  5. Mabel

    26 octubre, 2016

    Unos fantasmas que siempre están presentes que buscan en nosotros un nuevo camino para liberarse. Un abrazo Ana y mi voto desde Andalucía.

    • Ana-Stone

      31 octubre, 2016

      Para liberarse de la prisión en la que los tenemos. Muchas gracias Mabel, un placer tenerte por aquí, un abrazo.

  6. Charlotte

    26 octubre, 2016

    Me gustan estos fantasmas, aunque a veces den miedo, que se liberan en cada suspiro y encantan los lugares por donde pasas.Un beso y felicidades, Ana

    • Ana-Stone

      31 octubre, 2016

      Muchas gracias Charlotte, me alegra mucho que te guste, un abrazo.

  7. Nana

    26 octubre, 2016

    Maravilloso, Ana, siempre tan dulce y melancólica. Leerte es como un bálsamo, tus letras consiguen tranquilizar mis fantasmas. Un fuerte abrazo 🙂

    • Ana-Stone

      31 octubre, 2016

      Muchas gracias por el cumplido, me alegra un montón que mis escritos te hagan sentir así. ¡Un abrazo!

  8. Sualvez

    26 octubre, 2016

    Así es, aquello que amamos vive para siempre, en nuestros recuerdos, sin importar el tiempo ni la distancia. Nuestros fantasmas son los que nos hacen saber que estamos vivos. Muy bello tu relato.

    Un abrazo!!

    • Ana-Stone

      31 octubre, 2016

      Muchas gracias por leer, me alegra que te haya gustado. Un abrazo.

  9. Daniel Peraldi

    27 octubre, 2016

    Excelente Ana. Tengo unos cuantos de esos fantasmas viviendo conmigo. Je. Un beso y mi voto sincero. Daniel

    • Ana-Stone

      31 octubre, 2016

      Todos tenemos unos cuantos, aunque no los veamos, los sentimos. Muchas gracias por leer, un saludo.

    • Ana-Stone

      31 octubre, 2016

      Pues me alegro un montón, muchas gracias por leer. ¡Un saludo!

  10. Claudio_3

    27 octubre, 2016

    Lo que m esorprende es que mi amigo Gonzalez no haya aun comentado este relato ???? Muy bueno aunque al final sentíque le faltaba algo. Esa fue mi primera impresión. No quita de nada el merito de tu relato. Saludos y te dejo mi voto.

    • Ana-Stone

      31 octubre, 2016

      Hay finales que son abruptos, que te dejan con la sensación de que falta algo, de que ha sido demasiado rápido, dicen que así se crean los fantasmas, cuando dejan cosas pendientes porque les llegó un final inesperado. ¡Muchas gracias por leer, un saludo!

  11. gonzalez

    27 octubre, 2016

    Me gustó mucho, amiga Ana. Así es, coincido con vos. Te dejo mi voto y un fuerte abrazo!

    • Ana-Stone

      31 octubre, 2016

      Muchas gracias por estar ahí amigo, gracias por leer y apoyar. Un abrazo.

  12. Lourdes

    29 octubre, 2016

    Como tu dices Ana, no todos son buenos. Los buenos nos convierten en nostálgicas, los malos nos hacen no repetir historias, estar alerta…buenos o malos nuestros son y tenemos que aprender a vivir con ellos. Un beso y mi voto

    • Ana-Stone

      31 octubre, 2016

      Tenemos que aprender a vivir con ellos ya que somos sus creadores y vamos encantando los lugares que dejamos atrás. Muchas gracias por leer, un saludo.

  13. Miss_Eli

    31 octubre, 2016

    Algunos de esos fantasmas son buenos, te traen recuerdos preciosos de días pasados, aunque vienen acompañados de la nostalgia, esa es la que hace daño.

    • Ana-Stone

      31 octubre, 2016

      Tal vez los fantasmas sean las víctimas en este caso, atrapados en nuestra nostalgia. Muchas gracias por leer, un saludo.

  14. VIMON

    31 octubre, 2016

    Muy cierto, Anita. Estamos poblados de fantasmas. Un beso con mi voto.

  15. veteporlasombra

    9 noviembre, 2016

    Así que eso era, Ana… A do quiera que vamos lo poblamos todo de fantasmas. Menos mal que eres una gran vidente, y nos lo descubriste. Un abrazo…

    • Ana-Stone

      9 noviembre, 2016

      Eso era, no son los lugares los encantados, somos nosotros. Muchas gracias por leer, un saludo!

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas