La monotonía del hombre aburrido

Escrito por
| 129 | 5 Comentarios

Como cada mañana, debo tomar aproximadamente unos 30 minutos para levantarme, a veces incluso 40. Despertarse a las 10:30 en un día laborable para cualquier persona de provecho suele ser una bendición. Para mí eso era madrugar ¿Habré perdido la capacidad de servir para algo antes de las 9? No importaba cuantas horas durmiese, era imposible salir de la cama.

Decidí pues empezar mi día a regañadientes. Yo no tenía trabajo, ni algún tipo de compromiso con nadie, así que me encaminé hacia la biblioteca. Solía leer libros de filosofía mientras tomaba algunos apuntes en una pequeña libreta.

Esa mañana una chica joven, al igual que yo, se sentó justo a mi lado. No era una belleza, pero tampoco era fea. Se percató de que estaba leyendo a Sartre.

-Perdona ¿Estás en la carrera de filosofía?

En ese momento no supe que responder. Ni siquiera era un estudiante, más bien era un joven aburrido que mataba el tiempo en ese lugar.

-Sí.-le respondí con seguridad.

-¡Yo también! ¿A cuál universidad vas?

-A la Universidad de Barcelona.

-¿De veras? Yo también estudio allí, no creo haberte visto.

Normal, en mi vida había pisado la universidad. No le respondí, aunque tuve una extraña sensación en el estómago. Quizás fuese el hecho de que una mujer se había fijado en mí.

Pasaron las horas y decidí dar por finalizada mi sesión.

-¡Hasta luego!-me dijo la chica de forma animada

-Sí, adiós.

Ni siquiera le pregunté su nombre, tuve que haberlo hecho.

Volví a casa y después de comer decidí ir a ejercitarme al gimnasio. Al llegar a este, recordé que eran fechas posteriores a navidad, así que estaría lleno. Mis sospechas se hicieron ciertas. Casi podía oler el hedor a grasa y sudor de esa gente corriendo en sus cintas. Comenzaba a estar enfadado, tanta gente molesta alrededor me irritaba.

Hice mis ejercicios rutinarios en una hora y salí de allí lo más rápido que pude. Mientras estaba en la ducha un viejo que se estaba cambiando junto a mí llamó mi atención ¿Por qué venía aquí? Parecía que iba a morir de un momento a otro. Quizás estaría pasando el rato, esperando su muerte. No pude evitar ver sus cojones colgando, como si pendiesen de un hilo. Intenté buscar una metáfora que me inspirase mientras miraba aquel espectáculo del cuerpo humano. Fracasé. Luego de la ducha caminé a casa.

Mi día había finalizado. Como cada noche, yo no podía dormir. Pensé en la chica de la biblioteca ¿Volvería mañana? Puede que verla sentada al lado se convierta en una rutina. También recordé los testículos de aquel hombre. Luego de eso simplemente me dormí.

Comentarios

  1. Imagen de perfil de Mabel

    Mabel

    11 enero, 2017

    ¡Me encanta! Un abrazo y mi voto desde Andalucía. Bienvenido

  2. Imagen de perfil de GermánLage

    GermánLage

    12 enero, 2017

    Me temo, amigo Alexánder, que has descrito a un tipo de persona que, no sé si por suerte o desgracia, empieza a abundar en nuestra sociedad. Me imagino que, pare describirlo, no te ha sido difícil hallar el modelo del que guiarte. En tu haber hay que añadir que el personaje está bien logrado y el relato muy bien escrito.
    Un cordial saludo de bienvenido y un voto.

  3. Imagen de perfil de gonzalez

    gonzalez

    13 enero, 2017

    Excelente, amigo Alexander, me gustó mucho. Coincido con el comentario de Germán. Te dejo mi voto y un fuerte abrazo!

  4. Imagen de perfil de Labrida

    Labrida

    13 enero, 2017

    Gran relato que rezuma monotonía, me ha gustado mucho, te dejo mi voto, un saludo.

  5. Imagen de perfil de

    Isaac Morales

    14 enero, 2017

    ¡Uf! Nihilismo total. Este texto me recuerda las palabras de Foucault: “El hombre ha muerto”. Gracias por compartirlo.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Cargando…
Abrir la barra de herramientas