39.000 km/h

Escrito por
| 37 | 2 Comentarios

Lucía empezaba las noches en el patio con un café. No tenía dinero para aire acondicionado; los meses infernales era escritora nocturna. Posó la taza, el líquido relfejó el cuarto creciente. La asaltó la imagen del niño parlanchín que quería ser astronauta. Cogió una linterna y entró en el trastero. Rebuscó entre las cajas hasta que encontró el dibujo que había adornado la nevera toda la infancia de su hijo. «Debería estar contenta, está allí cumpliendo su sueño». Fue a la cocina, lo sujetó con un imán y suspiró. Jamás pensó que los años viajaran tan rápido como ese cohete.

**Este microrrelato participa en Escribir jugando (Diciembre), donde hay que escribir un micro o una poesía basada en la imagen con un máximo de 100 palabras.

Comentarios

  1. Mabel

    17 diciembre, 2018

    Muy buen relato. Un abrazo Laura y mi voto desde Andalucía

  2. LU

    18 diciembre, 2018

    Muchas gracias, Mabel, saludos.

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas