Objetivos

Escrito por
| 25 | 1 Comentario

¿La concepción de lo concluido mantiene vivo el deseo del transcurso, otorgándole sentido de ser?

Concebimos continuamente finales para acciones o procesos. Metas u objetivos que transmiten significado y cuerpo al intervalo de lo que sucede para alcanzarlos.

Pues todo acto dispone un escenario de culminación, que a menudo alcanzamos a suponer, idear o incluso a fantasear.

Sin un cierre, la lógica se desarticula mediante la concepción de duración imprevista y un marco de alcance ilimitado. Dado que la demora, es en esencia la propiedad que otorga conocimiento de sí a la conciencia, y la representación de la escena objetivo, define unos lindes que dan lugar a los procesos para su consecución.

Con o sin intención, extraemos del mundo que nos rodea, episodios finalizados de fracciones que integran la identidad, para adecuarlos a nuestra existencia. Que condicionan, y apresan en cierto modo, nuestra intencionalidad hacia una resolución idónea del posible accesible.

El mismo acto de vivir, se corresponde con la comparación de objetivos culminados alrededor nuestro, con el propósito de extrapolarlos a nuestras alternativas del mejor modo que podemos. Dotándonos de expectativas acordes a las mejores resoluciones admisibles.

El deseo de ver cumplido el fin de un transcurso de acciones, se ve correlacionado con la expresión humana en que la realización y la autoafirmación son inherentes a la consumación. Es decir, en donde se puede ser en la expresión más plena, gracias a un escenario que tiene cabida en lo real por disponer una forma completa y sin carencias. Pues lo falto y deficiente no sería merecedor de sustentar la resolución o el fin óptimo.

¿La expresión de ser simplemente conlleva subsanar insuficiencias en diversos ámbitos? ¿Existe modo alguno de concebir un transcurso en donde se dé a luz un escenario incompleto e imperfecto, sin recurrir a la continuidad potencial de éste? ¿Solo la concepción de lo concluso aporta expectativas y sentido a la vida?

Desde mi punto de vista, el hombre sin expectativas hacia fines, al margen de la naturaleza de estas, deja de ser, bajo la perspectiva de la autorrealización, para redimirse a una existencia inconexa e insuficiente.

 

 

*Querido lector de Falsaria, agradezco mucho tu interés en mis textos y te invito a conocer mis anteriores trabajos:

Un recopilatorio de microrrelatos, reflexiones y pensamientos abstractos: Anadesería

Y un Diccionario de sentimientos desatendidos e ideas imposibles

¡Gracias!

Comentarios

  1. Esruza

    20 diciembre, 2018

    Muy buena reflexión Viajero,

    Mi voto y saludos

    Estela

Escribir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…
Ir a la barra de herramientas