Soterrados

Escrito por
| 79 | 5 Comentarios

No importa

hundir pechos saciar oligarquías

temblar ante el órgano heroico

no importa

tumbar rosas ocupar miserias

derrotar muebles derribar misterios

no importa

esa lánguida manía

la lengua más proclive

la impresión exigua el deterioro

daño a daño los esquivos corderos

no importa

lo que sugiere la mantequilla desbordada

o el techo lleno de mimbre o alpaca

la basura desorganizada de los grandes almacenes

los hórreos desmedidos de antiguas aventuras

las plataformas petrolíferas obteniendo su fruto denso

en cuestión de minutos

y ese hilo delgado que a todos mantiene próximos

no importa, ya lo dije:

ese anticuado ministerio

la realeza de la sangre el vómito

de pequeñas náuseas o el ombligo asmático

de minúsculos grupos de adolescentes,

esa eterna desazón

de extremidades unidas o vencidas,

hasta las ramas ocultas de la noche.

Hay un alto mapa de miembros

una geografía nocturna e invariable

una memoria de secas alimañas

la uña deteriorada del obispo

en cerúleas reuniones y aposentos.

Hay un organizado baile

de pechos encubiertos de terraplenes bajos

de extremos satisfechos con la cubertería

de regocijo en los labios néctares populosos,

hay un misterio y una fronda desaparecida

y un músculo alterado y un excremento de paloma.

Hay, en fin, las cosas que allí bajan.

©

 

Comentarios

  1. LOUE

    12 junio, 2018

    Muy buen poema Luis, es tan triste que duele. Un abrazo,

  2. Mabel

    12 junio, 2018

    ¡Excelente! Un abrazo Luis y mi voto desde Andalucía

  3. VIMON

    14 junio, 2018

    Buen texto, Luis. Te dejo el diez de Portada.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas