La ventana

Escrito por
| 37 | 3 Comentarios

La ventana del corazón estaba abierta. Y ella le dejo pasar. Le dejo pasar,como se deja pasar a una mariposa de llamativos colores. Sin saber que esa mariposa. Tenia sus alas manchadas de sangre. Sin saber que sus caricias eran cuchillas que levantaria lentamente su piel. Hasta dejar sus huesos de seda al aire. Le dejo pasar como se deja pasar el primer rayo solar de la mañana. Al descorrer fugazmente la cortina de la habitación. La primera tonada de un melodia, que se te clava como una flechita en la frente. Y aunque quieras sacarcatela, esa flecha sea combertido en un cocodrilo de plata. Que aprieta aún con mas fuerza sus dientes. Y una vez que entro. Fue colocando lentamente ladrillos de sangre seca. Hasta tapiar por completo aquella diminuta ventana. Dejando a…,siendo un pequeño pajarillo de ceniza que se va consumiedo poco a poco Dentro de su propia jaula de lagrimas congeladas. Al principio nada parecia indicar que ese angel al que…le regalo su inocencia. Se convertiria en un demonio.Peor aún… En un pscopata que disfrutaria jugando con el cuerpo y la mente de… Hasta convertirla en un automata. Incapaz de respirar o de moverse sin que su dueño se lo dijera. Una especie de muerta viviente.Un recuerdo palpitante de lo que fue. Y que ahora va caminando como una muñeca sin vida por un bosque de albunes de fotos podridos y apunto de deshacerse. Entre sus palidos dedos. Los primeros dias de relación todo era como un cuento creado a su medida. Todos los dias una aventura,una emoción,una sorpresa, …no queria que se acavara nunca.Queria mas de todo aquello. Mas de aquella fantasia creada por los dos. Un solo minuto sin verle,sin escucharle… era morir. Y a lo largo del dia podia morir de muchas muertes pequeñitas. Todo lo que ella tocaba y sentia le recordaba la piel del él. Todas las voces que oia le recordavan a la suya. ¿Estaba loca? Posiblemente. Pero era una locura maravillosa. Una locura para la que…no queria tratamiento. Pero aquel hombre que le habia robado el corazón, Se quito su mascara de angel. y debajo de aquella piel,se escondia la bestia. Una bestia de ojos azules,de un azul tan inteso que el mar parecia hundirse dentro de ellos. Una especie de niño demonio,que parecia esconder un cuchillo tras su espalda mostrando la mas dulce de las sonrisa infantiles. Un demonio capaz de hacer con ella lo que que quisiera. Su domino era tan sutil que….no se dava cuenta que estava viviendo un infirno. Un infierno del que no pudo escapar hasta que no se vio sumerjida en el. Hasta que no se consumio por completo por aquellas llamas. Unas llamas que no eran calientes.Sino frias.Muy frias. De un frio tan pentetrante que hacia que incluso ,el Dios del Invierno tuviera que rendir pleitesia ante el infierno frio de aquel hombre. Aquel hombre por el que…suspiraba. Y que hizo de ella una esclava de sus propias emociones. Sus besos escondian veneno con savor a fresa. Y sus caricias, unas enredaderas con las que hiria apretando más y más su carne Hasta convertirla en arena. Y secar el estanque de su alma donde saldria a la superficie su corazón comvertido en una fragil y minuscula bolita de papel. Para que él,pudiera estrugarlo entre sus manos. Pero…era incapaz de ver todo aquello, de sentir todo aquello. …estaba enamorada. sus ojos eran dos estanques donde se reflejava la luna y su piel era un jardin donde cupido planto miles de diminutos cerezos. Estaba ciega de amor.Y era incapaz de ver el mal oculto en aquel rostro de niño. O no queria verlo.No queria ver el mal en aquel ser tan dulce. Y esa inocencia era lo que a él le alimentaba. El saberse el dueño de sus pensamientos y de su corazón le hacia sentir poderoso. Cadia dia que pasaba ese sueño,ese hermoso sueño que ella estaba viviendo, se fue transformando poco a poco en una profunda pesadilla. En una pesadilla de la quera imposible escapar. Pues…estaba prisionera dentro de su propio castillo. Y el principe que podia rescatarla,era su propio carcelero. Y cuando quiso darse cuenta tenia sus tobillos y sus muñecas sujetos a la parede del llanto, con unas cadenas de lagrimas tan fuertes,que eran imposibles de romper. Para…ella era como un juguete. Un juguete con el que podia hacer lo que quisiera. Incluso romperlo cuando se hubieras cansado de jugar con el. Ella era su muñeca particular,su capricho,y su perdición. Queria que fuera de él todas las horas del mundo.Veinticuatro le parecian insuficientes. La queria el mayor tiempo posiblre.Pero no de la manera que ella le queria a él. La queria de una forma obsesiva,de una forma enfermiza…y cruel. La queria para él solamente para él. La sola ideda de imaginarsela con otro le enloquecia. Su belleza era algo que como hombre que era, le atraia pero al mismo tiempo le hacia sentir vulnerable. Como un niño frente a un gigante,o una lagrima de hielo cerca del vapor. Porque el se via ridiculo a su lado. Un ser miserable al lado de la belleza que ella poseia. Para ella él era su principe. Pero él se veia asi mismo como un sapo. Pero un sapo sin ningun encantamiento. A pesar de atractivo fisico, el se veia poco para ella. Y la unica forma de sentirse bien consigo mismo era la dominacion. La dominacion de su cuerpo y de su mente. Por eso tenia que ser suya, no podia soportar otro rechazo ,Otra derrota.¡No! no podia, Esta vez tenia que ganar la partida fuera como fuera. Poco a poco se fue ganando su confianza. Con…era facil. …era una chica inocente y dulce. y el un actor experimentado en las grandes tablas de la vida. Un maestro en el arte de la improvisacion,Un mago del engaño capaz de interpretar mil papeles y no dar la sensaccion de estar actuando. pues él tenia dos caras. Una escondida con el rostro de un ser frio.incapaz de sentir las mas minima piedad. Y la otra cara hera la de un hombre tierno,simpatico,buen vecino, siempre en defensa de las injusticia…un santo del siglo XXI Y su relacion con…tambien tenia dos caras: -Un día paseo por el parque agarrados de la mano. -Al día siguiente un grito. -Un día un ramo de flores. -Al siguiente un corte en la cara. -Un día una cena romantica. -Al siguente una muñeca rota y la otra dislocada. Y asi durante dias,meses,años…Ya habia perdido la nocion del tiempo. Ya habia perdido la cuenta de las cicatrizes y de las lagrimas derramadas en silencio. De los sollozos guardados para si. Su piel era un mapa. Un mapa en donde cada herida trazaba el camino hacia un páramo, sobrevolado por las aves de la amargura. Cada moraton era un tatuaje,una marca de propiedad. Porque aquel hombre al que..consinderava el principe de sus dueños. Aquel hombre porque el que lo dejo todo. Hasta a ella misma. En realidad era su carcelero.Y ella se encontraba prisionera dentro de su propio castillo. Castillo. el cual deseava con todas sus fuerzas que se derrumbara piedra a piedra sobre su pecho. Que una sacudida le hiciera temblar hasta los cimiento, y que todo se viniera abajo. Queria ser libre,ser libre al precio que fuera…. Por mucho que fantesara de niña con vivir su propio cuento de hadas . Vivir una y otra vez su propia historia de princesas. Como si el tiempo no existiera.Como si el tiempo… Ahora solo queria salir de esa prision en la que se habia convertido su vida. Aunque fuera convertida en humo. Aunque tuviera que dejarse su propia piel por el camino como si esta fuera la crisalida de sus penas. Queria romper las cadenas que la mantenian unida a él. Auque se rompieran las muñecas en su intento.Aunque tubiera que sangrar… Queria escpar de todo aquello…¡Queria vivir! Dava igual el precio de esa libertad. Deseava ser libre con cada milgarmo de su sangre, con cada poro de su piel. Lo desava mas que respirar. Mas que ver el nuevo dia. Queria que el tiempo se parara de golpe. Que todo terminara,que aquella pesadilla que parecia no tener fin. Cada noche soñaba con poder ser una mariposa y salir volando por alguna rendija. ¡Pero no podia! tenia las alas rotas. Y al igual que una flor que se marchita, se estava consumiendo poco a poco sosteniendo su propio corazón contra el pecho. Un corazon que estava apunto de quebrarse en mil cristalitos de sangre. Un corazón, que ya no era mas que un bomba de relojeria apunto de estallarle dentro. Ya no queria soñar, ya no queria ese falso cuento de hadas. Ya no queria un amor de ensueño.¡Ya no! Ahora queria despertar. Deseaba despertar de golpe. Despertar de esa pesadilla que era tan real, que sentia como mordia con sus afilados dientes, cada una de sus venas. Como la arañaba los ojos con sus afiladas uñas. Ycomo con una navaja de de llantos, hiba levantado poco a poco la fina piel de sus ilusiones hasta dejar al aire sus huesos. Unos huesos ya convertidos en polvo de tanto aguantar el peso de su angustia. Aquella pesadilla que le respiraba en la nuca cada noche. Como si fuera un dragon exhalando sus bocanadas de humo. Una pesadilla que la poseia cada vez que cerraba un momento los ojos. Metiendose dentro de su alma,como un dimunto insecto bajo la piel. Que la dejava ciega por momentos. No ciega no.Podia ver el miedo. Y ese miedo tiene forma huma,tiene rostro humano. ¿Como escapar de un miedo si? Un miedo de carne y sangre. Un miedo que contralava sus sentidos. Un miedo que era una serpiente con piel y venas apretando sus emocioneson con sus multlipes anillos de mentiras. Y que una vez que la tenia a su merced extendia sus colmillos(previamente inadvertidos) Inyectandole el veneno del amor negro. Pues eso es lo que ella sentia por él. Un amor negro, un amor venenoso. Un amor que la hiba consumiendo lentamente cada latido de su vida, cada minuto de su corazón. Ya no podia mas. Necesita sacarse de su sentir ese veneno que le corria por la sangre. Aunque eso significara…¡¡Arrancarse su propio corazon del pecho!! Abrise su torax en canal con una uña muy afilada,separarse la carne con sus propias manos. Y sacarse con la habildad de una cirujana ,aquella bombita sanguinolenta. Aquella bombita acumulada de ilusiones, pero tambien de miedos y de muertes pequeñitas. Muertes que eran cada beso,cada caricia,cada momento vivido. Todo absultamente todo parecia explotarle dentro de su ser en diminutos fragmentos de palomas rojas. Y en pequeñas espinas de… que parecian salirse de su . Cada mirada que le dirigia aquel hombre era como si mil alacranes mordieran su piel. Como si miles de puntas de flecha se le clavaran en sus retinas. Tenia que sacarse pronto esa bomba de amor y llanto antes de morir dentro de honda expansiva sentimental. Porque ya no podia tener dentro de sí ese sentimiento. Ya no podia estar enamorada. Y sin embargo lo estaba.Si lo estaba. Por muchas lagrimas que tuviera rompiendo sus ojos. Por mucho que la angustia fuera un pajaro intentando con su pico atravesarle la garganta. Ella aun le queria. Le queria, apesar de haber colocado sobre su frente la corona de espinos. Apesar de cada beso escondiera mil espadas en aquellos labios. Y cada caricia escondia en cada roce una muerte en miniatura. Apesar de todo aquello le queria. No sabia si aquello que sentia por el era amor,costumbre,o miedo. Miedo a llevar en su piel la marca de otro hombre. A que su vida, su ser…No fuera nada si él no estaba a su lado. El le habia convencido de que era la peor de las mujeres. O al menos asi se sentia ella. Porque esa era la sensacion que él le habia hecho tener de ella misma. Y asi misma se veia en el espejo como un ser merecedor de todas las desgracias que podian ocurrirle. Se sentia miserable,y cada vez se hundia mas en su propio mar de llanto. Un mar donde los peces tenian escamas que cortaban la piel. y las olas eran manos que se sujetavan al cuello impidiendola respirar. Un mar donde cada vez que intentaba sacar la cabeza para ver lo que habia en la supercie, mil manos invisibles la hundian cada vez mas adentro. Hasta que cada bocanada de aire que intentaba dar eran como piedras dentro de la garganta. Sus ojos son dos desiertos secos de tanto llorar,de tanto llorar cristales La angustia hera un centenar de arañas entre los dientes. Pero a pesar de todo ella le queria.Le queria con todo el dolor de su ser. Le queria como se quiere atrapar una mariposa de fuego con la mano. Le queria de la misma manera que se quiere agarrar la luna con los dedos. Su amor era:un amor encadenado. Un amor que dolia casi tanto como atravesarte el corazón con una espina de rosa ardiendo.Como perforarte los labios con la pinza de una hormiga de cristal. Pero ella no podia dejar de ser adicta a ese amor.Simplemente no podia. No podia dejar de pensar en el,aunque tan solo con recordarle un instantante la angustia diera patadas dentro de su vientre. Se habia acostumbrado a ser esclava de el. A no tener alma, a ser enteramente suya. A ser la sombra de mi propia sombra caminando con los ojos vendados,y con la piel fuera de mi misma.

Comentarios

  1. Imagen de perfil de Mabel

    Mabel

    9 octubre, 2016

    Una vida totalmente reprimida, sin contemplaciones de ningún tipo y sometida a unos ideales no correspondidos. Eso no es vida, es angustia, un martirio que te hace envejecer día a día y te debilita cada vez más. La vida en todo su concepto, es hermosa y hay que recuperar esa armonía y dejar de sentir miedo, vivir esta vida en toda su plenitud y despojarnos de todo aquello que nos hace daño y nos perjudica. Un abrazo Debora y mi voto desde Andalucía.

    • Imagen de perfil de Debora pol

      Debora pol

      9 octubre, 2016

      Muchas gracias Mabel. Este relato nacio de un encargo que me hicieron. Que al final no salio.
      se trataba de escribir un texto de teatro sobre malos tratos pero que fuera sin diálogos…para que sirviera tanto para titeres de adultos,teatro de cuerpo,mónologo …etc

  2. Imagen de perfil de Claudio_3

    Claudio_3

    10 octubre, 2016

    Hola!!! Tu relato es un poco difícil de leer por algunos errores en la tildación y el incorrecto empleo de algunos signos de puntuación como el punto. Te aconsejo reescribirlo, imprímelo y leélo en voz alta, es lo que hago con todos mis relatos. Saludos

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Abrir la barra de herramientas