Zombieconomía – Lección 3ª

Escrito por
| 13 | Dejar un comentario

¿No comprendes el porqué de la crisis económica, el paro o los desahucios?

¿No acabas de entender porqué tu salario cada vez vale menos mientras las cosas cada vez cuestan más y tienen peor calidad?

¿Alguna vez te has preguntado qué es el dinero, de dónde viene y a dónde va?

¿Estás hasta la entrepierna de sentirte ahogado entre hipotecas, impuestos y recibos?

¿Estás cansado de seguir siendo un perdedor por mucho que te esfuerces?

La respuesta a tus preguntas es muy sencilla: estás atrapado en una jaula llamada el sistema monetario.

Apenas puedes percibirla, así que mucho menos podrás romper sus barrotes y alcanzar la libertad.

Leer la novela Iberian Park, la respuesta zombi a la crisis tampoco te ayudará a escapar, pero te ayudará a comprender un poco mejor la cárcel en la que vives.

A continuación, podrás disfrutar del tercero de una serie de fragmentos de la novela, a modo de pequeñas lecciones, que te mostrarán parte de esa MATRI$$$ en la que estás atrapado.

Política y Economía zombi

Lección 3

Con exagerados aspavientos, Antonio hizo como que daba un rabioso aplauso.

—Excelente… disertación, mi querido Watson.

—Gracia, gracias —Mónica inclinó la cabeza en un remedo de reverencia—. Pero no es ninguna tontería. Lamentablemente, la democracia representativa en nuestro país es el timo de la estampita. Hay un acuerdo entre las élites económicas y políticas para otorgarle al ciudadano la menor cantidad de cauces posibles de participación. Nos dejan votar cada cuatro años para tenernos contentos, y como idiotas votamos a los dos partidos mayoritarios, financiados por esas mismas élites económicas, para que se alternen en el poder y nada cambie. Los políticos se han convertido en una casta que trabaja, no para el bien común, que sería su deber, sino para satisfacer los intereses de aquéllos que les pagan, y muy bien, por cierto. Los bancos han sido salvados de la quiebra, por la mala gestión de sus directivos, a costa de recortar servicios públicos al ciudadano.

—Nuestros gobernantes son perros bien sujetos por el collar de sus amos.

—Exactamente. No son más que actores secundarios en esta truculenta tragicomedia que vivimos.

—Entonces, según tú, los políticos no representan a ningún sector de la sociedad —dijo Antonio.

—Claro que no. Los diputados no representan nada ni a nadie. En realidad, el parlamento no tiene poderes reales. Sus miembros viven subordinados al pago de la deuda de los especuladores y los mal llamados mercados. Son sólo sicarios de los grandes propietarios. Es una dictadura con todas las letras, aunque no sea la de un puñado de militares trasnochados.

—¿Para qué sirve entonces el congreso?

—A ti y a mí, para poco. Su única función es mantener la deuda.

—¿La deuda?

—Claro. Los políticos, por orden de sus amos, mantienen esa tasa de ganancia imposible e irreal, que no es más que el fruto de los sueños avariciosos de unos cuantos, sin correspondencia alguna con la economía productiva real. Esa discordancia entre lo que unos pocos pretenden ganar y el mundo físico real da lugar a la deuda, que no es más que la monstruosa diferencia entre los beneficios previstos y los beneficios reales materializados. El mundo es finito, Antonio. No se pueden obtener miles de millones de beneficios del mismo kilo de patatas. El kilo de patatas sigue siendo un kilo, por muchos números en euros que bailen en los ordenadores de las grandes instituciones financieras.

—¡Ajá!

—Ese mantenimiento a la fuerza del abismo insalvable de la deuda es lo que nos está aniquilando a la mayor parte de la población. Es una guerra sin cuartel, aunque no se haya declarado de forma explícita. Son ellos contra nosotros, Antonio. Pero esta lucha no es más que una huida hacia adelante, un suicidio colectivo que conduce al caos, la barbarie y la destrucción. La civilización tal y como la conocemos está al borde del abismo. No me extrañaría que en cincuenta años estemos todos viviendo en condiciones materiales y mentales similares a las de la Edad Media, con una élite dominante súper tecnificada.

—Una perspectiva espeluznante.

—Y peor que se va a poner. Vamos hacia 1984 a pasos agigantados. El modelo político actual ha sabido combinar lo peor del socialismo y del neoliberalismo. Tenemos por un lado un Estado elefantiásico que nos oprime y nos trata de controlar por todas partes. Todo ello combinado con privatizaciones, precariedad laboral y sanitaria, desempleo en masa y salarios que ya no aseguran ingresos decentes. Hablar de derechas e izquierdas ya no tiene sentido, aunque muchos se empeñen en insistir en la discusión. Lo que tenemos es un híbrido monstruoso que acabará con el planeta entero.

Antonio contempló a su interlocutora durante unos segundos con cierta expresión inefable en el rostro. A veces se sentía apabullado por la vehemencia dialéctica de Mónica.

—¿Te apetece picar algo más? —dijo al fin.

—¿Una de croquetas? —preguntó Mónica con una sonrisa.

—Vale.

Esta vez fue Antonio quien llamó al camarero.

—Muy interesante eso de la mafia del gobierno —dijo Antonio—. La verdad es que tienes razón. En las pelis se ve que, si el tendero de la esquina no le paga al mafioso de turno, manda a sus matones que le rompen las piernas y le queman la tienda al pobre tipo. En el mundo real, si no le pagas tus impuestos, el gobierno te manda a la autoridad para que te metan en chirona.

Mónica sonrió con alegría.

—Efectivamente. Muy buen ejemplo práctico, mi querido Antonio.

—Gracias, gracias. Ha sido todo un placer.

Ambos rieron a dúo.

[…]

Fragmentos de la novela IBERIAN PARK, la respuesta zombi a la crisis, en concreto los correspondientes los capítulos Palco.6 y Palco.7.

Una novela única que te permitirá contemplar la realidad en que vives (el sistema monetario) desde una perspectiva diferente.

Y sí, es una novela de zombis. Así que encontrarás tripas y sesos desparramados a mansalva. Y muchas otras cosas más que no te imaginas.

Si te atreves, aquí puedes disfrutar del booktrailer.

Puedes encontrar la novela tanto en formato papel como electrónico y también en Amazon.

 

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas