¡Hoy me enfado más que ayer! (Y más que mañana)

Escrito por
| 25 | 1 Comentario

Tempranillo, como la uva, pero con menos cuerpo, me impulsé hacia el aventurado cosmos de las fotillos del “antes y el después”…

 

Perjucidial para la salud?  Sííí
Efectos secundarios: mareos, salsa brava, invasiones piratas, sudoraciones, etc.

 

Lo extraño de la experiencia fue la ausencia de morriñas y aires melancólicos, ni puros ni castos, ni impúdicos e indecentes… En fin, será el otoño… el cambio climático que no entiende de ñoños!!

 

Y así… cuando se fue la luna, a la sombra del nácar… las estampitas de mi vida decidieron contarme uno de esos cuentos “para despertar”, uno de esos con argumento sencillo que discurren sobre los terrenales “ataques de sangre y nervios”.

 

Título del cuento: 

 “Hoy me enfado más que ayer”

 

Érase una vez una muchacha verde y madura que se enfadaba más que antes. Se enfadaba como el resto de los mortales, cuando percibía desaires, tratos injustos, invasiones en su terrenito personal, etc, etc… pero se enfadaba mucho, mucho, muchísimo más que antes.

En ocasiones alcanzaba el grito, ese que simboliza la desesperación por ser escuchada…

Apretaba las manos como signo evidente de alarma, como señal de que si quería sobrevivir o huía o escapaba.

Esa piedra ardía… y siempre era ella la que primero se quemaba.

Así fue que un buen día, cansada, decidió buscar incansablemente el antídoto en el armario, debía estar escondido…

Rebuscò en el cajón de los trapos limpios y encontró uno virgen, sin estrenar. Uno que sólo necesitaba un poco de ilusionismo para ponerse en funcionamiento, pero que con intensos y suaves frotes la transportaría a esa olvidada comarca de la “paciencia”, donde residen ciertos seres sosegados que supuran calma, acoquinan huracanes y espantan truenos.

 Y… si te acercas, te contagias…

 

Y allí… en ese rincón, le mostraron el ateo  “Manual de no ser malo”, le tallaron en su aliento unos cuantos derechos fundamentales no reconocidos en la constitución esa… la famosa…

 

FIN

 

A modo de moraleja os apunto algunos de ellos para que nos se nos olviden:

 

Derecho a ignorar los consejos de los demás.

Derecho a cambiar de idea y opinión.

Derecho a responder o no.

Derecho a no justificarse.

Derecho a cualquier cosa que no vulnere los derechos de los demás.

 

CUELGO YO!!!!!!      ;-))

 

Comentarios

  1. Imagen de perfil de Mabel

    Mabel

    11 agosto, 2017

    Muy buen Cuento, me encanta. Un abrazo y mi voto desde Andalucía

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Abrir la barra de herramientas